Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Proverbios 27: La jactancia, los celos y el vagabundeo

Proverbios 27:1  No te jactes del día de mañana, porque no sabes qué traerá el día.

Proverbios 27:2  Que te alabe el extraño, y no tu boca; el forastero, y no tus labios.

Proverbios 27:3  Pesada es la piedra y pesada la arena, pero la provocación del necio es más pesada que ambas.

Proverbios 27:4  Cruel es el furor e inundación la ira; pero ¿quién se mantendrá ante los celos?

Proverbios 27:5  Mejor es la reprensión franca que el amor encubierto.

Proverbios 27:6  Fieles son las heridas del amigo, pero engañosos los besos del enemigo.

El amor esforzado es mejor que la frívola hipocresía.

¿Quién preferiría la herida de un amigo al beso de un enemigo? Cualquiera que considerare la fuente. Un amigo que se preocupa por usted sinceramente quizás tenga que darle consejos que a veces son desagradables, pero usted sabe que es por su bien. Un enemigo, en contraste, puede susurrarle palabras dulces y alegremente mandarlo camino a la ruina. Tendemos a escuchar lo que queremos oír, aun si el único que lo va a decir es un enemigo. El consejo de un amigo, por doloroso que sea, es mucho mejor que el beso de un enemigo.

Proverbios 27:7  El hombre saciado aborrece la miel, pero para el hombre hambriento todo lo amargo es dulce.

Proverbios 27:8  Como pájaro que vaga lejos de su nido, así es el hombre que vaga lejos de su hogar.

Proverbios 27:9  El ungüento y el perfume alegran el corazón, y dulce para su amigo es el consejo del hombre.

Proverbios 27:10  No abandones a tu amigo ni al amigo de tu padre, ni vayas a la casa de tu hermano el día de tu infortunio. Mejor es un vecino cerca que un hermano lejos.

Proverbios 27:11  Sé sabio, hijo mío, y alegra mi corazón, para que yo responda al que me afrenta.

Proverbios 27:12  El hombre prudente ve el mal y se esconde, los simples siguen adelante y pagan las consecuencias.

Nosotros diríamos: «La prudencia es lo más importante del valor».

Proverbios 27:13  Tómale la ropa al que sale fiador del extraño; y tómale prenda por la mujer desconocida.

Proverbios 27:14  Al que muy de mañana bendice a su amigo en alta voz, le será contado como una maldición.

Proverbios 27:15  Gotera continua en día de lluvia y mujer rencillosa, son semejantes;

Las críticas rencillosas, una lluvia constante de consejos indeseados, es una forma de tortura. La gente critica porque piensa que no la comprenden. Sin embargo, la crítica impide la comunicación en vez de ayudarla. Cuando se sienta tentado a enredarse en este hábito destructivo, deténgase y examine sus motivos. ¿Le preocupa más usted mismo, salirse con la suya, tener la razón, que la persona a la que pretende ayudar? Si en verdad le preocupan los demás, piense en una forma más eficaz de comunicación. Sorpréndalos con palabras de paciencia y amor, y espere a ver qué sucede.

Proverbios 27:16  el que trata de contenerla refrena al viento, y recoge aceite con su mano derecha.

Proverbios 27:17  El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro.

Existe una agudeza mental que surge de estar con gente buena. Y una unión de opiniones pueden ayudar a ver las ideas con más claridad, a refinarlas y convertirlas en razonamientos brillantes. Esto requiere de compañeros de discusión que se reten el uno al otro y que estimulen el pensamiento: personas que se enfoquen en la idea sin inmiscuir sus egos en la discusión; personas que sepan cómo atacar la idea y no al pensador. Dos amigos que presentan sus ideas juntos pueden ayudarse mutuamente para ser más perspicaces.

Proverbios 27:18  El que cuida la higuera comerá su fruto, y el que atiende a su señor será honrado.

Con todos los problemas y preocupaciones que tiene un líder es fácil que descuide a la gente que más merece su atención: los empleados fieles y voluntarios (esos que cuidan la higuera). La gente que está detrás de usted, esa que trabaja duro y le ayuda a realizar la labor, merece disfrutar sus éxitos. Asegúrese de que en toda su preocupación, planificación y organización no se olvide de la gente que más lo ayuda.

Proverbios 27:19  Como el agua refleja el rostro, así el corazón del hombre refleja al hombre.

Proverbios 27:20  El Seol y el Abadón nunca se sacian; tampoco se sacian los ojos del hombre.

Proverbios 27:21  El crisol es para la plata y el horno para el oro, y al hombre se le prueba por la alabanza que recibe.

Vales de verdad si pasas la prueba de quien te alaba.

La alabanza prueba a una persona, así como las altas temperaturas prueban al metal. ¿Cómo lo afecta la alabanza? ¿Se afana para obtenerla? ¿Trabaja con más vehemencia después de obtenida? Su actitud hacia la alabanza dice mucho acerca de su carácter. La alabanza no domina a la gente íntegra. Armoniza con sus convicciones internas y cumple su deber ya sea que la alaben o no por ello.

Proverbios 27:22  Aunque machaques con el mazo al necio en un mortero entre el grano molido, no se apartará de él su necedad.

El pesimismo de Salomón considera la necedad como algo insuperable.

Proverbios 27:23  Conoce bien la condición de tus rebaños, y presta atención a tu ganado;

En una rara referencia (para esta sección) al tema, estos versículos alaban la sabiduría de la previsión

Proverbios 27:24  porque las riquezas no son eternas, ni perdurará la corona por todas las generaciones.

Proverbios 27:25  Cuando la hierba desaparece se ve el retoño, y se recogen las hierbas de los montes;

Proverbios 27:26  los corderos darán para tu vestido, y las cabras para el precio de un campo;

Proverbios 27:27  y habrá suficiente leche de cabra para tu alimento, para el alimento de tu casa, y sustento para tus doncellas.

Como la vida es corta y la fortuna incierta, deberíamos ser más diligentes en lo que hacemos con nuestras vidas. Deberíamos actuar con previsión, dando una atención responsable a nuestros hogares, familias y profesiones. Deberíamos ser mayordomos responsables, como un granjero con sus tierras y ganados. Prever es un deber, no una opción, para el pueblo de Dios.

La jactancia, los celos y el vagabundeo

Los versículos 1 y 2 se unen por la palabra hebrea traducida jactes y alabe. El primer versículo nos hace recordar la jactancia del rico en Lucas 12:19 : Alma, muchos bienes tienes almacenados para muchos años. Descansa, come, bebe, alégrate. La incertidumbre del futuro humilla al hombre sabio. Un escrito egipcio exhorta: “No pases la noche temiendo el mañana. ¿Cómo es el día siguiente al amanecer? El hombre no sabe cómo es el día siguiente”. El segundo dicho sobre “jactar” es paralelo al dicho “no te infles solo”. Es de mal gusto alabarse. Mejor que sean otros los que alaben a uno. Es mejor todavía que Dios alabe al creyente.

Los versículos 3 y 4 se unen por la manera de comparar algunas cosas menores con una superior. Por ejemplo, el versículo 3 revela cómo el enojo del insensato es más pesado que la piedra o la arena. Un relato arameo dice: “He levantado tierra, he transportado sal; pero nada hay más pesado que la cólera”. Luego, el versículo 4 compara la ira y el furor como algo cruel e impetuoso, respectivamente, con los celos. El versículo termina con una pregunta retórica que afirma la fuerza y la pasión de los celos, algo muy peligroso (se espera la respuesta “nadie”).

El versículo 5 compara dos actitudes, mostrando la superioridad (tob, traducido mejor) de la reprensión, donde se une con el concepto de la disciplina) manifiesta (traducido revela en 20:19; aquí la forma pual pone énfasis en la intensidad del verbo) por sobre el amor oculto (traducido esconder en 27:12; aquí la forma pual pone énfasis en la intensidad del verbo). Aquella persona con un amor oculto esconde sus sentimientos y pierde la oportunidad de apoyar al prójimo. De hecho, el prójimo no sabe el motivo que guía al hombre que oculta sus sentimientos amistosos. Por el otro lado, el hombre que reprende es una ayuda, aunque a veces no es apreciado.

El versículo 6 se une con el versículo 5 por los conceptos paralelos de la reprensión y de las heridas, además por la raíz “amar” (siendo las palabras el amor en el versículo 5 y el que ama en el versículo 6). La palabra engañosos es una modificación del texto, en que el hebreo claramente propone la palabra “abundancia”. Así, las heridas fieles del amigo son superiores a los besos abundantes del enemigo. Nos hace recordar el beso de Judas. El beso era un símbolo de la amistad y la fraternidad. El enemigo del versículo 6 hace burla de dicho símbolo.

El dicho popular “donde hay hambre, no hay pan duro”, expresa en una forma paralela el espíritu del versículo 7. Teresa, la esposa de Sancho Panza, dijo que “la mejor salsa del mundo es el hambre… a los pobres, siempre comen con gusto”. En el paralelismo antitético se subraya la distancia entre la persona saciada (¿el rico?) y la hambrienta (¿el pobre?).

El versículo 8 subraya el descuido del hogar que occure cuando el hombre se ausenta. Se compara con la ausencia del ave del nido. Tal ausencia produce sus traumas emocionales y sus desastres financieros. De hecho, “piedra que rueda no cría pasto”.

En el versículo 9 el texto hebreo es muy difícil. Básicamente, se presentan dos afirmaciones. Los elementos del aceite y el perfume apuntan al ambiente de fiesta. La segunda parte del versículo 9 es más difícil. Se puede unir en una forma antitética (léase como en el texto dado), en una forma modificada (léase “aflicción” o “angustia” en vez de consejo, aunque no hay evidencia del texto) o en una forma sintética, eliminando la palabra más : “…y la dulzura de un amigo en el consejo del alma.”

El versículo 10 contiene 14 palabras hebreas y podría dividirse en dos versículos. De hecho, la palabra pues no se encuentra en el texto hebreo y se pone para unir los dos pensamientos. Se subraya el valor de la amistad, aun la que dura dos generaciones. Se subraya el valor del amigo cercano y las limitaciones de la ayuda que rinden los familiares distantes. Mejor viene del hebreo tob.

Las relaciones desplomadas

En el versículo 11 se presenta al imperativo, subrayando la relación hijo mío. Seguramente, el prestigio del hombre en la comunidad antigua aumentaba o disminuía según el éxito o fracaso del hijo (o los hijos). Aun 1 de Timoteo 3:4 subraya que el obispo (el pastor de una congregación local) gobierne bien su casa y tenga a sus hijos en sujeción con toda dignidad.

El versículo 14 juega con las palabras “bendición” y “maldición”. El significado es un poco oscuro. De todas maneras, la bendición temprana y pública por el vecino es inapropiada. ¿Por qué? Quizá es un tiempo inapropiado. Quizá es una bendición insincera. De todos modos, es mejor contar tal bendición como una maldición de parte del vecino. Algunos eruditos piensan que la maldición va en contra del vecino que pronuncia la bendición, aunque tal conclusión es poco probable.

Los versículos 15 y 16 amplían el modismo Deuteronomio 19:13. Se recalca la persistencia de la mujer rencillosa que es como la gotera continua. Ella es tan incontrolable e indisciplinada como el viento y el aceite en la mano derecha (una expresión no muy conocida). Por el otro lado, gracias a Dios por las mujeres que son grandes bendiciones.

Un análisis del carácter humano

Las dos partes del versículo 17 se unen por la palabra que se traduce afila (traducido afina en la segunda parte). La interacción entre dos personas puede mejorar a las dos personas. Tal inspiración se refleja en «animaos los unos a los otros y edificaos los unos a los otros»… Por supuesto, el lado opuesto también tiene razón: “Una manzana podrida pudre a las demás.” Hay que elegir a los amigos con mucha sabiduría.

El versículo 18 subraya que el trabajo es productivo. El obrero que cuida de su higuera como el siervo que atiende a su señor reciben su recompensa (es decir su fruto y la honra). El versículo motiva a creer en el valor del trabajo.

En el versículo 19 la claridad del agua para reflejar la cara (sea el hombre o sea alguna otra cosa) se compara con el corazón, que refleja la verdadera realidad del hombre. Un dicho popular afirma que “se ven caras pero no corazones”, acentuando lo difícil que es ver el corazón humano. No es así con Dios, quien puede ver sin dificultad el corazón del hombre. En conclusión, el versículo 19 enseña que el agua y el corazón no pueden falsificarse.

En el versículo 20, Seol, el lugar donde el hombre va cuando muere, y Abadón, el lugar donde se encuentra la destrucción total, son mencionados como lugares que nunca se llenan (lit. “se satisfacen”). Por lo tanto, la falta de satisfacción se nota en los ojos del hombre. Se subraya la curiosidad del hombre en un sentido positivo o la codicia del hombre en un sentido negativo. Parece que el sentido negativo es paralelo con la primera parte del versículo.

La primera parte del versículo 21 se encuentra en 17:3. La reacción de un hombre a la alabanza humana muestra algo de la persona. Siempre la alabanza divina es lo que cuenta.

El versículo 22 ilustra la insensatez del insensato a través del pisón de un mortero, donde se muele el grano. “Contra viento y marea”, el insensato va a mantenerse insensato.

Un análisis del estado agrícola-ganadero

En los versículos 23-27 se ve una fotografía de la vida rural en la antigüedad. Se observa el valor superior del ganado por sobre la riqueza. Por lo tanto, se dan distintas palabras para enumerar los animales y las plantas o hierbas. Se pone énfasis en el cuidado del ganado. Por lo tanto, se elaboran los beneficios del ganado, sus productos de vestido, de precio para la compra de un campo, de la leche, etc. El autor es un ganadero convencido de que la vida y el trabajo honestos superan todos los demás estilos de vida. Tristemente, muchas personas que van a la ciudad se convierten en los desempleados, los alcohólicos y los criminales. Aquí se encuentra un llamado a la vida decente y honrada.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar