Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Proverbios 31: Palabras del rey Lemuel

Proverbios 31:1  Palabras del rey Lemuel, oráculo que le enseñó su madre.

Nota sobre el autor : Como en el caso de Agur, no conocemos la identidad del rey Lemuel . No aparece entre los reyes de Judá o Israel. El lugar que ocupa en este libro se lo ha ganado, no por su dignidad real; rey o no (había muchos en los territorios vecinos a Israel), sus comentarios demuestran que poseía gran sabiduría, aunque quizás fuese sólo un personaje secundario teniendo en cuenta que decía lo que le enseñó su madre.

No se sabe nada acerca de Lemuel excepto que fue un rey que recibió enseñanzas sabias de su madre. Su nombre significa «dedicado a Dios». Algunos creen que tanto Lemuel como Agur eran del reino de Masa, en Arabia del norte.

Proverbios 31:2  ¿Qué, hijo mío? ¿Qué, hijo de mis entrañas? ¿Qué, hijo de mis votos?

La triple advertencia contra entregarse a las mujeres, la bebida y en favor de la justicia, están dirigidas a un gobernante, no sólo a la población en general (véase versículo 4). Por ejemplo, Lemuel ha sido exhortado, no meramente a abstenerse de oprimir al pobre, al necesitado y al condenado, sino a hablar en su favor.
La idea es que alguien con autoridad debe ser medido de acuerdo con normas más estrictas que el promedio de la gente; un principio que Salomón violó abiertamente coleccionando caballos, mujeres y objetos de oro. Conocieran Lemuel y su madre al Dios de Israel o no, concordaban con él en lo que respecta a la necesidad de mostrar moderación. Salomón citó a su padre; Lemuel a su madre. La sabiduría no depende del sexo.

Proverbios 31:3  No des tu vigor a las mujeres, ni tus caminos a lo que destruye a los reyes.

Proverbios 31:4  No es para los reyes, oh Lemuel, no es para los reyes beber vino, ni para los gobernantes desear bebida fuerte;

La embriaguez puede ser comprensible entre moribundos y con gran dolor, pero es inexcusable para los líderes nacionales. El alcohol nubla la mente y puede llevar a la injusticia y a malas decisiones. Los líderes tienen cosas mejores que hacer que anestesiarse con alcohol.

Proverbios 31:5  no sea que beban y olviden lo que se ha decretado, y perviertan los derechos de todos los afligidos.

Proverbios 31:6  Dad bebida fuerte al que está pereciendo, y vino a los amargados de alma.

Proverbios 31:7  Que beba y se olvide de su pobreza, y no recuerde más su aflicción.

Proverbios 31:8  Abre tu boca por los mudos, por los derechos de todos los desdichados.

Proverbios 31:9  Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende los derechos del afligido y del necesitado.

Proverbios 31:10  Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas.

Parece más probable que la descripción de la mujer virtuosa constituya una prolongación de los pensamientos de la madre de Lemuel, que una referencia a Betsabé, la madre de Salomón. Ni a Salomón ni a Betsabé les hubiera gustado redactar el versículo 11, tras el intento de asesinato de su primer marido, Urías.

El elevado ideal sobre la mujer, trazado aparentemente por alguien que era ella misma una mujer virtuosa, y no por un galán romántico, representa una inspiradora meta. Los detalles sobre sus cualidades específicas son diferentes en nuestros tiempos, pero los principios que les sirven de apoyo son eternos.

Los versículos 10-31 son parte de un poema acróstico, y cada uno comienza con alguno de los 22 caracteres que integran el alfabeto hebreo. En su conjunto forman un cántico de alabanza al ideal de la mujer casada.

Proverbios tiene mucho que decir acerca de las mujeres. Qué oportuno que el libro termine con una ilustración de una mujer de carácter firme, gran sabiduría, muchas habilidades y una gran compasión.

Algunas personas tienen la idea errónea de que la mujer ideal en la Biblia es retraída, servil y completamente casera. ¡No es así! Esta mujer es una excelente esposa y madre. Es además fabricante, importadora, administradora, corredora de bienes raíces, granjera, costurera, tapicera y comerciante. Sin embargo, su fortaleza y dignidad no provienen de sus sorprendentes logros. Son el resultado de que teme a Dios. Ya que en nuestra sociedad la apariencia física cuenta demasiado, puede sorprendernos que esto nunca se mencione en esta descripción. Su atractivo proviene totalmente de su carácter.

La mujer descrita en este capítulo tiene habilidades sobresalientes. La posición social de su familia es alta. Es más, tal vez no se refiera a una mujer, sino una descripción de la mujer ideal. No la vea como un modelo que se debe imitar en cada detalle. ¡Sus días no son lo bastante largos para hacer todo lo que ella hace! En cambio, véala como una inspiración para ser todo lo que usted pueda ser. No podemos ser igual a ella, pero podemos aprender de su laboriosidad, integridad e ingenio.

Proverbios 31:11  En ella confía el corazón de su marido, y no carecerá de ganancias.

Proverbios 31:12  Ella le trae bien y no mal todos los días de su vida.

Proverbios 31:13  Busca lana y lino, y con agrado trabaja con sus manos.

Proverbios 31:14  Es como las naves de mercader, trae su alimento de lejos.

Proverbios 31:15  También se levanta cuando aún es de noche, y da alimento a los de su casa, y tarea a sus doncellas.

Proverbios 31:16  Evalúa un campo y lo compra; con sus ganancias planta una viña.

Proverbios 31:17  Ella se ciñe de fuerza, y fortalece sus brazos.

Proverbios 31:18  Nota que su ganancia es buena, no se apaga de noche su lámpara.

Proverbios 31:19  Extiende sus manos a la rueca, y sus manos toman el huso.

El huso y la rueca son dos implementos usados en la hilandería manual.

Proverbios 31:20  Extiende su mano al pobre, y alarga sus manos al necesitado.

Proverbios 31:21  No tiene temor de la nieve por los de su casa, porque todos los de su casa llevan ropa escarlata.

Proverbios 31:22  Se hace mantos para sí; su ropa es de lino fino y de púrpura.

Proverbios 31:23  Su marido es conocido en las puertas, cuando se sienta con los ancianos de la tierra.

Proverbios 31:24  Hace telas de lino y las vende, y provee cinturones a los mercaderes.

Proverbios 31:25  Fuerza y dignidad son su vestidura, y sonríe al futuro.

Proverbios 31:26  Abre su boca con sabiduría, y hay enseñanza de bondad en su lengua.

Proverbios 31:27  Ella vigila la marcha de su casa, y no come el pan de la ociosidad.

Proverbios 31:28  Sus hijos se levantan y la llaman bienaventurada, también su marido, y la alaba diciendo:

bienaventurada, ashar: Feliz, bendecido, próspero, exitoso, derecho, correcto, satisfecho. Significaba originalmente «ser correcto». Nótese el uso de la palabra en Genesis 30:13. Lea dio a luz un hijo y dijo: «Para dicha mía; porque las mujeres me dirán dichosa». Ella nombró a su hijo «Aser» (de ashar ), que significa «el dichoso». Tanto el Mesías como la nación de Israel serán llamados «bienaventurados» (ashar) por el mundo entero: «Benditas serán en él todas las naciones; lo llamarán bienaventurado». «Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable»

Proverbios 31:29  Muchas mujeres han obrado con nobleza, pero tú las superas a todas.

Proverbios 31:30  Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada.

Proverbios 31:31  Dadle el fruto de sus manos, y que sus obras la alaben en las puertas.

El libro de Proverbios comienza con el mandamiento de temer a Jehová (1.7) y termina con una descripción de una mujer que lleva a cabo este mandamiento. Sus cualidades se mencionan a través del libro: trabajo arduo, temor de Dios, respeto por su cónyuge, previsión, aliento, interés por los demás, preocupación por el pobre, sabiduría en el manejo del dinero. Estas cualidades, cuando se acoplan con el temor de Dios, llevan al gozo, éxito, honor y dignidad. El libro de Proverbios es muy práctico para nuestros días debido a que nos muestra cómo podemos llegar a ser sabios, tomar buenas decisiones y vivir de acuerdo con el ideal de Dios.

Las palabras de Lemuel

Un compromiso maternal

Esta sección desvía de la conversación normal entre los varones que se encuentra en el libro de Proverbios, que principalmente es un diálogo entre el sabio y el adolescente. Aquí, sin embargo, se encuentran los consejos de una madre a su hijo, un hijo que será rey. Lemuel, en el versículo 1, puede significar “consagrado o dedicado” (a Dios), apuntando así a Salomón (según algunos rabinos judíos antiguos, una teoría con poco apoyo hoy). En segundo lugar, Masá puede significar “el oráculo” (ver 30:1) o la región oriental donde vivía una parte de la descendencia de Ismael; ésta última es una teoría más probable.

¡Cuidado con las prostitutas y la borrachera!

Las enseñanzas maternales se encuentran desde 1:8. Obviamente, las madres jugaban un papel importante dentro de la educación de los jóvenes. El versículo 2 pone énfasis en el triple compromiso de la madre con su hijo, quien es querido como algo de uno, biológica y espiritualmente (los votos, es decir, las oraciones y el apoyo espiritual).

El versículo 3 recalca el tema del peligro de la indisciplina en el campo sexual. Nos hace recordar los ejemplos negativos de David, Salomón y otros. Por el otro lado, nos recuerda el buen ejemplo de José.

En los versículos 4-7 se presenta un segundo peligro, es decir, el vino y el licor. No se deben mezclar los deberes del servicio público con el vino y el licorx. Por lo tanto, el versículo 5 admite la relación entre la perversión de la justicia y el abuso del alcohol. Un rey intoxicado no puede velar por el bienestar del pueblo, especialmente de los más necesitados. El versículo 5 lucha en favor de la abstención (otros pasajes hablan de la moderación).

Los versículos 6 y 7 muestran un uso apropiado del vino, es decir como apoyo para el que va a fallecer (¿criminal? ¿enfermo terminal?), el que tiene el ánimo por el suelo. Desafortunadamente, se puede abusar de esta forma de beber si se usa para evitar o escapar de las responsabilidades ordinarias. Sin duda, se trata aquí de algunas circunstancias extremas y extraordinarias. A veces es difícil distinguir. Varios pasajes tratan el tema de la borrachera.

El gobierno, el hacedor de la justicia y el defensor del pobre.

La frase abre tu boca se repite en los versículos 8 y 9. El no abrir la boca subraya un pecado de omisión, la falta de hacer lo justo, lo recto. Es el deber del rey ser un vocero del mudo (¿la persona con una incapacidad física o con una incapacidad porque no tiene autoridad dentro de la comunidad?). El rey, siendo el abogado del pobre y del necesitado, ha de defender y juzgar rectamente a los inferiores en la sociedad. Los deberes presentados son una parte de un idealismo del nivel más alto.

Elogio a la mujer virtuosa

La mujer anhelada

Esta sección se desarrolla dentro de una estructura del alfabeto hebreo. El versículo 10 empieza con una palabra con la primera letra del alfabeto hebreo, alef (es decir, mujer). El último versículo comienza con la palabra hebrea que tiene la letra tau, la última letra del alfabeto hebreo (es decir, dadle). El texto dado en la RVA empieza cada versículo con la palabra que tiene la letra hebrea correspondiente. Tal sistema sirve como una ayuda a la memoria. Por supuesto, la pregunta acerca del origen de esta sección puede contestarse como una extensión de las palabras de la madre de Lemuel o con un origen desconocido.

El último ejemplo de la mujer en Proverbios destaca a la mujer virtuosa. La pregunta retórica del versículo 10 busca la respuesta “nadie”. De hecho, el maestro sabio ha mostrado que la esposa prudente es un don de Dios. El tema de la esposa es frecuente en Proverbios . La mujer virtuosa Deuteronomio 31:10-31 es anhelada por muchos jóvenes.

El versículo 11 pone énfasis en la palabra confía (la letra hebrea es bet). Así la primera característica que se ve en ella es la confianza de parte de su marido. La confianza es algo que cuesta lograr, pero fácil de perder. Hay que cuidar la confianza que alguien ha puesto en uno. Por lo tanto, el versículo 12 muestra cómo la esposa es una ayuda idónea para su marido y la edificación del hogar.

La mujer creativa industriosa

La mujer muestra su valor en los versículos 13-19. Las diversas actividades dentro del hogar y fuera del hogar sorprenden al lector casual. ¿Cómo es posible que una sola mujer tenga tantas actividades? ¿Se trata de una mujer real o alguna imagen o ficción?

Las actividades muestran la vida cotidiana de aquel entonces. Sus días son largos, desde temprano hasta la noche. Ella, de verdad, se quema las pestañas. Sus manos son muy útiles, tejiendo lana y lino. Se escucha el sonido de la rueca y del huso. Ella rebusca en el mercado los productos necesarios y los mejores precios. Además, invierte en el futuro, comprando un campo y plantando una viña. En medio de todas estas actividades, es una ama de casa que prepara la comida diaria para la familia y los siervos. Ella nunca se queda con los brazos cruzados, aumentando el valor de los bienes familiares.

La mujer íntegra

Sigue el diálogo sobre la mujer valiosa. Por palabra y por hecho, ella muestra la misericordia a los más desafortunados, cumpliendo así lo dicho en 11:25. Además de invertir en el futuro por medio de la viña, ella tiene la ropa preparada para su familia cuando la nieve comienza a caer, hasta tejiendo abrigos más gruesos.

La risa de ella en el versículo 25 muestra su confianza absoluta. Ahora ella es un vendedora de telas y cintas, una ocupación común en el mundo antiguo y dentro de los pueblos indígenas de América Latina hoy en día.

El marido de la mujer valiosa es un líder dentro del pueblo. Su éxito sin duda es en parte debido a la calidad de la mujer valiosa. Su fuerza y honor junto con su capacidad para hablar con sabiduría se reflejan en el bienestar y el prestigio de su familia dentro de la comunidad. El versículo 22 da una lista de los símbolos de la riqueza, que es sólo un factor en el éxito y no el factor del éxito.

El versículo 27 vuelve a tratar el tema del cuidado del hogar. Aunque hayan muchas actividades de la mujer, ella no ignora la marcha de su casa. Es una verdadera ama de casa, que no come el pan de ociosidad.

La mujer querida

Los versículos 28 y 29 revelan el cariño de parte de los hijos y del marido. Bienaventurada, de parte de los hijos, resume lo que ellos han visto en ella: Una mujer profundamente espiritual y trabajadora, en la que la presencia y la bendición divinas se pueden ver concretamente. Lo dicho por el marido es aun más especial. El reconoce que hay muchas mujeres en el pueblo que hacen el bien, ¡pero ella es la mejor! Estas palabras tan sencillas han de escucharse de parte de muchas mujeres cristianas dentro de la América Latina. El marido reconoce la joya que él tiene y no la quiere perder.

Los versículos 30 y 31 son un comentario dado por el maestro de la sabiduría. Es una exhortación y una evaluación de la manera apropiada para juzgar el valor de la mujer. Se da una advertencia contra dos características populares de la mujer. En primer lugar, la Escritura declara que engañosa es la gracia. Nos hace recordar el encanto de la mujer adúltera en 5:3 s. y 7:21 s. En segundo lugar, se afirma que vana es la hermosura. En un canto por Antonio se habla de “las hipócritas hermosuras que engañan al Amor mismo” . Se recuerda el engaño de las mujeres en la vida de Sansón. Este engaño era principalmente la culpa de Sansón mismo, en su forma de evaluar a la mujer. Un escrito judío aconseja que “el joven pone los ojos no sobre la belleza sino sobre la familia potencial”. Pablo exhorta a las mujeres a una vida moderada.

La segunda parte del versículo 30 subraya la característica esencial de la mujer. Se recalca la naturaleza espiritual de la mujer (es decir, teme a Jehová). No hay nada más aburrido que estar con alguien por largo tiempo y que no tenga una espiritualidad desarrollada. Esta característica ha de ser alabada y tal mujer ha de ser reconocida públicamente en la sociedad, un ejemplo digno de imitar. Es interesante que las puertas de la ciudad designan el lugar público y aquí también se encuentra el marido. La mujer virtuosa cumple el mandamiento de Jesús más tarde: Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, de modo que vean vuestras obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

¡Que se cumpla lo dicho por Sancho: “Se ha de amar a Nuestro Señor, por sí solo, sin que nos mueva esperanza de gloria o temor de pena”!

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar