Logo

Isaías 48: La Liberación de Israel

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Isaías 48:11 Por amor mío, por amor mío, lo haré, porque ¿cómo podría ser profanado mi nombre? Mi gloria, pues, no la daré a otro.

Isaías 48:12 Oyeme, Jacob, Israel a quien llamé: Yo soy, yo soy el primero y también soy el último.

Dios habla nuevamente a Israel , confirmando su selección de Ciro.

Isaías 48:13 Ciertamente mi mano fundó la tierra, y mi diestra extendió los cielos; cuando los llamo, comparecen juntos.

Isaías 48:14 Congregaos, todos vosotros, y escuchad. ¿Quién de entre ellos ha declarado estas cosas? El Señor lo ama; él ejecutará su voluntad en Babilonia, y su brazo será contra los caldeos.

«Aquel a quien Jehová amó» se refiere a Ciro y esto sin duda estremeció a su audiencia. ¿Cómo podía amar el Señor a un rey pagano, un enemigo? Pero era Ciro al que Dios utilizaría para liberar a su pueblo del cautiverio en Babilonia. La misión de Ciro era liberar a Israel al conquistar Babilonia, luego decretar que todos los judíos podían regresar a su tierra natal. ¿Quién sino un profeta podía narrar una historia tan increíble pero verdadera casi doscientos años antes de que sucediera?

Isaías 48:15 Yo, yo he hablado, en verdad lo he llamado, lo he traído; y su camino prosperará.

Isaías 48:16 Acercaos a mí, escuchad esto: Desde el principio no he hablado en secreto, desde el momento en que sucedió, allí estaba yo. Y ahora me ha enviado el Señor Dios, y su Espíritu.

Jehová el Señor , y su Espíritu: Me envió : Esta frase se ha debatido mucho. La mayoría de los especialistas creen que se refiere a Ciro, reafirmando que Dios es quien lo sostiene. Otros ven en ello una proclamación divina de que la Trinidad obra a través de Ciro.

Isaías 48:17 Así dice el Señor, tu Redentor, el Santo de Israel: Yo soy el Señor tu Dios, que te enseña para tu beneficio, que te conduce por el camino en que debes andar.

enseña, lamad: Instruir, entrenar, punzar, estimular, hacer que alguien aprenda. El origen de este verbo podría estar relacionado con el aguijoneo del ganado. De forma similar, la enseñanza y el aprendizaje se logran a través de una variedad de estímulos, mediante eventos, técnicas o lecciones inolvidables. De lamad viene talmid melammed y Talmud que respectivamente quieren decir: «erudito», «estudiante» y el «Libro del aprendizaje rabínico».

Isaías 48:18 ¡Si tan sólo hubieras atendido a mis mandamientos! Entonces habría sido tu paz como un río, y tu justicia como las olas del mar.

Oh , si hubieras atendido a mis mandamientos : Dios había prometido consuelo y paz a Israel (el tema de los capítulos 40-60), pero su pueblo insistía en desobedecer. Si hubiesen obedecido, habrían sido liberados de Babilonia.

Como un padre amoroso, Dios nos enseña y dirige. Debemos escucharlo, porque recibimos paz y justicia cuando obedecemos su Palabra. Negarnos a prestar atención a los mandatos de Dios invita al castigo y amenaza esa paz y justicia.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR