Logo

Mateo 24: La visión del futuro

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

El mundo no estará entonces convertido; mas se encontrará en el mismo estado en que se encontraba en el diluvio. Cuando este sobrevino los hombres “estaban comiendo y bebiendo, tomando mujeres y dándolas en matrimonio,” es decir, estaban engolfados en los asuntos de este mundo a despecho de las repetidas admoniciones que Noé les había dirigido. El diluvio no les pareció cosa probable: no creyeron que hubiera peligro alguno. Más al fin sobrevino la avenida de aguas, y súbitamente los arrebató a todos. Y nuestro Señor dijo que así sucedería en los días del Hijo del hombre.

Lo segundo que llama nuestra atención, es la terrible separación que se nos dice tendrá lugar en el segundo advenimiento. “Uno será tomado y otro dejado..

Ahora los creyentes y los incrédulos están mezclados unos con otros. En la congregación y en la casa de oración, en la ciudad y en el campo, los hijos de Dios y los hijos del mundo se encuentran juntos. Cuando el Señor descienda en las nubes habrá una separación completa. En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene la última trompeta, los unos serán para siempre apartados de los otros. Las esposas serán separadas de sus maridos, los padres de los hijos, los hermanos de las hermanas, los amos de los criados, los predicadores de los oyentes. No habrá tiempo para palabras de despedida, o para cambiar de parecer: todos serán arrebatados como estuvieren, y segarán según lo que hubieren sembrado. Los creyentes irán a gozar de la gloria, de la vida eterna; los incrédulos serán sumergidos en un hondo abismo de miseria y deshonor.

Lo último que en estos versículos nos llama la atención es el deber que se nos impone de; orar en expectativa del segundo advenimiento. “Velad pues,” dijo Jesús, “ porque no sabéis a que hora ha de venir nuestro Señor.” “Estad apercibidos; porque el Hijo del hombre ha de venir a la hora que no pensáis..

Asunto es este que nuestro Señor hizo frecuentemente que sus discípulos notasen. Casi nunca habló del segundo advenimiento sin añadir el precepto de “ velar..

Los verdaderos cristianos deben vivir como en vela, puesto que el día del Señor ha de venir como ladrón por la noche. Deben esforzarse por estar siempre alerta, y vivir como el centinela de un ejército en tierra enemiga. El siguiente texto tomado de una de de las epístolas de San Pablo merece meditarse: “No durmamos como los demás; antes velemos y seamos sobrios.” 1Th_5:6.

Los verdaderos cristianos deben vivir como siervos cuyo maestro está ausente, y estar siempre listos para el regreso de éste, cuidando de no admitir el pensamiento de que se tarda en volver, más antes bien, mantenerse en tal ánimo, en tal disposición que cuando Jesucristo aparezca puedan darle una cordial bienvenida.

Asegurémonos de que pertenecemos al Señor, y de que tendremos un arca de seguridad para cuando sobrevenga el día de la ira. Procuremos vivir de tal manera que en el último día se nos dé el nombre de bienaventurados y no se nos deseche para siempre. Con razón dijo San Juan: “ Cualquiera que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo como él es puro.”

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR