Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Nehemías 13: Reformas de Nehemías

Pasos para enfrentarse al pecado Muchas veces el pecado es colectivo. Debemos enfrentarnos a ese tipo de pecado unidos y creer que Dios es fiel en su promesa de perdonarlo.

Permite la confesión pública de los pecados colectivos si es necesario.

Enseña y cree que Dios es misericordioso y perdona los pecados de que nos arrepentimos.

Lecciones para líderes Los líderes tienen que asegurar el bienestar de la iglesia. Deben dirigir de tal manera que cada uno lleve sobre sus hombros una parte proporcional del trabajo y que ninguno ponga sus intereses por encima de los demás. Los líderes son siervos, proveen ejemplos de obediencia y diligencia al pueblo de Dios. Sólo a aquellos que viven de esa manera se les deben entregar responsabilidades de liderazgo.

Líderes, señalad y rechazad a aquellos que, valiéndose de su posición privilegiada, se niegan a servir.

Líderes, reprobad a aquellos que ignoran el bienestar de otros, persiguiendo en cambio su propio bienestar. Defend la causa de los pobres y necesitados.

Líderes, no os coloquéis por encima de los demás.

Líderes, honrad a los hombres íntegros que temen al Señor. Encargadles responsabilidades de liderazgo.

Líder, comprended y enseñad que vivir rectamente significa obedecer la Palabra de Dios, tal como se revela en la Escritura.

Claves para una vida generosa Es fundamental ser generosos para con la obra de Dios, haciendo del cuidado de sus siervos algo prioritario.

Asegúrate que los siervos de Dios reciben las atenciones necesarias. Evita cualquier tendencia a desdeñar la obra del Señor en aras de perseguir intereses personales o ambiciones egoístas.

Orientaciones para obtener la victoria La victoria espiritual se obtiene confiando en que Dios pelea por nosotros. Podemos ignorar los insultos de aquellos que se nos oponen y confiar en Dios para alcanzar el triunfo.

Ignora los reproches e insultos de aquellos que se oponen a tu decisión de cumplir la voluntad de Dios. Confía en la justicia y la fidelidad de Dios.

Comprende que todo ministerio implica una batalla espiritual. Prepárate para la batalla, ayuda con prontitud a aquellos que sufren acoso espiritual.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar