Logo

Salmo 99: Jehová, rey sobre todo, es santo

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Salmo 99:1  El SEÑOR reina, estremézcanse los pueblos; sentado está sobre los querubines, tiemble la tierra.

Este himno, dedicado a exaltar la santidad de Dios, tiene tres estrofas, cada una de las cuales termina declarando que Jehová es santo. Querubines son ángeles poderosos que comprenden uno de los varios rangos que estos poseen

Salmo 99:2  El SEÑOR es grande en Sion, y exaltado sobre todos los pueblos.

Él está sentado : Dios habló a Moisés y a los sacerdotes desde el propiciatorio, encima del arca del pacto, que estaba situado entre los querubines

Salmo 99:3  Alaben tu nombre grande y temible; El es santo.

Todos deben reverenciar el grande y admirable nombre de Dios debido a que simboliza su naturaleza, persona y reputación. Sin embargo, el nombre de Dios se ha usado tan a menudo en conversaciones vulgares, que hemos perdido de vista su santidad. Cuán fácil es, en la vida diaria, tratar a Dios a la ligera. Si lo llama su Padre, viva de acuerdo con la dignidad del nombre de la familia. Reverencie el nombre de Dios tanto en sus palabras como en su vida.

Salmo 99:4  El poder del rey ama la justicia; tú has establecido la equidad; has hecho juicio y justicia en Jacob.

Salmo 99:5  Exaltad al SEÑOR nuestro Dios, y postraos ante el estrado de sus pies; El es santo.

Postraos, shachah: Postrarse, inclinarse; postrarse ante alguien como un acto de sumisión o reverencia; adorar; postrarse cuando se le rinde homenaje a Dios. El significado primario es «rebajarse». En esta referencia shachah contrasta con exaltación: exaltar al Señor (elevarlo) y adorar (postrarse ante su presencia). La santidad de Dios es terriblemente aterradora para los pecadores, pero un consuelo maravilloso para los creyentes. Dios es perfecto en moral y está separado de la gente y del pecado. No tiene debilidades ni defectos. Para los pecadores, esto es aterrador debido a que todas sus deficiencias y maldades están al descubierto con la luz de su santidad. Dios no puede tolerar, pasar por alto, ni disculpar al pecado. Para los creyentes, la santidad de Dios les consuela porque, cuando lo adoramos, salimos del lodo del pecado. En la medida que creemos en El, somos santificados.

Salmo 99:6  Moisés y Aarón estaban entre sus sacerdotes, y Samuel entre los que invocaron su nombre; ellos clamaron al SEÑOR, y El les respondió.

La Biblia narra varios ejemplos donde Moisés, Aarón y Samuel clamaron por la ayuda de Dios

Salmo 99:7  Les habló en la columna de nube; guardaron sus testimonios, y el estatuto que El les dio.

Salmo 99:8  Oh SEÑOR, Dios nuestro, tú les respondiste; fuiste para ellos un Dios perdonador, mas también vengador de sus malas obras.

Aunque Dios perdona , el pecado deja secuelas, para que los seres humanos no olviden qué ofensivo es éste para Dios y qué dañino para la humanidad

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR