Logo

Josué 3: El paso del Jordán

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Jos 3:6 Y habló Josué a los sacerdotes, diciendo: Tomad el arca del pacto, y pasad delante del pueblo. Y ellos tomaron el arca del pacto y fueron delante del pueblo.

Jos 3:7 Entonces Jehová dijo a Josué: Desde este día comenzaré a engrandecerte delante de los ojos de todo Israel, para que entiendan que como estuve con Moisés, así estaré contigo.

Engrandecerte : Por medio del milagro que siguió a estas palabras, el pueblo llegó al convencimiento de que la mano de Dios estaba sobre su nuevo líder Josué.

Jos 3:8 Tú, pues, mandarás a los sacerdotes que llevan el arca del pacto, diciendo: Cuando hayáis entrado hasta el borde del agua del Jordán, pararéis en el Jordán.

Jos 3:9 Y Josué dijo a los hijos de Israel: Acercaos, y escuchad las palabras de Jehová vuestro Dios.

Poco antes de pasar a la tierra prometida, Josué reunió a la gente para oír las palabras del Señor. La gente estaba muy emocionada. Sin duda querían entrar de inmediato, pero Josué les obligó a detenerse y escuchar. Vivimos en una época de mucha agitación donde todo el mundo corre simplemente para mantenerse al día. Es fácil estar tan absortos en nuestro trabajo, que nos creamos demasiado ocupados para lo que Dios dice que es lo más importante: sacar tiempo para oírlo a El. Antes de planear sus actividades del día, concéntrese en lo que Dios quiere de todas ellas. Saber lo que Dios dice antes de comenzar apresuradamente el día podría ayudarle a evitar errores tontos.

Jos 3:10 Y añadió Josué: En esto conoceréis que el Dios viviente está en medio de vosotros, y que él echará de delante de vosotros al cananeo, al heteo, al heveo, al ferezeo, al gergeseo, al amorreo y al jebuseo.

¿Por qué ayudó Dios a los israelitas a arrojar a aquellas naciones de su tierra natal? Dios había castigado primero a Israel por su desobediencia; ahora le llegaba el turno a las otras naciones. Se dice que los pueblos de Canaán eran malvados y merecían ser castigados por sus múltiples pecados. Israel debía ser instrumento de ese castigo. Más importante todavía, Israel, como nación santa, no podía vivir entre personas malas e idólatras. Hacerlo significaría dar entrada al pecado en sus propias vidas. La única manera de evitar que Israel fuera infectada por las malas religiones era echar de la tierra a los que las practicaban. Israel, sin embargo, no echó fuera a todos como Dios les había mandado. No pasó mucho tiempo antes de que Israel adoptara las prácticas perversas de los cananeos.

Jos 3:11 He aquí, el arca del pacto del Señor de toda la tierra pasará delante de vosotros en medio del Jordán.

Jos 3:12 Tomad, pues, ahora doce hombres de las tribus de Israel, uno de cada tribu.

Jos 3:13 Y cuando las plantas de los pies de los sacerdotes que llevan el arca de Jehová, Señor de toda la tierra, se asienten en las aguas del Jordán, las aguas del Jordán se dividirán; porque las aguas que vienen de arriba se detendrán en un montón.

Estos versículos constituyen un paréntesis en el relato central y dan una idea de la importancia del milagro que está próximo a ocurrir.

Las sospechas levantadas por la presencia de espías en Jericó indujeron a Josué a obrar rápidamente, adelantándose a una posible coalición de reyezuelos de Canaán. La empresa era relativamente fácil, porque, según informes de los dos espías, los de la ciudad vivían confiados en que el Jordán llevaba mucha agua, por ser la época del deshielo, y no les sería posible a los israelitas vadearlo. Josué dio las órdenes de movilización de todo el campamento. La mención de los tres días da lugar a un pequeño conflicto cronológico. Dijimos que la frase dentro de tres días pasarían el Jordán puede interpretarse en el sentido de “dentro de tres días partiréis para la empresa de pasar el Jordán.” En efecto, según la Vulgata, el orden de los acontecimientos pudo ser el siguiente: Tan pronto como los escribas dieron la orden al pueblo de prepararse, enviaba Josué en secreto a dos espías a Jericó, adonde llegaron el mismo día al atardecer. Tres días permanecieron escondidos en la montaña, regresando al quinto día al campamento. En la mañana del sexto día dio Josué orden al pueblo de ponerse en marcha hacia el Jordán, en cuya ribera oriental permanecieron tres días. Según la Vulgata, los israelitas vadearon el río a los diez días del envío de los exploradores a Jericó. Otra ordenación cronológica de los acontecimientos es la siguiente: la fecha del envío de los espías y el anuncio de los escribas al pueblo de estar preparados coinciden. Los espías llegan a Jericó el mismo día por la noche, 7 de Nisán; durante la misma huyen al monte vecino, en donde moran todo el día siguiente, 8 de Nisán. Al oscurecer regresaron al campamento, en el que entraron al amanecer del tercer día, 9 de Nisán.

Un comentario

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR