Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 111: El Señor, sus hechos y su palabra

Sal 111:1  ¡Aleluya! Daré gracias al SEÑOR con todo mi corazón, en la compañía de los rectos y en la congregación.

Este es un poema acróstico de 22 líneas, cada una de las cuales comienza con una letra sucesiva del alfabeto hebreo. Los versículos 9 y 10 contienen tres líneas cada uno, en tanto los otros versículos sólo constan de dos. En hebreo, cada una de las líneas tiene solamente tres palabras. Alabaré : Este es un salmo apropiado para el culto de la congregación , ya que se propone, como explícitamente dice, alabar a Dios por sus obras y su grandeza. A estos Salmos se les llama salmos de aleluyas. Aleluya significa «alabado sea el Señor» y expresa el tono de influencia edificante y optimista de estos cánticos. [private]

Sal 111:2  Grandes son las obras del SEÑOR, buscadas por todos los que se deleitan en ellas.

Sal 111:3  Esplendor y majestad es su obra, y su justicia permanece para siempre.

Sal 111:4  Ha hecho sus maravillas para ser recordadas; clemente y compasivo es el SEÑOR.

Sal 111:5  Ha dado alimento a los que le temen; recordará su pacto para siempre.

Alimento : Alude tanto al maná, el pan enviado por Dios para alimentar a Israel durante su peregrinación por el desierto, como a la cena de la Pascua.

Sal 111:6  Ha hecho conocer a su pueblo el poder de sus obras, al darle la heredad de las naciones.

Heredad : Una referencia a la tierra de Canaán entregada a Israel.

Sal 111:7  Las obras de sus manos son verdad y justicia, fieles todos sus preceptos.

Sal 111:8  Son afirmados para siempre jamás, ejecutados con fidelidad y rectitud.

Sal 111:9  El ha enviado redención a su pueblo, ha ordenado su pacto para siempre; santo y temible es su nombre.

Redención : Recuerda la redención de Israel de la esclavitud egipcia, y el pacto de que se habla es el ofrecido a Moisés en el monte Sinaí. La redención aquí representa la libertad que Dios le dio a los israelitas de Egipto y el futuro regreso de la cautividad en Babilonia. Redención significa recuperar a alguien o algo mediante el pago de un rescate. El pecado tenía cautiva a la humanidad, pero Jesús pagó el precio para librarnos: entregó su vida en sacrificio perfecto. Antes de que Jesús se ofreciera en sacrificio por el pecado, no se le permitía a la gente entrar en la presencia de Dios (el Lugar Santísimo). Ahora, todos los creyentes pueden acercarse al trono de Dios libremente mediante la oración y así tener la presencia del Espíritu Santo en sus vidas.

Sal 111:10  El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; su alabanza permanece para siempre.

La única forma de llegar a ser verdaderamente sabio es mediante el temor (reverencia) a Dios. Esta misma idea se expresa en Proverbios 1:7-9. Muy a menudo la gente quiere obviar este paso y piensa que puede alcanzar sabiduría solo por la experiencia que da la vida y el conocimiento académico. Pero si no se reconoce a Dios como la fuente de la sabiduría, no se pueden crear las bases para tomar decisiones sabias y estamos definitivamente perdidos cuando cometemos errores y tomamos decisiones necias.

Himno de alabanza por las obras de Dios.

Después de Aleluya, cada línea (en vez de cada estrofa) empieza con otra letra del alfabeto heb., en orden. Es claro que los Salmos 111 y 112 van juntos, pues siguen la misma forma acróstica y contienen paralelos de estructura. El Salmo 111 habla de las grandes obras de Dios y el 112 habla del hombre de Dios.

La decisión de dar gracias a Dios

El salmista empieza alabando a Dios; aleluya significa “alabad a Jehová”. Alaba agradeciendo y exaltando a Dios por su bondad constante manifiesta en sus obras. Reunión y congregación son paralelas, pero la primera enfatiza la comunión en un círculo de amigos; la segunda enfatiza la unidad de todo el pueblo de Dios. El salmista nos insta a hablar, en la congregación de creyentes, lo que Dios ha hecho en nuestra vida. Es claro que esto debe hacerse de manera que glorifique a Dios y no al que testifica. Con todo mi corazón, de nuevo recalca la importancia de la adoración sincera y con amor verdadero a Dios.

Las obras de Dios son constantes y maravillosas

El salmista usa varios sinómimos de “obras”. Aquí ma?asim  puede referirse a lo que Dios creó. Con la ciencia moderna y los telescopios sofisticados, entendemos cada vez más qué grande es la creación de Dios. Buscadas incluye la investigación. Muchos investigan el universo con el propósito de entender el origen del ser humano. El propósito del creyente es más bien entender cómo funciona lo que Dios creó, comprender su grandeza y glorificarlo a él. La investigación científica, con propósito correcto, ciertamente es bendecida por Dios; a la vez, el investigador debe recordar el versículo 10.

Su obra en el versículo 3 conlleva la idea de actos providenciales. Realmente la obra de Dios en la vida de cada uno de sus hijos es gloriosa y hermosa, y siempre se hace con justicia. Cuando las cosas no andan bien, es fácil pensar que Dios ha sido injusto con uno; pero el salmista sabe que Dios siempre hace lo correcto. Para siempre o eternamente se repiten a través del Salmo. Se destaca la permanencia del amor y cuidado de Dios.

Sus maravillas es un vocablo que se usa mucho para los milagros del éxodo. Dios hizo memorables, es decir hizo recordar sus grandes obras. ¿Cómo lo hizo? A través de su Palabra y a través de su pueblo. Estos grandes hechos no son solamente justos, sino también clementes y misericordiosos. En las grandes fiestas Israel recordaba estos hechos.

Da alimento. Dios siempre provee para las necesidades básicas de sus hijos. De nuevo se recalca que las promesas de Dios en el pacto son para siempre. El pacto es un hilo importantísimo a través de toda la Biblia.

Todo lo del éxodo, el desierto y la conquista manifestaron el poder de Dios. Dios desea mostrar su poder en y a través de su pueblo.

Las obras de Dios son justas y permanentes

Verdad… fieles… ordenanzas indican que las obras de Dios concuerdan con su palabra. Ordenanzas se refiere a las leyes del Pentateuco y por implicación a toda su revelación.

El salmista enfatiza con repetición cuán confiable es Dios, tanto en sus obras como en sus ordenanzas. El que cree lo que dice el salmista aquí, no puede menos que confiar toda su vida a Dios.

En este contexto de verdad y rectitud Dios envió su redención. El lenguaje tiene que ver con el éxodo, pero se usa para todo el plan redentor de Dios. En perdonar nuestros pecados y cancelar nuestra condenación. Dios no violó su justicia; en la cruz se juntan su justicia y su misericordia. En el versículo 9 se combinan todos estos conceptos de redención, la permanencia de su pacto, su santidad y su grandeza. Temible se refiere a un temor reverente no a un miedo negativo. En Lucas 1:49 y 68 se ve la influencia de este versículo.

Pensando en la redención y el pacto, el salmista habla de la vida cotidiana del creyente. El temor de Jehová es un estilo de vida basado en el señorío de Dios; es vivir según sus principios y en dependencia de él. En este caminar con Dios, el creyente experimenta las maravillosas obras de Dios en su propia vida y vuelve a dar gracias el la congregación de los rectos. Así el loor de Dios permanece para siempre.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar