Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Proverbios 24:Una envidia peligrosa y una sabiduría subestimada

Proverbios 24:1  No tengas envidia de los malvados, ni desees estar con ellos;

Proverbios 24:2  porque su corazón trama violencia, y sus labios hablan de hacer mal.

Proverbios 24:3  Con sabiduría se edifica una casa, y con prudencia se afianza;

Proverbios 24:4  con conocimiento se llenan las cámaras de todo bien preciado y deseable.

Proverbios 24:5  El hombre sabio es fuerte, y el hombre de conocimiento aumenta su poder.

El atleta que piensa las cosas, quien evalúa la situación y planea las estrategias, aventaja a su oponente físicamente más fuerte pero que no piensa. Y la sabiduría, no los músculos, es lo que sin dudas colocó al hombre a cargo del reino animal. Para tener un cuerpo fuerte hacemos ejercicios con regularidad y comemos bien. ¿Sufrimos lo mismo para desarrollar la sabiduría? Debido a que la sabiduría es parte vital de la fuerza, vale la pena alcanzarla.

Proverbios 24:6  Porque con dirección sabia harás la guerra, y en la abundancia de consejeros está la victoria.

Harás la guerra : Cada uno de nosotros tiene sus propias batallas que librar, y necesita ser aconsejado sabia y frecuentemente para pelearlas bien.

En cualquier decisión fundamental relacionada con los estudios, el matrimonio, la profesión, los hijos, etc., no es un signo de debilidad pedir consejo. Se muestra necedad al no pedirlo. Busque buenos consejeros antes de tomar una gran decisión. Ellos les podrán ayudar a ver otras posibilidades y evaluar su elección.

Proverbios 24:7  Muy alta está la sabiduría para el necio, en la puerta no abre su boca.

Proverbios 24:8  Al que planea hacer el mal, lo llamarán intrigante.

Pensar hacer el mal puede ser tan perverso como hacerlo, ya que lo que piense determinará su acción. Si no se supervisan, los malos deseos nos conducirán a pecar. Dios quiere vidas puras, libres de pecado y pensar en el mal destruye la pureza aun cuando no se efectúe la mala acción. Quizás diga: «Entonces, ¿mejor continúo y lo hago porque ya lo pensé?» No. Usted ha pecado con su actitud, pero aún no ha dañado a otros. Deténgase en su camino y pida a Dios que lo perdone y le cambie el rumbo.

Proverbios 24:9  El tramar necedad es pecado, y el escarnecedor es abominación a los hombres.

Proverbios 24:10  Si eres débil en día de angustia, tu fuerza es limitada.

La fuerza no se mide en los buenos tiempos, sino en los momentos difíciles.

Proverbios 24:11  Libra a los que son llevados a la muerte, y retén a los que van con pasos vacilantes a la matanza.

Con fervor evangélico se presenta aquí nuestra obligación de rescatar al ignorante que va hacia la destrucción. Dios no aceptará nuestras excusas.

Proverbios 24:12  Si dices: Mira, no sabíamos esto. ¿No lo tiene en cuenta el que sondea los corazones? ¿No lo sabe el que guarda tu alma? ¿No dará a cada hombre según su obra?

El compromiso con nuestra generación , Evangelización mundial. Sólo hay dos grupos de personas en el mundo: los que han escuchado el evangelio y aquellos que no. Si quienes lo han escuchado (y creído) rehúsan proclamarlo, Dios recompensará a cada uno «de acuerdo con sus obras». Somos responsables por nuestra generación. Aunque la gente a menudo debate en cuanto a la suerte de aquellos que murieron sin escuchar el evangelio, este pasaje revela la importancia de alcanzar a aquellos que están vivos aún. Una orientación práctica podría enseñarnos: David sirvió a su generación por la voluntad divina. No podemos retornar a la pasada generación, tampoco alcanzar la próxima, pero sí servir a ésta. La única generación por la cual Dios nos hace responsables es la nuestra.

Proverbios 24:13  Come miel, hijo mío, porque es buena; sí, la miel del panal es dulce a tu paladar.

Proverbios 24:14  Sabe que así es la sabiduría para tu alma; si la hallas, entonces habrá un futuro, y tu esperanza no será cortada.

Proverbios 24:15  No aceches, oh impío, la morada del justo, no destruyas su lugar de descanso;

Proverbios 24:16  porque el justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia.

Caer no es algo fatal, sino para el impío.

Proverbios 24:17  No te regocijes cuando caiga tu enemigo, y no se alegre tu corazón cuando tropiece;

Proverbios 24:18  no sea que el SEÑOR lo vea y le desagrade, y aparte de él su ira.

Puede que Dios vea nuestra alegría por los errores de otro como castigo suficiente para el pecador.

El rey David, padre de Salomón, se negó a mirar con satisfacción maligna la muerte de Saúl, su enemigo de toda la vida. Por otro lado, la nación de Edom se regocijó cuando derrotaron a Israel y Dios la castigó. Sentir satisfacción con la desdicha de otros es vengarse y colocarse en el papel de Dios, quien es el único Juez verdadero de toda la tierra

Proverbios 24:19  No te impacientes a causa de los malhechores, ni tengas envidia de los impíos,

Proverbios 24:20  porque no habrá futuro para el malo. La lámpara de los impíos será apagada.

Proverbios 24:21  Hijo mío, teme al SEÑOR y al rey, no te asocies con los que son inestables;

Proverbios 24:22  porque de repente se levantará su desgracia, y la destrucción que vendrá de ambos, ¿quién la sabe?

La rebelión contra Dios o contra un gobierno humano es cosa peligrosa.

Proverbios 24:23  También éstos son dichos de los sabios: Hacer acepción de personas en el juicio no es bueno.

Aquí aparece otra breve colección, parecida a la anterior, de proverbios de sabios.

Proverbios 24:24  Al que dice al impío: Justo eres, lo maldecirán los pueblos, lo aborrecerán las naciones;

Proverbios 24:25  mas los que lo reprenden tendrán felicidad, y sobre ellos vendrá abundante bendición.

Proverbios 24:26  Besa los labios el que da una respuesta correcta.

Besados serán los labios : A manera de recompensa.

Un beso en los labios era muestra de verdadera amistad. La gente a menudo piensa que su deber es torcer la verdad para no herir a un amigo. Pero el que da una respuesta sincera es un verdadero amigo.

Proverbios 24:27  Ordena tus labores de fuera, y tenlas listas para ti en el campo; y después edifica tu casa.

Presta primero atención a lo que es productivo, después a lo confortable.

Debemos hacer las cosas en el orden apropiado. Si un agricultor construye su casa en la primavera, pierde la temporada de plantar y se pasa un año sin alimentos. Si un hombre de negocios invierte su dinero en una casa mientras su negocio lucha por crecer, puede perder ambos. Es posible trabajar duro y aun así perderlo todo si el tiempo es inapropiado o si los recursos para llevarlo a cabo no están en su debido lugar.

Proverbios 24:28  No seas, sin causa, testigo contra tu prójimo, y no engañes con tus labios.

Proverbios 24:29  No digas: Como él me ha hecho, así le haré; pagaré al hombre según su obra.

Evita tomar venganza contra tu prójimo.

Esta es la versión al revés de la Regla de Oro (véase Luk_6:31). La venganza es la forma de actuar del mundo, pero no es la de Dios.

Proverbios 24:30  He pasado junto al campo del perezoso, y junto a la viña del hombre falto de entendimiento,

Proverbios 24:31  y he aquí, estaba todo lleno de cardos, su superficie cubierta de ortigas, y su cerca de piedras, derribada.

Proverbios 24:32  Cuando lo vi, reflexioné sobre ello; miré, y recibí instrucción.

Proverbios 24:33  Un poco de dormir, un poco de dormitar, un poco de cruzar las manos para descansar,

Proverbios 24:34  y llegará tu pobreza como ladrón, y tu necesidad como hombre armado.

La visión del campo de un hombre perezoso nos revela la tragedia ocasionada por la ociosidad. Véase la nota a 6.6-11.

Una envidia peligrosa y una sabiduría subestimada

Los versículos 1 y 2 repiten un tema muchas veces repetido sobre los hombres malos y el peligro de unirse con ellos. Otra vez, el hombre malo está totalmente comprometido de corazón y de labios. Sus metas son la violencia y la iniquidad (su trabajo).

Los versículos 3 y 4 son un poco ambiguos, apuntando a la sabiduría y la habilidad que son necesarias en la construcción de una casa, o apuntando al desarrollo espiritual de la persona y su “casa espiritual”. Parece ser que la segunda interpretación es la mejor. Se detallan la casa, el fundamento, los cuartos y todo lo que va adentro como los muebles, las lámparas, los vasos, etc. Esta metáfora de la construcción de la casa se usa para mostrar el valor de la sabiduría o prudencia

Los versículos 5 y 6 siguen la forma de un versículo que da el principio y otro versículo que da el propósito. Son dos posibles lecturas de la primera parte del versículo 5, donde el texto hebreo entrega la siguiente oración: “El hombre es sabio en la fuerza” (un dicho que muestra la realidad de la vida). Y la segunda lectura de la primera parte, de la Septuaginta, la Peshita y el targum, concuerda con la lectura en el texto en castellano. Un erudito busca una traducción moderada que dice: “El hombre sabio está lleno de fuerza…” (KeilDelitzsch). La interpretación de los manuscritos antiguos hace que sea mejor el sentido de la sabiduría sobre la fuerza física. Un dicho moderno, “un ardid vale más que cien soldados”, afirma este proverbio.

El versículo 6 da una ilustración del versículo 5 y nos aclara la enseñanza básica. Las palabras estrategia y consejeros ponen énfasis en la sabiduría y la planificación. El resultado es la victoria.

El versículo 7 es muy difícil en el texto hebreo. La palabra muy alta es una modificación de una palabra que significa “los corales” (algo precioso). Así, “la sabiduría es como corales al insensato”, es decir el insensato no sabe cómo apreciarla. Abrir la boca en la puerta (el centro de la actividad legal comercial social) es un resultado de su ignorancia (ojalá que nadie tome su silencio como una señal de ser sabio).

Los versículos 8 y 9 entregan las apreciaciones sobre tres personajes: el malo, el insensato y el burlador. La Septuaginta no tiene el versículo 8. En el versículo 8 las palabras malas intenciones son la carecterística del hombre (de ba’al, que se define como “señor” o “dueño”). Las palabras pecado (“errar del blanco”) y abominación (“detestable” o “impuro”) muestran la actitud divina.

Una renuncia prematura y el verdadero fracaso

El texto hebreo del versículo 10 es difícil de interpretar, porque la segunda parte puede ser el resultado de la primera parte o puede ser la causa del desmayo de la primera parte; parece ser que la segunda interpretacion es la más probable. Las palabras dificultad (traducida angustia) y se reducirá hacen un juego de sonido. Algunos eruditos ven el concepto del trabajo en estos versículos. Sin embargo, el día de la dificultad (o “angustia”) muestra la llegada de alguna desgracia y cómo aquel hombre no es capaz de vencerla (¿cuántos se desmayan hoy?).

Los versículos 11 y 12 subrayan el valor salvífico de la persona presentada. Aquí el prójimo se encuentra en una situación de extrema urgencia donde se enfrenta a la muerte. Nos hace recordar la situación del buen samaritano quien fue al auxilio de un hombre víctima de algún ladrón y dejado como muerto.

El versículo 12 muestra la actitud de inocencia del indiferente, quien dice: En verdad (mostrando un tono sorpresivo), no lo supimos. Sin embargo, el versículo afirma la naturaleza pecaminosa del indiferente y cómo Dios mandará el juicio recíproco en contra del indiferente. Hay muchísimos pasajes del NT que afirman el concepto de la recompensa para las obras. El Quijote expresa el espíritu del auxilio: “… se constituyó el orden de los caballeros andantes, para defender las doncellas, amparar las viudas y socorrer a los huérfanos y a los menesterosos. De esta orden soy yo…”

Los versículos 13 y 14 afirman lo bueno de la miel y la sabiduría, la relación entre ambas es ambigua. Si los dos dichos son distintos, entonces el primero enseña la riqueza de la miel de la naturaleza. Si los dos dichos son paralelos, entonces la sabiduría es como la miel, agradable y beneficiosa a largo plazo. El porvenir como producto de la sabiduría (del temor a Jehová) se encuentra aquí y en 23:18, respectivamente.

Los versículos 15 y 16 se dirigen al hombre impío. Como el ladrón, la mujer adúltera y la prostituta, el impío “acecha” la casa del justo o recto, actuando en una forma violenta (el espíritu de destruyas). Sin embargo, el versículo 16 sorprendentemente afirma cómo el justo es capaz de levantarse repetidamente (siete, muestra la totalidad o la manera completa de levantarse). Por otro lado, los impíos caen una sola vez.

Diez pasos para resolver los conflictos

1.     A veces es mejor evitar el conflicto.

(1)     Amar en vez de pelear
(2)     Envolverse en una pelea es insensato
(3)     Aislarse en vez de meterse en pelea

2.     Es aconsejable buscar paz con Dios y los enemigos

3.     Es necesario domar el temperamento

4.     Es mejor resolver los conflictos en las etapas iniciales.

5.     Hay que escuchar todas las facetas del problema.

6.     Hay que buscar la objetividad.

7.     Hay que calcular el costo del conflicto.

8.     Hay que hacer el bien a aquel con el que tenemos conflicto.

9.     Hay que evitar el conflicto ajeno.

10.     Hay que disminuir la causa del conflicto.

12. El enemigo, el malvado y el inestable

Los versículos 17 y 18 son algunos de los versículos más interesantes de toda esta sección. Se trata la actitud del individuo hacia su enemigo (del vocablo que significa la enemistad o la hostilidad, como en 16:7, donde se espera la reconciliación). La actitud normal hacia la caída del enemigo es la alegría o el regocijo. Sin embargo, estos versículos muestran el temperamento divino, donde tal alegría no es apropiada. Aquí se ve el verdadero amor divino aun hacia los perdidos. Por lo tanto, se nota la intensa interacción divina con el enemigo y con el individuo al que se habla. No hay gozo en el corazón de Dios cuando se cumple un castigo. Por ende, el creyente no ha de tener gozo. Aquí se acentúa el amor universal y el compromiso absoluto de Dios hacia el hombre. Seguramente, a Jehová le agrada la reconciliación. Hay otros pasajes en el libro de Proverbios que tratan el tema del enemigo y la venganza.

Los versículos 19 y 20 vuelven a tocar el tema de la envidia de los malhechores. No te enfurezcas puede traducirse “no te quemes”. El versículo 20 da la razón en que no hay futuro en el camino de ellos. Al contrario, se asegura la muerte prematura.

Los versículos 21 y 22 afirman la fe reverente y obediente que corresponde a Jehová y al rey. El compromiso leal con Dios y con el rey se contrasta con el compromiso (a veces en el sentido de la fianza, pero siempre con una relación estrecha) con los inestables (del vocablo para “cambio”, así “el cambiante”). El peligro del futuro, lleno de una calamidad y un castigo que no se define, pinta una película bastante negra y nebulosa. El que anda con el “inestable” puede esperar un futuro como el dicho popular: “El que se acuesta con los perros, se levantará con pulgas.”

Otros dichos de los sabios

Esta sección tan breve es un agregado a los otros dichos de los sabios. Otra vez, no se encuentra la identidad precisa de los sabios. No hay una identificación del contenido, sino el pronombre “estos”, que se ha interpretado como dichos.

Los abusos de la corte judicial

Los versículos 23-26 tratan el tema del juicio pervertido. Hacer distinción subraya lo que Don Quijote llama “la ley del encaje”, en que el juez ignora las leyes y da un fallo basado en su criterio personal. Las palabras eres justo son inapropiadas y destruyen el orden y la armonía en la sociedad. De esa forma, el pueblo maldice al juez pervertido y expresa una indignación fuerte. Al contrario, el que reprende o corrige, quizá el juez contra el impío o el hombre justo contra el juez pervertido, es apreciado (o agradable al pueblo) y será favorecido.

El versículo 27 declara la importancia de tener una prioridad adecuada sobre las cosas. En primer lugar hay que “preparar” el trabajo (en el campo), en esta clase de vida agrícola. Antes de empezar a construir la casa, buscar una esposa, o tener una familia… hay que tener un empleo estable y afirmarse económicamente. Hay un elemento de dominio propio y otro elemento de prudencia que se encuentran en el dicho. Aristóteles habla también de la prioridad apropiada en su libro Lo económico, cuando cita a Hesiodo: “En primer lugar, una casa, después una mujer o esposa y enseguida un buey para arar…”. De todos modos, el orden de los valores es distinto al orden de la adquisición. Que uno busque un empleo antes de casarse no implica que el empleo es más importante que la novia, sino que representa una madurez y una realidad del mundo. (Este mashal va en contra del dicho: “Contigo pan y cebolla.”)

Los versículos 28 y 29 reiteran el tema del testigo falso. La motivación del testimonio falso es lograr la venganza, algo condenado por Dios. Las palabras: “Como me hizo, así le haré a él” expresan una reacción normal.

El fruto de la flojera

Los versículos 30-34 pintan una escena viva acerca del campo del perezoso. En el mismo sentido, había una viña. La palabra hebrea traducida he aquí muestra un elemento sorpresivo o inesperado en el versículo 31, donde se puede ver el descuido del campo, de la viña y del cerco. ¿Cuáles son algunas motivaciones para un campo abandonado? Primeramente, posiblemente el dueño se ha muerto y no tiene herederos o ellos viven lejos. En segundo lugar, se ha ido la familia como un resultado de la situación política o de la situación económica. Finalmente, una causa no legítima del abandono de un campo es la flojera.

El versículo 32 afirma que esta escena llega a ser la sala de la enseñanza. Así el yo del versículo (quizá el maestro, o el joven) aprende la lección valiosa de la vida real. Hay que ver la vida tal cual es, y varias filosofías vacías no van a resistir la comprobación.

Los versículos 33 y 34 repiten textualmente 6:10 y 11. El versículo 33 es un dicho cínico que capta el apetito del perezoso para dormir. Y el versículo 34 utiliza las metáforas del vagabundo (o “viajero” o “caminante”) y del hombre armado para mostrar el gran peligro de la flojera y el trabajo dejado.

La sección termina con el versículo 34, poniendo así fin a otro personaje peligroso. Hay que evaluar bien los resultados de ciertas naturalezas y evitar la formación de un carácter que lleva al fracaso.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar