Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

2 de Reyes 12: Reinado de Joás de Judá

2 de Reyes 12:1 Reinado de Joás de Judá (2 Cr 24.1-27) En el séptimo año de Jehú comenzó a reinar Joás y reinó cuarenta años en Jerusalén. El nombre de su madre era Sibia, de Beerseba.

Mientras Joás era menor de edad (11.21 dice que sólo tenía 7 años cuando comenzó a reinar), parece que el sacerdote Joiada actuó como regente. Bajo su influencia, tuvo lugar un gran avivamiento religioso y el templo fue reparado.

Joás no hizo suficiente para quitar el pecado de la nación, pero realizó muchas cosas correctas y buenas. Cuando no estemos seguros de que hayamos hecho lo suficiente para corregir nuestras acciones, podemos preguntarnos:

(1) ¿La Biblia prohíbe expresamente esta acción?

(2) ¿Esta acción me aleja de amar, adorar o servir a Dios?

(3) ¿Me convierte en su esclavo?

(4) ¿Hace que salga de mí lo mejor, lógicamente con el propósito de Dios?

(5) ¿Beneficia a otros creyentes?

2 de Reyes 12:2 Joás hizo lo recto ante los ojos de Jehová todo el tiempo que lo dirigió el sacerdote Joiada.[a]

Tras la muerte de Joiada, Joás se apartó del Señor y aun permitió las prácticas idólatras en Judá. Joás siguió el consejo de ciertos oficiales reales y como resultado le dio la espalda a Dios. Dios envió profetas para alertar al pueblo. Cuando Zacarías (hijo del sumo sacerdote Joiada) se hizo eco de la advertencia profética, fue apedreado por orden de Joás, hasta la muerte, en el patio del templo.

2 de Reyes 12:3 Con todo, los lugares altos no se quitaron, porque el pueblo aún sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos.

Los israelitas sólo podían ofrecer sacrificios a Dios en áreas designadas bajo la supervisión de los sacerdotes y no en cualquier parte. El ofrecer sacrificios en los lugares altos era copiar las costumbres paganas y alentar a que otras prácticas paganas entraran en su culto. Al combinar estas prácticas, el pueblo estaba diseñando su propia religión, y esto lo alejaría de Dios.

2 de Reyes 12:4 Joás dijo a los sacerdotes: «Todo el dinero consagrado que se acostumbra traer a la casa de Jehová, el dinero del rescate de cada persona, según está estipulado, y todo el dinero que cada uno de su propia voluntad trae a la casa de Jehová,[b]

2 de Reyes 12:5 que lo reciban los sacerdotes, cada uno de manos de sus familiares, y con él reparen los portillos del Templo dondequiera que se hallen grietas».

El templo necesitaba reparación porque había sido dañado y olvidado por los malvados líderes anteriores, especialmente por la reina Atalía. El templo tenía que ser un lugar santo, apartado para la adoración a Dios. Gracias al programa de recaudación de fondos de Joás, el templo pudo ser restaurado. Se limpió el polvo y la mugre que se habían acumulado dentro del templo a través de los años, las juntas fueron reparadas usando mortero, se retiraron los ídolos paganos y otras huellas de idolatría, y se pulió el oro y el bronce. La condición de abandono en que se encontraba el templo revela cuán lejos se apartó el pueblo de Dios.

2 de Reyes 12:6 Pero en el año veintitrés del rey Joás aún no habían reparado los sacerdotes las grietas del Templo.

2 de Reyes 12:7 Llamó entonces el rey Joás al sumo sacerdote Joiada y a los demás sacerdotes y les dijo: «¿Por qué no reparáis las grietas del Templo? De ahora en adelante, pues, no toméis más el dinero de vuestros familiares, sino dadlo para reparar las grietas del Templo».

2 de Reyes 12:8 Los sacerdotes consintieron en no tomar más dinero del pueblo, ni tener a su cargo reparar las grietas del Templo.[c]

2 de Reyes 12:9 Pero el sumo sacerdote Joiada tomó un cofre e hizo en la tapa un agujero, lo puso junto al altar, a la mano derecha conforme se entra en el templo de Jehová, y los sacerdotes que guardaban la puerta ponían allí todo el dinero que se traía a la casa de Jehová.

altar, mizbeach: Altar, lugar de sacrificio. La raíz de mizbeach es zabach y significa «matar, sacrificar, ofrecer un animal». La palabra mizbeach aparece más de 400 veces. Los altares tuvieron gran importancia en las vidas de Noé y los tres patriarcas. En el sistema levítico y en el templo de Salomón, el altar constituía el centro de actividad diaria, sin el cual el resto del culto israelita no podía celebrarse. El «altar del sacrificio» también representaba algo crucial en la revelación divina de la verdadera adoración en momentos alegres, tales como las fiestas.

2 de Reyes 12:10 Cuando veían que había mucho dinero en el cofre, venía el secretario del rey y el Sumo sacerdote, contaban el dinero que hallaban en el templo de Jehová y lo guardaban.

2 de Reyes 12:11 Entregaban el dinero suficiente a los que hacían la obra y a los que tenían a su cargo la casa de Jehová. Ellos lo gastaban en pagar a los carpinteros y maestros que reparaban la casa de Jehová,

2 de Reyes 12:12 y a los albañiles y canteros; y en comprar la madera y la piedra de cantería para reparar las grietas de la casa de Jehová, y en todo lo que se gastaba en la Casa para repararla.

2 de Reyes 12:13 Pero de aquel dinero que se traía a la casa de Jehová, no se hacían tazas de plata, ni despabiladeras, ni jofainas, ni trompetas, ni ningún otro utensilio de oro ni de plata para el templo de Jehová,[d]

2 de Reyes 12:14 pues lo daban a los que hacían la obra, y con él reparaban la casa de Jehová.

2 de Reyes 12:15 No se le pedía cuentas a los hombres en cuyas manos el dinero era entregado, para que ellos lo dieran a los que hacían la obra, porque ellos lo hacían fielmente.[e]

Qué contraste entre los trabajadores del edificio que no necesitaban que se les rindiera cuenta del dinero utilizado, y los sacerdotes a los que no se les podía confiar el dinero para manejar esos fondos lo suficientemente bien como para separar algo para el templo. Como hombres entrenados de Dios, los levitas debían ser responsables y atentos. Después de todo, el templo era su trabajo y responsabilidad. Aun cuando los sacerdotes no eran deshonestos, no tuvieron el compromiso ni la energía necesarios para terminar la obra. Algunas veces la gente secular devota lleva a cabo mejor la obra de Dios. No permita que su falta de entrenamiento o posición lo detengan para contribuir al Reino de Dios. Se requiere la energía de todos para llevar a cabo la obra de Dios.

2 de Reyes 12:16 El dinero por el pecado y el dinero por la culpa no se llevaba a la casa de Jehová, porque era de los sacerdotes.

2 de Reyes 12:17 Por ese entonces subió Hazael,[f] rey de Siria, peleó contra Gat y la tomó. Luego Hazael se propuso subir contra Jerusalén,

A causa de los errores cometidos en los últimos años de Joás, Dios permitió a las fuerzas de Hazael asaltar Jerusalén. Trágicamente, Joás entregó algunos de los tesoros y objetos de valor del templo como rescate, a fin de que Hazael retirara sus tropas.

2 de Reyes 12:18 por lo que Joás, rey de Judá, tomó todas las ofrendas que habían dedicado sus antepasados Josafat, Joram y Ocozías, reyes de Judá, y las que él mismo había dedicado, y todo el oro que se halló en los tesoros de la casa de Jehová y en la casa del rey, y lo envió a Hazael, rey de Siria, el cual se retiró de Jerusalén.

2 de Reyes 12:19 Los demás hechos de Joás y todo lo que hizo, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?

2 de Reyes 12:20 Sus siervos se levantaron, tramaron una conjura y mataron a Joás en la casa de Milo, cuando descendía a Sila.

Hay discrepancias entre este versículo y el relato paralelo de 2 de Crónicas 24:25-26. El primer conspirador es identificado aquí como Josacar , mientras en 2 de Crónicas 24:26 se le llama Zabad. El nombre en 2 Crónicas debe haber sido Zacar, la forma abreviada de Josacar, pero fue erróneamente copiado. Esto no resulta extraño, porque las letras hebreas con que se escriben esos nombres se parecen mucho.

Otra discrepancia es que al padre de Jozabad se le identifica aquí como Somer, pero en 2 de Cronicas 24:26 como Simrit. Aparentemente, el copista escribió incorrectamente el nombre Simrit, que es la contrapartida femenina del masculino Somer.

Una tercera variante en estos dos relatos es que aquí mataron a Joás en la casa de Milo , en tanto, según 2 de Cronicas 24:25, lo mataron en su cama. En este caso, el relato de 2 de Crónicas 24 sirve de complemento a éste, al aclarar que Joás fue muerto en la casa de Milo mientras dormía. Una última discrepancia es que aquí Joás es sepultado con sus padres en la ciudad de David , mientras 2 de Cronicas 24:25 dice que no lo enterraron en la tumba de los reyes, lo cual aclara que si bien se sepultó a Joás con sus padres, ello no ocurrió en la tumba de los reyes.

Las razones del complot de los oficiales en contra de Joás se enumeran en 2 de Cronicas 24:17-26. Joás había comenzado a adorar ídolos, había matado al profeta Zacarías, y había sido conquistado por los sirios. Cuando Joás se alejó de Dios, su vida comenzó a desmoronarse. Los oficiales de Joás no lo mataron porque se habría alejado de Dios, lo mataron porque su reino ahora estaba fuera de control. Al final se convirtió en un hombre malvado y los malvados lo mataron.

2 de Reyes 12:21 Así pues, sus siervos Josacar hijo de Simeat, y Jozabad hijo de Somer, lo hirieron y murió. Lo sepultaron con sus padres en la ciudad de David. En su lugar reinó Amasías, su hijo.[g]

2 de Cronicas 24:25 dice que no lo enterraron en la tumba de los reyes, lo cual aclara que si bien se sepultó a Joás con sus padres, ello no ocurrió en la tumba de los reyes.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar