Logo

Salmo 148: Alabanza de la creación

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Himno de alabanza desde cielo y tierra

El Salmo presenta una congregación impresionante de adoradores. En el Salmo 146, el individuo alaba a Dios; en el 147, el pueblo alaba; en éste toda la creación le alaba. El salmista empieza arriba en los cielos y desciende a la tierra. La LXX lo incluye en su agregado a Daniel 3. El Salmo termina con la alabanza del pueblo de Dios. Si la iglesia glorifica a Dios, la meta final que toda criatura le glorifique se alcanzará.

Lista celestial de adoradores

El Salmo empieza y termina con ¡Aleluya! El imperativo Alabad se repite siete veces. La alabanza llega a Dios desde los cielos. La grandeza de Dios también es maravillosa para los seres en los cielos. La adoración es el servicio que toda la esfera celestial debe a Dios. Aunque son poderosos, no hemos de adorar a los ángeles ni verlos como determinantes del destino; son coadoradores.

Sus ejércitos puede referirse a ángeles o estrellas; puesto que se mencionan estrellas en el versículo 3, aquí el salmista está pensando en los ángeles. Debe haber muchísimos de ellos.

En el versículo 3 el sol, la luna y las estrellas adoran a Dios. Ahora sabemos que existen millones de estrellas en cada galaxia y existen millones de galaxias. ¡Qué sinfonía de alabanza sube a Dios desde los cielos!

En el versículo 4 la alabanza no sólo llega desde los cielos; los mismos cielos adoran. Cielos de los cielos habla de las esferas más elevadas. Ahora hablamos de esferas casi no imaginables; “nebulosas como motitas de polvo en las placas fotográficas,” lo parafrasea Cardenal, el poeta.

Por qué lo alaban

El mandó, con sólo su mandato fueron creados. Todos estos seres y estrellas deben su existencia a Dios. El los creó y los estableció, por eso tienen seguridad, por eso adoran a Dios. ¡Cuánto más deben hacerlo todos los “pequeños” seres humanos!

Lista terrenal de adoradores

Desde la tierra es paralelo con el versículo 1. El salmista desciende al planeta tierra para enumerar los adoradores. Grandes animales acuáticos (taninim normalmente se refiere a monstruos marinos que en la literatura cananea son antidioses. En la Biblia no tienen significado mitológico sino simbolizan el caos, o enemigos humanos o espirituales de Dios. Aquí no son antidioses; Dios los creó y le adoran. ¿Cómo glorifican a Dios? Por ser sujetos a él y ocupar el lugar donde él los puso, cumpliendo las funciones que Dios les asignó.

En el versículo 8, los elementos como fuego y nieve alaban a Dios. Cuando los vemos, también hemos de glorificarle. Los montes y árboles también alaban a Dios, y ciertamente al contemplarlos en sus escenas “naturales” nos impulsa a glorificar al Creador.

Después de hablar de toda la creación, incluyendo los animales, el salmista llega a los seres humanos. Desde los reyes hasta los niños, también deben adorar a Dios. La alabanza a Dios une toda la creación, y lo que más puede unir a toda la humanidad es la adoración al Dios verdadero.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR