Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Levítico 11: Animales limpios e inmundos

Lev 11:1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciéndoles:

Habló Jehová a Moisés y a Aarón : Ahora el Señor les habla directamente a ambos, a Moisés y a Aarón, al concluir la ordenación de este último para el servicio sacerdotal

Lev 11:2 Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra.

Los animales que comeréis : Estas restricciones impuestas a la comunidad son paralelas a las de. El pueblo es apartado para que sostenga una relación especial con el Señor, la cual requiere mantenerse consciente de la divina presencia en la vida diaria, aun en lo que se refiere a lo que se debe comer.

Lev 11:3 De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste comeréis.

Lev 11:4 Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis éstos: el camello, porque rumia pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo.

Lev 11:5 También el conejo, porque rumia, pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo.

Lev 11:6 Asimismo la liebre, porque rumia, pero no tiene pezuña, la tendréis por inmunda.

Lev 11:7 También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no rumia, lo tendréis por inmundo.

Lev 11:8 De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto; los tendréis por inmundos.

Dios había prohibido estrictamente comer la carne de ciertos animales «inmundos»; para asegurarse de ello, incluso prohibió tocarlos. Quería que el pueblo estuviera completamente apartado de aquellas cosas que El había prohibido. Muy a menudo coqueteamos con la tentación, pensando que al menos estamos guardando técnicamente el mandamiento de no cometer pecado. Pero Dios quiere que nos alejemos completamente de todo pecado y de todas las tentaciones.

Lev 11:9 Esto comeréis de todos los animales que viven en las aguas: todos los que tienen aletas y escamas en las aguas del mar, y en los ríos, estos comeréis.

Lev 11:10 Pero todos los que no tienen aletas ni escamas en el mar y en los ríos, así de todo lo que se mueve como de toda cosa viviente que está en las aguas, los tendréis en abominación.

inmundo, tame: profanar, contaminar, ensuciar, inmundicia. Este adjetivo viene de una raíz verbal que se escribe de la misma forma y significa «profanar» o «contaminar». El adjetivo tame aparece más de 80 veces (generalmente se traduce como «inmundo»), y 75% de estas referencias están en Levítico, Números y Deuteronomio. La causa de la inmundicia es el contacto con cosas inmundas. Además, Dios impuso a Israel restricciones en el consumo de varias especies de pájaros, mamíferos, pescados e insectos, a los cuales se les considera inmundos. Este énfasis en la pureza o la inmundicia era parte del plan divino para enseñarle al pueblo de Israel la diferencia entre las dos condiciones. La tarea de aprender a distinguir entre lo santo y lo inmundo no sólo era responsabilidad personal e individual de los sacerdotes, sino que tenían la obligación de enseñarla al resto del pueblo de Israel.

Lev 11:11 Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis, y abominaréis sus cuerpos muertos.

Lev 11:12 Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, lo tendréis en abominación.

Lev 11:13 Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el azor,

Lev 11:14 el gallinazo, el milano según su especie;

Lev 11:15 todo cuervo según su especie;

Lev 11:16 el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán según su especie;

Lev 11:17 el búho, el somormujo, el ibis,

Lev 11:18 el calamón, el pelícano, el buitre,

Lev 11:19 la cig:ueña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago.

Lev 11:20 Todo insecto alado que anduviere sobre cuatro patas, tendréis en abominación.

Lev 11:21 Pero esto comeréis de todo insecto alado que anda sobre cuatro patas, que tuviere piernas además de sus patas para saltar con ellas sobre la tierra;

Lev 11:22 estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostín según su especie, el argol según su especie, y el hagab según su especie.

Lev 11:23 Todo insecto alado que tenga cuatro patas, tendréis en abominación.

Lev 11:24 Y por estas cosas seréis inmundos; cualquiera que tocare sus cuerpos muertos será inmundo hasta la noche,

Lev 11:25 y cualquiera que llevare algo de sus cadáveres lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la noche.

Para adorar, la gente necesitaba estar preparada. Había algunos actos de desobediencia, algunos actos naturales (tales como el parto, la menstruación, o el sexo), o algunos accidentes (tales como tocar un cuerpo muerto o enfermo) que harían a una persona ceremonialmente impura y por lo tanto impedida de participar en la adoración. Esto no implicaba que hayan pecado o fueran rechazadas por Dios, pero aseguraba que toda adoración fuera hecha decentemente y con orden. Este capítulo describe muchas de las situaciones intencionales o accidentales que podrían descalificar a una persona de la adoración hasta que fuera «purificada» o rehabilitada. Una persona tenía que estar preparada para la adoración. De igual manera, no podemos vivir como se nos antoje durante la semana y luego correr el domingo hacia la presencia de Dios. Debemos prepararnos a través del arrepentimiento y la pureza.

Lev 11:26 Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, tendréis por inmundo; y cualquiera que los tocare será inmundo.

Lev 11:27 Y de todos los animales que andan en cuatro patas, tendréis por inmundo a cualquiera que ande sobre sus garras; y todo el que tocare sus cadáveres será inmundo hasta la noche.

Lev 11:28 Y el que llevare sus cadáveres, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la noche; los tendréis por inmundos.

Lev 11:29 Y tendréis por inmundos a estos animales que se mueven sobre la tierra: la comadreja, el ratón, la rana según su especie,

Lev 11:30 el erizo, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el camaleón.

Lev 11:31 Estos tendréis por inmundos de entre los animales que se mueven, y cualquiera que los tocare cuando estuvieren muertos será inmundo hasta la noche.

Lev 11:32 Y todo aquello sobre que cayere algo de ellos después de muertos, será inmundo; sea cosa de madera, vestido, piel, saco, sea cualquier instrumento con que se trabaja, será metido en agua, y quedará inmundo hasta la noche; entonces quedará limpio.

Lev 11:33 Toda vasija de barro dentro de la cual cayere alguno de ellos será inmunda, así como todo lo que estuviere en ella, y quebraréis la vasija.

Lev 11:34 Todo alimento que se come, sobre el cual cayere el agua de tales vasijas, será inmundo; y toda bebida que hubiere en esas vasijas será inmunda.

Lev 11:35 Todo aquello sobre que cayere algo del cadáver de ellos será inmundo; el horno u hornillos se derribarán; son inmundos, y por inmundos los tendréis.

Lev 11:36 Con todo, la fuente y la cisterna donde se recogen aguas serán limpias; mas lo que hubiere tocado en los cadáveres será inmundo.

Lev 11:37 Y si cayere algo de los cadáveres sobre alguna semilla que se haya de sembrar, será limpia.

Lev 11:38 Mas si se hubiere puesto agua en la semilla, y cayere algo de los cadáveres sobre ella, la tendréis por inmunda.

Lev 11:39 Y si algún animal que tuviereis para comer muriere, el que tocare su cadáver será inmundo hasta la noche.

Lev 11:40 Y el que comiere del cuerpo muerto, lavará sus vestidos y será inmundo hasta la noche; asimismo el que sacare el cuerpo muerto, lavará sus vestidos y será inmundo hasta la noche.

Lev 11:41 Y todo reptil que se arrastra sobre la tierra es abominación; no se comerá.

Lev 11:42 Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro o más patas, de todo animal que se arrastra sobre la tierra, no lo comeréis, porque es abominación.

Lev 11:43 No hagáis abominables vuestras personas con ningún animal que se arrastra, ni os contaminéis con ellos, ni seáis inmundos por ellos.

Lev 11:44 Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo;(A) así que no contaminéis vuestras personas con ningún animal que se arrastre sobre la tierra.

Seréis santos , porque yo soy santo : El pueblo reconoció la diferencia entre lo santo y lo profano. Imitaban a Dios viviendo de acuerdo con el código de santidad.

Lev 11:45 Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo.

Yo soy Jehová , que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios : La salvación del pueblo de Egipto se considera una realidad presente. El Señor salvó esa generación para que todas las otras generaciones del pueblo de Israel lo reconocieran como su Dios, y se dieran cuenta que ellos también habían sido liberados de la esclavitud en Egipto junto con sus madres y padres. En consecuencia, el pueblo debía corresponderle como el único Dios digno de adoración y servicio, que les trae nueva vida, vinculando así la decisión de los hijos de Israel de vivir en santidad con sus acciones para liberarlos de la servidumbre.

Este capítulo va más allá de comer correctamente. Estos versículos ofrecen una clave para comprender todas las leyes y regulaciones de Levítico. Dios quería que su pueblo fuera santo, (apartado, diferente, único) así como El es santo. El sabía que tenían solo dos opciones: apartarse y ser santo, o comprometerse con sus vecinos paganos y llegar a ser corruptos. Por eso es que los sacó de la idolatría de Egipto y los apartó como una nación única, dedicada a adorarle sólo a El y vivir vidas morales. Este también es el motivo por el cual diseñó leyes y restricciones para ayudarles a mantenerse separados, tanto social como espiritualmente, de la maldad de las naciones paganas que habrían de encontrar en Canaán. Los cristianos también son llamados a ser santos. Como los israelitas, debemos mantenernos espiritualmente separados de la maldad del mundo, aun cuando, a diferencia de ellos nos codeemos con incrédulos cada día. No es una tarea fácil ser santo en un mundo impío, pero Dios no nos pide que lo intentemos en nuestras propias fuerzas. Mediante la muerte de su Hijo, «para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de El».

Lev 11:46 Esta es la ley acerca de las bestias, y las aves, y todo ser viviente que se mueve en las aguas, y todo animal que se arrastra sobre la tierra,

Lev 11:47 para hacer diferencia entre lo inmundo y lo limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer.

Las designaciones limpio e inmundo se usaron para definir la clase de animales que los israelitas podían o no comer. Había varias razones para establecer esta dieta:

(1) Asegurar la salud de la nación. Los alimentos prohibidos eran por lo general animales que merodeaban en la basura y se alimentaban de animales muertos; por lo tanto podían transmitir enfermedades.

(2) Para distinguir visiblemente a Israel de otras naciones. El puerco, por ejemplo, era un sacrificio común de las religiones paganas.

(3) Para evitar asociaciones censurables. Los animales que andan a ras de suelo, por ejemplo, hacían pensar en las serpientes, que a menudo simbolizaban el pecado.

Nadab y Abiu

Algunos hermanos, como Caín y Abel o Jacob y Esaú meten al otro en problemas. Nadab y Abiú se metieron ambos en problemas.

Aun cuando se sabe muy poco de sus primeros años, la Biblia provee abundante información acerca del ambiente en el que crecieron. Nacidos en Egipto, fueron testigos oculares de los actos poderosos de Dios en el éxodo. Vieron muchas veces en acción a su padre Aarón, a su tío Moisés, y a su tía María. Tenían conocimiento de primera mano de la santidad de Dios como pocos hombres lo habían tenido, y por lo menos por un poco de tiempo, siguieron a Dios de todo corazón. Pero en un momento crucial decidieron tratar con indiferencia las instrucciones claras de Dios. Las consecuencias de su pecado fueron tremendas, instantáneas y sorprendentes para todos.

Corremos el peligro de cometer el mismo error que estos hermanos cuando tomamos a la ligera la justicia y la santidad de Dios. Debemos acercarnos a Dios a la vez que entendemos que hay un temor apropiado hacia El. No olvide que la oportunidad de conocer a Dios personalmente está basada en una invitación inmerecida a un pueblo permanentemente indigno, no un regalo que se da por sentado. ¿Incluyen sus pensamientos acerca de Dios un reconocimiento humilde de su gran santidad?

Fueron los Hijos mayores de Aarón. Candidatos principales para llegar a ser sumos sacerdotes después de su padre. Involucrados en la consagración original del tabernáculo. Reconocidos por hacer «todas las cosas que mandó Jehová»

Entre sus debilidades y errores están: Tomaron a la ligera las órdenes directas de Dios

De su vida aprendemos que: El pecado tiene consecuencias mortales

Los vemos en la península de Sinaí con oficio de Sacerdotes en entrenamiento. Hijos de Aarón. Sobrinos de Moisés y María. Hermanos: Eleazar e Itamar

«Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que El nunca les mandó. Y salió fuego de delante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová».

Reglas para la purificación ceremonial del pueblo

Animales limpios e inmundos.

Comienza una sección nueva del libro. Les había dado instrucciones sobre los sacrificios y relatan el comienzo de los sacrificios. Ahora, él quiere explicar algunas leyes de la pureza y la santidad. En los capítulos anteriores había mencionado algunas cosas inmundas y las cosas limpias. Era necesario explicarlas.

El propósito es… para diferenciar entre lo inmundo y lo limpio…. El autor divide el capítulo en dos partes:

(1) Lo que se puede comer y lo que no se puede comer y

(2) la impureza por tocar algunos animales. El autor divide estas entre tres secciones para explicar las leyes.

Clasificación de limpios e inmundos

I. Animales.

1. Mamíferos.

2. Peces.

3. Aves.

4. Insectos.

II. Personas.

1. Por contacto:

(1) Al tocar cadáveres.

(2) Al tocar criaturas.

(3) Al tocar animales muertos.

(4) Al comer carne de reptil.

(5) Conclusión.

2. Purificación de la mujer que da a luz.

Tratan de los animales limpios e inmundos. Explican cuáles animales son limpios para comer y los que son impuros. Contiene tres grupos de animales:

(1) Los animales de la tierra,

(2) los de los maresy

(3) los que vuelan. De los animales de la tierra se permite comer cualquiera que tiene pezuñas partidas, hendidas en mitades, y que rumia. Si falta en una de estas cualidades, es inmundo. No solamente está prohibido el comerlo, sino también que el tocar el cuerpo muerto de tal animal requiere una purificación ritual.

De los animales acuáticos, está permitido comer los que tienen aletas y escamas. Todos los otros no se pueden comer o tocar el cuerpo muerto.

Luego, la ley menciona las aves no permitidas. Es imposible identificar por cierto algunas de éstas. Las traducciones dadas son las más aceptables. Hay muchas interpretaciones y traducciones en los comentarios. Un comentario judío dice que está prohibido el comerlas porque son aves que atacan. Son animales crueles y afectan a los que los comen. Esta idea viene de la filosofía que dice: “Somos lo que comemos.”

Se mencionan insectos aceptables para comer y los que no se pueden comer. Los permitidos son la langosta, el langostín, el grillo y el saltamonte. Estos cuatro insectos mencionados son clases de la langosta. El primero, langosta, es la langosta más común. Era una comida muy popular entre los hebreos y los semíticos en general. Es el insecto de la plaga es la langosta de la plaga mencionada por Joel. El segundo insecto es el langostín. Es la única vez que aparece este nombre en el AT y es imposible identificarlo por cierto. El tercero es el grillo. Otra vez, el nombre no es conocido en la Biblia. La tradición hebrea lo identifica como un tipo de langosta sin alas, que es más grande que la langosta normal. La otra langosta es el saltamonte. Es una langosta pequeña. Este nombre llegó a ser el usado para todas las especies de langostas. Todos los otros insectos no se pueden comer o se prohíbe tocar su cuerpo muerto.

Mencionan otros detalles. Estos versículos van más allá de la comida para incluir la impureza por tocar algunos animales en ciertas condiciones. La impureza es por razones rituales, nada más. Es decir, que la persona en esta condición no puede ofrecer los sacrificios ni entrar en la presencia de Jehová.

Si una persona toca el cuerpo muerto de los animales impuros, la persona queda impura hasta la tarde. Esto no es una ofensa muy grave, por ello no requiere un ritual largo, solamente debe lavarse y esperar hasta la tarde para purificarse.

Indican los animales de la tierra que no se deben tocar. Incluyen la cuarta clasificación de animales, los que se desplazan sobre la tierra. Otra vez, no es posible identificar por cierto algunos de esto animales. Varios de estos probablemente pertenecen a la familia de los lagartos. Son pequeños porque pueden caer en los utensilios de la cocin.

Hablan del problema cuando algunos de estos animales caen sobre cosas utilizadas por el pueblo. Explica lo que debe hacer antes de usar los utensilios de nuevo. Note que cuando cae en un utensilio de barro, tiene que romperlo. La razón es que los utensilios de barro no pueden ser limpiados como otros tipos de utensilios. El barro absorbe la impureza.

Advierten contra el cuerpo muerto de animales que se pueden comer. Aunque es animal limpio su cadáver es inmundo cuando muere de causas naturales. La persona que lo toca queda impura hasta el anochecer.

Se repasan las reglas sobre los animales que se desplazan y los reptiles.

… Vosotros os santificaréis; y seréis santos, porque yo soy santo. La razón por guardar las leyes de pureza es para ser santos porque Jehová es santo y el que quiere entrar en su presencia debe ser santo. Aquí introduce un tema que aparece como el tema central del libro de Levítico: la santidad de Jehová. La palabra santo i (kadosh H6918) ha tomado una interpretación extraña en nuestro día. La palabra tiene la idea de apartarse a propósito, para servicio. Ser santo no es un grado de superioridad, sino de diferencia.

Aquí está la clave para la interpretación de las leyes dietéticas, tanto como la de las leyes que siguen en el libro. Hay por lo menos cuatro explicaciones para las leyes dietéticas. Son las siguientes:

(1) Arbitrario: Que Jehová las dio y no hay razón para tratar de explicarlas.

(2) Religioso: Es decir que los animales prohibidos son animales usados en los sacrificios paganos (como el cerdo usado por los atenienses). El problema es que los paganos sacrificaron becerros, y otros animales también. Por esto, no se puede decir que Dios condenó los animales que los paganos usaron en sus sacrificios.

(3) Salud: Los animales prohibidos pueden producir problemas de salud. Esta interpretación es muy popular hoy. Dicen que Dios quería proveerles con una dieta saludable. Es difícil describir todos los animales bajo este principio. Aun más, el NT hace difícil que se mantenga esta interpretación.

4) Simbólico: los animales limpios y los inmundos representan la diferencia entre los hebreos y los gentiles. En la descripción de los animales inmundos se puede reconocer que ellos son animales que no cumplen con alguna cosa normal. Por ejemplo, entre los animales de la tierra, los limpios son los que tienen pezuñas partidas, hendidas en mitades, y que rumian. Los que faltan en uno de éstos son inmundos. De los animales acuáticos, los limpios son los que tienen aletas y escamas. Los que faltan en uno son inmundos. Israel debe representar la criatura más completa. Parece que el N.T. reconoce las leyes dietéticas como símbolo de la división entre los judíos y los gentiles. Esta interpretación está reflejada claramente en Hechos 10. Pedro dice … Pero Dios me ha mostrado que a ningún hombre llame común o inmundo. Es la razón por la que los cristianos no toman en cuenta las leyes dietéticas, pues enseñan una teología que el cristiano no puede aceptar.

Hay un resumen que explica la razón de la discusión de las leyes ya tratadas. Son instrucciones para hacerlos “santos”. La gente tiene la obligación de entender la diferencia entre lo inmundo y lo limpio. No hay excusa para la ignorancia.

1 Comment

Deja tu comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar