Logo

La Tecnología en la Ministración

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

La Tecnología en la Ministración

Se define la tecnología como la ciencia aplicada a la solución de problemas concretos. Constituye un conjunto de conocimiento, que permiten diseñar y crear bienes o servicios que facilitan la adaptación y la satisfacción de las necesidades esenciales y los deseos de la humanidad.

Creacion

La creación es indispensable en la Tecnología. Si vamos al principio sin principio encontraremos a Dios con una gran necesidad. Dios es amor, pero el amor no es amor hasta que no se comparte y Dios tenía necesidad de compartir su amor y vemos como Dios, que es la fuente de todo conocimiento utiliza este conocimiento para satisfacer su necesidad y crea al hombre para compartir con él su amor. La tecnología acompaña al ser humano desde el momento mismo de la creación.

Tecnologia y Biblia

A través de toda La Biblia vemos como la tecnología satisface la necesidad del hombre. Por ejemplo a David y Goliat. Había una gran necesidad. Un filisteo incircunciso, provocaba a los escuadrones del Dios viviente. Pero David tenía en sí la fuente de todo conocimiento y sabía que Jehová, que lo había librado de las garras del león y de las garras del oso, también lo libraría de la mano de aquel filisteo y haciendo uso de ese conocimiento puso en su honda una de las cinco piedras que había recogido y con ella venció a Goliat acabando así con la necesidad de derrotar a aquel gigante. Hay que ver que para escoger las cinco piedras David tuvo que postrarse de rodillas.

Tomemos otro caso; el de Noé. Noé no era constructor de barcas pero vemos nuevamente al Gran Maestro de Tecnología dándole a Noé en su mente el diseño para construir una embarcación enorme y salvífica. Noé la construyó con suma dedicación, tal como le había sido revelada. La construcción tenía un secreto; debía calafatear la embarcación con brea por dentro y por fuera para que el agua no penetrara en el arca y las maderas se conservaran sin arruinarse por la humedad: Esta barca satisfizo la necesidad de salvar la humanidad; llevó con bien a ocho personas y por consiguiente a toda la humanidad. Quienes la rechazaron, perecieron anegados en las aguas del Diluvio.

Esto encierra una moraleja para nuestros tiempos también: Quien se une a un invento, o proyecto tecnológico contemplando aquello que agrada a Dios, se beneficiará notablemente; ocurriendo lo contrario con aquél que se sume a otro, maquinado por el egoísmo y la maldad.

Pero el hombre prefirió hacer su voluntad y no la Voluntad de Dios trayendo la perdición para la humanidad una vez más. En su infinito amor Dios envía a Jesucristo para salvarnos y selecciona a Israel como lugar del nacimiento. En su Ominisciencia Dios sabe que en ese preciso momento histórico Israel era el centro del mundo conocido. Desde allí se llegaba a cualquier parte del mundo y para llegar a cualquier parte del mundo había que pasar por Israel aparte de que el pueblo ya estaba disperso y al regresar para las Fiestas facilitaba la divulgación del mensaje de salvación que necesitaba aquel pueblo que llevaba 400 años sin escuchar la voz de un profeta. Gran Necesidad

La Iglesia y las Costumbres Establecidas

La Iglesia es la más rígida e inflexible de las instituciones humanas, por tal razón se adapta tardíamente a la sociedad cambiante. La Iglesia se aferra a las costumbres; lo que fue es antiguo y supuestamente sagrado. Por esta razón y ninguna otra, aún no se adapta a las tecnologías modernas de la comunicación electrónica. Las invenciones mecánicas y la diseminación del conocimiento están modificando la civilización; son imperativos los cambios sociales y adaptaciones si se ha de evitar el desastre. Debemos reconciliarnos con un proceso de cambios, adaptaciones y readaptaciones. La humanidad está en marcha hacia un nuevo destino. La Iglesia debe volverse una influencia poderosa para la estabilidad moral y el progreso espiritual que funciona dinámicamente en medio de estas condiciones constantemente cambiantes.

La Iglesia no puede esperar establecerse como lo ha hecho en eras pasadas. El barco de la sociedad ha zarpado de las bahías protegidas de la tradición establecida, navegando en los mares del destino final; y el hombre, como nunca antes en la historia del mundo, necesita estudiar cuidadosamente sus guías de moralidad y religiosidad. La misión principal de la Iglesia como influencia social consiste en estabilizar los ideales de la humanidad durante estos tiempos peligrosos de transición de una fase de la civilización a otra, de un nivel de cultura a otro.

La Gran Comisión

La Iglesia no tiene nuevos deberes que cumplir, pero es llamada a funcionar como guía y consejera experto en todas estas situaciones nuevas y rápidamente cambiantes de la humanidad. La sociedad se está volviendo más mecánica, más compacta, más compleja y más críticamente interdependiente. La Iglesia debe funcionar para evitar que estas nuevas interasociaciones se vuelvan retrogresivas o más aún, destructivas. La Iglesia ha de actuar como la sal que previene la destrucción cultural de la sociedad producto del progreso.

En el pasado, la Iglesia podía permanecer pasiva mientras las clases superiores de la sociedad permanecían sordas a los sufrimientos y a la opresión de las clases inferiores desamparadas, pero en los tiempos modernos estas clases sociales más bajas ya no son tan abyectamente ignorantes ni están políticamente tan desamparadas.

La Iglesia no debe integrarse en el trabajo secular de la reconstrucción y reorganización social, pero debe mantenerse activamente al ritmo de estos avances de la civilización mediante sus redeclaraciones claras y vigorosas de sus mandatos morales y preceptos espirituales. El espíritu de la Iglesia es eterno, pero la forma de su expresión debe ser redeclarada cada vez que se revisa el diccionario del lenguaje humano.

Jesucristo nos creó la última necesidad del hombre al darnos la Gran Comisión: Id y predicad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. No nos envió a predicar el Evangelio en Moca, ni en Hato Arriba, ni en Lares, ni en Lajas, nos ordena hacerlo en todo lugar y a toda criatura. En el momento de dar esta encomienda parecería mucho más arduo y difícil lograr de lo que parece hoy. El Mensaje se propagaba de boca en boca. No había imprentas, celulares ni internet. Había que llevar el Mensaje con las herramientas que había en ese entonces. La encomienda no ha cambiado, han cambiado los mensajeros y las herramientas; y al igual que entonces tenemos la responsabilidad de llevar el Mensaje con las herramientas que tenemos a la mano.

Hay que llevar el Mensaje para proclamar que la Salvación está en Cristo y al Alcance de todos.

  1. Porque hay gente que vive sin fe y el Evangelio fue dado para despertar la fe
  2. Porque la fe del corazón descansa en la muerte y resurrección de Jesucristo
  3. Porque es una obligación para que otros sean salvos por medio de nuestro mensaje

Conclusion

La pregunta es: ¿vamos a continuar llevando el mensaje con las mismas herramientas que había en el año 32 o lo haremos con nuestras propias herramientas existentes 1986 años después? ¿Nos conformaremos con llegar a las 100 o 200 personas a las que lo hacemos desde que comenzamos o globalizaremos el Mensaje? Dios capacita a sus mensajeros. ¿Le has hecho caso a Dios y te has capacitado para usar las nuevas herramientas o le dirás a Dios «no tengo tiempo para aprender cosas nuevas»?

Dios les ha dado el Mensaje, la Comisión y la Herramientas como lo ha hecho siempre. Dios espera la respuesta de todos y cada uno de nosotros.

Sean todos Bendecidos en el Nombre de Jesús

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR