Logo

Jeremías 27: La señal de los yugos

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Jeremías 27:1  Al principio del reinado de Sedequías, hijo de Josías, rey de Judá, vino esta palabra de parte del  Señor a Jeremías, diciendo:

El mensaje de Jeremías a las demás naciones y al rey Sedequías era someterse al yugo del rey de Babilonia, porque sus países habían sido puestos en manos de Nabucodonosor, y cualquier rebelión era contraria a la voluntad de Dios. Jeremías también se dirige al pueblo y declara que los profetas que proclamaran otro mensaje estarían mintiendo; Dios no los había enviado.

En el principio del reinado de Joacim. Pero el versículo 3 menciona a Sedequías, el que más tarde sería rey. Quizás se refiera al 593 a.C.

Corría el año 593 a.C. y Nabucodonosor ya había invadido Judá en una ocasión y se había llevado muchos cautivos. Jeremías se puso un yugo (un marco de madera utilizado para atar a una pareja de animales al arado) como símbolo de servidumbre. Esta era una lección objetiva en la que le decía al pueblo que debía colocarse bajo el yugo de Babilonia o lo destruirían.

Jeremías 27:2  Así me ha dicho el  Señor: Hazte coyundas y yugos y póntelos al cuello,

Coyundas y yugos : El yugo era también símbolo de sumisión política.

Jeremías 27:3  y envía palabra al rey de Edom, al rey de Moab, al rey de los hijos de Amón, al rey de Tiro y al rey de Sidón por medio de los mensajeros que vienen a Jerusalén a ver a Sedequías, rey de Judá.

Las naciones mencionadas aquí son vecinas de Judá: Edom , Moab , y Amón , al sur y al este. Tiro y Sidón al norte. La rebelión era probablemente el tema que se discutía.

Jeremías 27:4  Y ordénales que digan a sus  Señores: «Así dice el  Señor de los ejércitos, el Dios de Israel, así diréis a vuestros  Señores:

Jeremías 27:5  ‹Yo hice la tierra, los hombres y los animales que están sobre la faz de la tierra con mi gran poder y con mi brazo extendido, y la doy a quien me place.

Dios castigó al pueblo de Judá de una manera poco usual, al designar como su representante a un gobernante extranjero y pecador. Dios no utilizó a Nabucodonosor para proclamar su Palabra, sino para cumplir la promesa de juicio por el pecado. Debido a que Dios controla todos los acontecimientos, usa a quien desea. Dios puede utilizar a gente o circunstancias inesperadas para corregirlo a usted. Esté listo para aceptar estos instrumentos o circunstancias inusuales para mejorar.

Jeremías 27:6  ‹Y ahora yo he puesto todas estas tierras en manos de mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia, siervo mío, y también las bestias del campo le he dado para que le sirvan.

Jeremías 27:7  ‹Y todas las naciones le servirán a él, a su hijo, y al hijo de su hijo, hasta que llegue también la hora a su propia tierra; entonces muchas naciones y grandes reyes lo harán su siervo.

Se le promete la primacía durante tres generaciones; luego llegaría el fin de Babilonia.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR