Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Rut 3: Rut y Booz en la era

(2) Se vale de los conocimientos que Noemí tiene. No hay que comportarse apresuradamente; pero Noemí conoce algunas cosas: conoce las circunstancias (Rut había estado trabajando arduamente con las criadas de Boaz), conoce las costumbres del pueblo (los dueños de los campos solían ayudar con la siega aventando “la cebada en la era” y generalmente de “noche”, xcuando las brisas ayudaban al proceso de separar el tamo; y conoce de la familia de su esposo (¿…acaso no es Boaz… nuestro pariente?.

(3) Requiere iniciativa y santificado atrevimiento. A primera vista parece que el plan requiere que Rut se ofrezca a Boaz en circunstancias que podrían entenderse —entonces y ahora— como bastante comprometedoras. Esta parte de la historia es narrada con una delicadeza generalmente desconocida y casi imposible para un autor moderno. Hay casos bíblicos que no son recomendables para la lectura pública (ejemplos: la historia de Siquem y Dina; pero no es así con este pasaje en Rut. Ciertas Biblias traducen parte de las instrucciones de Noemí como implicando no solo una limpia y bien arreglada presentación física, sino también el “mejor vestido” que Rut tenía. Algunos intérpretes detectan de la pluralidad en hebreo (lit., vestidos) una intensidad o importancia como la que una novia pone en sus preparativos para su boda. Suena interesante, pero difícilmente encaja con la sabiduría práctica de Noemí. La decisión de Boaz no se hará en base del atavío de Rut, que al fin de cuentas apenas se vería en la era a media noche y sin luz. Probablemente la referencia aquí es a la túnica externa, la cual le serviría contra el frío de la noche y a la vez le ayudaría a ocultar su identidad hasta el momento estratégico. La Biblia de Jerusalén traduce: “…perfúmate y ponte encima el manto…”. Noemí instruye a Rut con todos los detalles necesarios

(4). Rut termina el diálogo prometiendo hacer todo lo que Noemí le ha dicho. El plan está en su lugar.

Dios provee para los suyos

1. Proveyó a un familiar de Elimelec, esposo difunto de Noemí.

2. Proveyó el lugar específico donde espigar.

3. Proveyó el tiempo exacto (Boaz había regresado de Belén).

4. Proveyó la protección de otras damas para acompañar a Rut en el campo.

5. Proveyó comida y bebida de la generosidad de Boaz.

Rut lleva a cabo el plan; Boaz reacciona bien

Narran cómo Rut llevó a cabo el plan: Baja a la era (habiéndose arreglado según las instrucciones de Noemí), se esconde, mira de lejos lo que hace Boaz y dónde se acuesta (después de comer y beber y mostrarse contento, tal vez por los resultados de la siega). Luego, con mucho cuidado y actuando silenciosamente, destapó un sitio a sus pies y se acostó. ¿Se dormiría ella, como estaba dormido Boaz? ¡Quién sabe! El hecho es que cuando Boaz se despierta a la media noche y se da cuenta que una mujer estaba acostada a sus pies, Rut está pronta para responder a su pregunta: ¿Quién eres tú? (¿sospecharía Boaz que fuera Noemí, para demandar sus derechos de parentesco?). …Rut, tu sierva, contesta, y va al grano del asunto: Extiende tus alas sobre tu sierva, porque tú eres pariente redentor. Pide su protección oficial como goel. Se entienden sus palabras figurativas como una invitación a que él se casara con ella. Con el machismo de nuestra época, ¿cómo se sentirían muchos hombres si la invitación a casarse viniera de la dama? Para nuestra sorpresa, Boaz no solo da la mejor interpretación a las acciones de Rut sino que va más allá invocando una bendición de Dios sobre ella por lo que ha hecho. Boaz le atribuye jésed. La RVA no capta muy bien la idea del texto con la traducción (esta última acción tuya). “Tu segunda bondad” lo relaciona más claramente con este concepto clave del AT. Tal vez mejor sería: “Este postrer acto de lealtad familiar es mayor que el anterior”; porque evidentemente se refiere ahora al claro interés de Rut no solo en volver a casarse (y tener su propia familia), sino en lograr la única clase de matrimonio que perpetuaría el nombre familiar de su primer esposo y que daría seguridad a su suegra: un matrimonio con el pariente redentor.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar