Logo

Salmo 42: Anhelo por la presencia de Dios

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

El versículo 5 es el estribillo que se repite en 42:11 y 43:5. El salmista dialoga consigo mismo; reflexiona sobre su experiencia ahora, sus experiencias en el pasado y en la revelación de Dios. He aquí el secreto de crecimiento en la vida con Dios; todo creyente debe hacer lo mismo. Tal reflexión produjo dos resultados:

1) la confianza y la decisión de esperar en Dios: su fe creció; y
2) la reafirmación de su relación personal con Dios.

Abandono de Dios y burla de los enemigos

El salmista sigue lamentando su condición deplorable. Abatida traduce una palabra que significa “sentarse en el suelo como de luto”. La ubicación geográfica es al este del Jordán; no se conoce un monte Mizar. No sabemos a qué situación histórica se refiere (¿tiempo de Absalón, o el de 2 de Reyes14:14?) pero el Salmo es apto para cualquier creyente cuando se siente alejado de la comunión con Dios.

En medio de su congoja el salmista recuerda y afirma la misericordia de Dios y que él nos cuida de día y de noche. El versículo 9 exhibe su fe en Dios y a la vez sus preguntas. ¿Por qué está sólo, sin la manifestación de la presencia y el poder de Dios? El versículo 10 puede indicar que está enfermo también. Cuando uno está enfermo o le va mal y no recibe la respuesta de Dios, los enemigos se aprovechan para burlarse de él.

Se repite el mismo estribillo del versículo 5; esta vez con más intensidad. La misma reflexión sobre su dilema y su experiencia anterior con Dios le hace reafirmar su confianza en la respuesta de Dios.

La adoración 2 de Reyes 42:6-11 La adoración de Dios encontraba la respuesta natural en la alabanza jubilosa, relacionada con la santidad de Dios y expresada a través del canto y la música, que adquirieron especial relevancia en los tiempos de David y Salomón.

Entre los instrumentos musicales mencionados en relación con la alabanza a Dios, aparecen: panderos y arpas, liras, trompetas, matracas, cuernos, flautas y címbalos.

Temas fundamentales en la alabanza de Dios eran su amor, su poder, su justicia, su santidad, su misericordia, su gracia, su palabra.

El culto era un acto alegre y la atmósfera festiva del templo se recoge en este Salmo, que habla de la “multitud gozosa, canto y gritos de alabanza a Dios”, expresada por medio de oraciones, sacrificios y ofrendas.

Tres temas de la alabanza a Dios

Dios es infinito
Dios es bueno
Dios es amor

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR