Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 110: El Mesías, Rey y Sacerdote.

Sal 110:1  Salmo de David. Dice el SEÑOR a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

El Señor : Tanto los judíos como los cristianos consideran mesiánico este salmo, y esta opinión fue confirmada por el mismo Jesús cuando lo citó para probar su deidad. Jehová : Esto es, el Dios del universo, dijo al Señor de David (Adonai, el Mesías) que se regocijara. Muchos autores del NT citan este versículo. La palabra dijo se emplea únicamente cuando se trata de mensajes proféticos.

Este es uno de los salmos más citados en el Nuevo Testamento debido a sus claras referencias acerca del Mesías. En Mateo 22:41-45, Jesús recitó las palabras de este versículo haciendo referencia a sí mismo. Los versículos 1 y 6 profetizan la destrucción total y final del malvado que Cristo llevará a cabo. El Salmo 110.2 profetiza el reino de Cristo en la tierra. Los dos versículos siguientes hablan del sacerdocio de Cristo en su pueblo y 110.5, 6 predice la batalla final en la tierra cuando Cristo venza a las fuerzas del mal. Mucha gente tiene una imprecisa fe en Dios, pero se niegan a aceptar que Jesús es alguien más que un gran maestro humano. Sin embargo, la Biblia no permite esa opción. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamentos proclaman la deidad de Uno que viene a salvar y reinar. Jesús explicó que este salmo menciona al Mesías como uno más grande que David, el más grande rey de Israel. Pedro utilizó este salmo para demostrar que Jesús, el Mesías, sentado a la diestra de Dios, es Señor sobre todos. Usted no puede ser indeciso, diciendo que Jesús «solo es un buen maestro», porque la Biblia lo llama claramente el Señor.

Sal 110:2  El SEÑOR extenderá desde Sion tu poderoso cetro, diciendo:  Domina en medio de tus enemigos.

Vara : Otra palabra para designar el cetro real, un símbolo de poder. Domina : Como muestra Pablo Cristo reina ahora sobre sus enemigos.

Sal 110:3  Tu pueblo se ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder; en el esplendor de la santidad, desde el seno de la aurora; tu juventud es para ti como el rocío.

Sal 110:4  El SEÑOR ha jurado y no se retractará: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Aquí se revelan claramente los oficios del Mesías como Rey y sacerdote , ya que Cristo intercede constantemente por los seres humanos, como dice el NT cuando cita este versículo. El sacerdocio de Melquisedec se considera superior al de Aarón, ya que Abraham pagaba sus diezmos a este sacerdote

Ser un sacerdote como Melquisedec significa que Cristo nunca abusará de su posición divina y que su reinado será para siempre. La mejor descripción de Jesús como Sumo Sacerdote, se encuentra en Hebreos 5.

Sal 110:5  El Señor está a tu diestra; quebrantará reyes en el día de su ira.

Un aspecto de la ira de Jesús se pone de manifiesto en el juicio que se anuncia en Mateo 23-25.

Sal 110:6  Juzgará entre las naciones, las llenará de cadáveres, quebrantará cabezas sobre la ancha tierra.

Sal 110:7  Beberá del arroyo en el camino; por tanto El levantará la cabeza.

Estos versículos se dirigen a Dios (Jehová) y hablan sobre la obra del Señor Jesús (Adonai)

Beberá : Esto es, después del juicio, o la batalla, se refresca bebiendo agua fresca de un arroyo.

El Mesias, Rey y Sacerdote

Este Salmo es el más citado en el NT. Es uno de los salmos reales y uno de los salmos mesiánicos. Es breve por su número de palabras, pero grande por el peso de sus sentencias (Agustín).

A través de la historia de la iglesia ha sido visto como un salmo mesiánico. Pero en tiempos modernos con el deseo de encontrar el Sitz im Leben (situación de la vida) de cada salmo y debido al reconocimiento de que los salmos reales tenían una primera aplicación al rey israelita cuando fueron escritos, algunos niegan la aplicación mesiánica. Con la teoría de un “culto de entronización” de Mowinckel, surgió mucha discusión sobre las varias interpretaciones del Salmo. De modo que éste ha llegado a ser llamado “el tormento del intérprete” (González).

Con los Salmos Reales en general aceptamos que en primer plano está el rey israelita, sin embargo, bajo inspiración de Dios estos salmos señalan hacia el Rey mayor, el Mesías que venía. Pero el Salmo 110 presenta algunos rasgos especiales. Dice que es una revelación, un oráculo de Dios. Jesús usó el primer versículo varias veces al discutir con los fariseos. El, junto con ellos, dieron por sentado que habla del Mesías. Dice Jesús: ¿Cómo es que David, mediante el Espíritu, le llama Señor? y cita el versículo 1. En Marcos 12:37 dice: David mismo le llama “Señor“; ¿cómo es, pues, su hijo? El Salmo contiene detalles que, como el Salmo 2, indican una fecha en el siglo X a. de J.C.

Si creemos verídicas las enseñanzas de Jesús y los apóstoles, hemos de aceptar que este Salmo viene de David y que habla del Mesías. Más aun, mientras en otros salmos el rey humano está en primer plano y el lenguaje se extiende al Mesías, en este caso podemos decir que en primer plano es la referencia mesiánica y después se aplica al rey israelita. Es posible que David lo escribiera para la coronación de Salomón, como algunos sugieren.

Vale notar que el tono del Salmo es muy diferente de los cánticos del Siervo de Jehová en Isaías. Allí, el Mesías es un siervo sufriente; aquí es un rey victorioso. El NT muestra cómo las varias líneas de profecías mesiánicas convergen en la persona de Jesucristo.

Este Salmo contiene dos párrafos; el primero enfatiza la realeza del Mesías; el segundo destaca su real sacerdocio. Cada párrafo empieza con un oráculo o mensaje profético y es seguido por el comentario inspirado del salmista.

Mesías y rey

Jehová dijo Lit. es “Oráculo a mi señor”. Es una formula o expresión que se usa mucho en los profetas. Así, dice claramente que es una revelación de Dios.

A mi diestra es una metáfora que le atribuye al invitado la misma dignidad del que le invita. Estrado de tus pies tiene su base en una costumbre antigua en que el rey victorioso ponía sus pies sobre los vencidos. Relieves de Asiria muestran al rey sentado en un trono que está sostenido por cautivos. También se usa un lenguaje similar en las Cartas de Amarna. El Salmo 2 muestra semejanzas con este Salmo. Viendo los dos Salmos, uno capta que el Mesías que vendrá será hijo de David y a la vez su Señor, como Jesús mostró.

En los versículos 2 y 3 el salmista comenta el oráculo del versículo 1. Se nota que es un cuadro de lucha. El Mesías reinará, pero primero tiene que vencer a los enemigos. Domina… son palabras dirigidas por Jehová al rey; nos recuerdan de Apocalipsis 17:14.

El versículo 3 presenta dificultades de traducción. Las versiones varían mucho, pero la idea básica es bastante clara: el pueblo del Mesías se ofrece espontáneamente; los jóvenes en el ejército, en su vestimenta santa para la guerra, están a la disposición del rey; están listos en su vigor de juventud y numerosos como las gotitas del rocío. Vemos al Mesías como rey de un ejército de vencedores.

Mesías sacerdote

En el versículo 4 tenemos el segundo mensaje especial de Dios; después, los versículos 5-7 siguen comentándolo. Jehová juró. Si hay algo más fuerte que un oráculo divino es un juramento divino. Tú eres sacerdote para siempre… es citado mucho en el NT. Es una declaración sorprendente. Si es según el orden de Melquisedec no puede ser David. Algunos traducen diferente el versículo; quieren que Melquisedec indique un rey correcto o justo. Pero la traducción que tenemos es la más natural y conlleva el apoyo absoluto del NT. Los judíos antes de Jesús vieron aquí una profecía mesiánica. Se encuentra en los midrashim, pero más tarde, por causa de la polémica con los cristianos, muchos intérpretes judíos lo interpretaron diferente.

Los versículos 5-7 otra vez enfatizan la batalla y la victoria sobre los enemigos. En términos del NT hemos pasado de Hebreos a Apocalipsis (Kidner). El Señor está a tu mano derecha implica su apoyo. El cuadro nos recuerda los pasajes proféticos sobre el día de Jehová. Juzgará entre las naciones es un tema que se repite en varios pasajes mesiánicos del AT.

El versículo 7 parece extraño como terminación. Otra traducción posible pero menos probable es: “El que concede la sucesión lo pondrá en autoridad.” Algunos creen que se ha perdido una parte de la conclusión. Pero, otra vez, tenemos la figura de Dios como guerrero; aquí el rey victorioso pausa para refrescarse.

El uso del Salmo 110 en el Nuevo Testamento

Este es el Salmo más citado en el NT. Vimos que Jesús usó el versículo 1 para mostrar que el Mesías es mayor que el rey David. Los apóstoles siguieron las mismas pautas que Jesús les había enseñado en la interpretación del AT. Vieron que este Salmo era una profecía del Mesías. Este hecho no niega su referencia también al rey israelita; el Salmo tenía significado en su contexto para apoyar y exaltar a David o al rey davídico, quizá Salomón. Pero los mismos judíos entendieron su significado más allá del rey David; lo vieron como una referencia al Mesías. De otra manera las preguntas de Jesús no hubieran tenido sentido.

También el versículo 4 se usa mucho en el NT. Toda la exposición en Hebreos 4:14-7:28 se concentra en una explicación de Job 110:4. Para contestar lo que las palabras: Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec, significaban a los lectores originales del Salmo, el autor de Hebreos vuelve a Genesis 14:18-20, la experiencia de Abraham con Melquisedec. El autor de Hebreos combina citas de Job 2:7 y 110:4 para mostrar que Jesús fue hecho nuestro sumo sacerdote. Después vuelve varias veces a este versículo para mostrar la superioridad del sacerdocio de Cristo, para mostrar que el sacerdocio de Cristo es superior al de Aarón y que durará para siempre: Por esto también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, puesto que vive para siempre para interceder por ellos.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar