Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 100: El pueblo de Dios en presencia de Dios

Salmo 100:1  Salmo de acción de gracias. Aclamad con júbilo al SEÑOR, toda la tierra.

Esta joya poética ofrece una clave para alcanzar éxito en la vida espiritual: entrar en la presencia de Dios con alabanzas, las cuales incluyen los cánticos, la alegría y la acción de gracias.

Salmo 100:2  Servid al SEÑOR con alegría; venid ante El con cánticos de júbilo.

Servid, abad: Trabajar para algo, servir, laborar para alguien; ser un siervo; adorar. De esta raíz verbal proviene ebed  «siervo, esclavo o obrero». Un «siervo», generalmente, es alguien que actúa bajo la dirección de un superior. La aplicación más significativa de este término la encontramos en el título mesiánico «Siervo de Jehová» de Isaías. Abad forma parte de varios nombres, entre los cuales están Obed-Edom («Siervo de Edom»), Abed-Nego («Siervo de Nego») y Abdías («Siervo de Jehová»). El Salmo 35:27  ilustra cuánto nos estima Dios y cuán bondadosamente está dispuesto para con sus siervos. En contraste con los amos y señores humanos, Dios se preocupa profundamente por el bienestar de cada uno de sus siervos.

Salmo 100:3  Sabed que El, el SEÑOR, es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;  pueblo suyo somos  y ovejas de su prado.

Y no nosotros a nosotros mismos : «Suyos somos». «No» y «suyo» suenan parecido en hebreo. Dios es nuestro Creador y no nosotros. Mucha gente vive como si fuera el creador y el centro de su pequeño mundo. Esta mentalidad los lleva a una ávida ambición y, si se les quita todo, a perder toda esperanza. Sin embargo, cuando nos damos cuenta de que Dios nos creó y nos da todo lo que tenemos, queremos dar a otros conforme Dios nos ha dado. Entonces, si todo se pierde, seguiremos teniendo a Dios y todo lo que El nos da.

Salmo 100:4  Entrad por sus puertas con acción de gracias, y a sus atrios con alabanza. Dadle gracias, bendecid su nombre.

Alabanza, tehillah (o el plural tehillim: Una celebración, la exaltación de alguien digno de enaltecimiento; la alabanza o exaltación de Dios; cantos de admiración o alabanza. El sustantivo tehillah viene del verbo halal  que significa «alabar, celebrar y enaltecer». El título hebreo del Libro de los Salmos es Tehillim  el cual literalmente significa Libro de Alabanzas. El Libro de los Salmos era en realidad el Salterio o himnario, utilizado en los actos de adoración del templo de Jerusalén. Este se prestaba tanto para la oración como para la recitación, pero fue diseñado especialmente para el cántico, ya que los salmos son el vehículo para que ávidos corazones expresen sus alabanzas al Santo de Israel.

Entrar de forma arrogante a los atrios del Rey del universo es algo inapropiado. Solo Dios es digno de alabanza. ¿Cuál es su actitud hacia la adoración? ¿Va con gozo ante la presencia de Dios o lo hace mecánicamente o de mala gana? Este salmo nos dice que recordemos la bondad de Dios y su fidelidad, ¡y luego lo adoremos con acción de gracias y alabanza!

Salmo 100:5  Porque el SEÑOR es bueno; para siempre es su misericordia, y su fidelidad por todas las generaciones.

Porque : El llamado a adorar al Señor se basa en estas tres importantes razones.

Un himno sublime de adoracion

El Salmo 100 es como una doxología al final de la cadena de salmos de alabanza a Jehová como rey; nótese la semejanza con el Salmo 95. También, en los Salmos 91-100, se notan paralelos con temas y lenguaje de la segunda parte de Isaías.

El Salmo 100 usa una abundancia de vocablos de regocijo para destacar el canto de gozo que caracteriza la adoración genuina a Dios.

1) Cantad alegres (rua), es un vocablo que se usa para expresar un grito de victoria (o a veces de angustia). Quiere decir “proclamar con fuerte voz”.
2) Alegría (simjah), es una palabra muy usada para expresar gozo y alegría.
3) Con regocijo (rinanah), es “gritar de gozo”. Se usa en contextos de celebración y regocijo.
4) Acción de gracias (todah), viene de una raíz que significa “alabanza” o “confesión”. Aparecen las dos traducciones: acción de gracias o alabanza. Está implícito dar gracias por lo que Dios ha hecho, pero es mucho más que agradecimiento; incluye la alabanza espontánea, el aspecto público y la exaltación de Dios. No es tanto “yo te doy gracias”, sino “Tú has hecho esto”.
5) Alabanza (tehillah), habla de un acto de adoración pública.
6) Dadle gracias (yadah), es la misma raíz que todah. El verbo halal  (raíz de tehillah) habla de una reacción a la belleza de algo o a la forma de ser de una persona; es la esencia de la adoración (haleluJah es “Aleluya”=“adorad a Jehová”). El verbo yadah habla de la reacción a lo que hace uno; es la esencia de la alabanza.
7) Bendecid (baraj), en este contexto, es “adorar con rodilla doblada”. Con estas siete palabras el salmista resalta la experiencia gozosa que es adorar a Dios y deleitarse en su presencia junto con los hermanos en la fe.

Un himno sublime

Se usan varios imperativos: cantad, servid, venid, reconoced, entrad y dadle. Sabemos la importancia de adorar, pero hace falta un llamado a adorar más; la adoración normalmente se hace con cántico.

Los salmos están llenos de pasión misionera. El deseo es que los habitantes de toda la tierra conozcan y adoren a Dios. Si Dios es Dios de toda la tierra, entonces todos sus habitantes deben adorarle.

Servid… venid las dos partes paralelas del versículo indican que el adorar a Dios es servicio; también la adoración verdadera motiva al adorador a servirle y compartir con otros. Todo el Salmo es alegre; la alabanza es alegre; servir a Dios es un privilegio que da gozo. Ante su presencia es más que el santuario, pues la presencia de Dios se conoce en especial cuando los creyentes adoran a Dios juntos.

Reconoced. La mente está involucrada; lo que uno sabe y cree es importante. Saber quien es Dios da base firme para la adoración. El nos hizo, la creación, implica que nos hizo con un propósito, que él es nuestro dueño y dependemos de él. Y no nosotros… traduce el texto heb.; pero el qere, lo que los escribas sugirieron era “y somos suyos”. Las dos frases caben bien en el contexto y son verdad. El hecho de pertenecer a él nos da consuelo y también responsabilidad.

Entrad…. Esta segunda estrofa podría haber sido cantada por un coro de sacerdotes, invitando a la gente al culto de adoración. Nos habla también del gran privilegio de entrar en la presencia de Dios dondequiera que estemos, pues en el Nuevo Pacto podemos tener plena confianza para entrar al lugar santísimo por la sangre de Jesús.

Bendecid su nombre. Generalmente pensamos que es Dios quien bendice al ser humano. Pero nosotros también podemos alegrar a Dios; así por nuestros actos y nuestra adoración queremos agradarle y honrarlo.

El último versículo sigue con la nota de gozo y alegría porque Jehová es bueno para con nosotros; nos ha mostrado amor y bondad. ¡Qué confianza nos da saber que su misericordia (jesed) y su fidelidad no son pasajeras, nunca decaen y nuevas son cada mañana!

Las  maravillas de Dios

1.     Creación: Habitantes de toda la tierra
2.     Alianza: Servid a Jehová con alegría
3.     Pastorear: Pueblo suyo somos
4.     Adoración: Entrad por sus puertas con acción de gracias
5.     Fidelidad: Para siempre es su misericordia

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar