Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Proverbios 28: Las consecuencias de los valores alterados

Proverbios 28:1  El impío huye sin que nadie lo persiga, mas los justos están confiados como un león.

Proverbios 28:2  Por la transgresión de la tierra, muchos son sus príncipes; pero por el hombre entendido y de conocimiento permanece estable.

Para que un gobierno o sociedad perdure, necesita líderes sabios e informados, y estos son difíciles de encontrar. «Sus príncipes son muchos» quizás signifique que la anarquía prevalece. Pronto el egoísmo de cada persona afecta a los demás. Un empleado egoísta que roba a su compañía deteriora la eficiencia de la misma. Un chofer egoísta que bebe antes de conducir convierte las carreteras en inseguras. Un cónyuge egoísta que adultera, a menudo rompe varias familias. Cuando mucha gente vive para sí con muy poco interés en cómo sus acciones afectan a otros, la corrupción moral resultante puede hacer que una nación se venga abajo. ¿Es usted parte del problema… o de la solución?

Proverbios 28:3  El pobre que oprime a los humildes es como lluvia torrencial que no deja pan.

Proverbios 28:4  Los que abandonan la ley alaban a los impíos, pero los que guardan la ley luchan contra ellos.

Proverbios 28:5  Los hombres malvados no entienden de justicia, mas los que buscan al  Señor lo entienden todo.

Debido a que el juicio es parte del carácter de Dios, quien lo sigue trata a los demás con juicio. El principio del juicio es entender todo lo que le sucede a los demás. Un cristiano no puede ser indiferente al sufrimiento humano, debido a que Dios no lo es. Y sin dudas no debemos contribuir al sufrimiento humano mediante negocios egoístas ni de políticas injustas del gobierno. Preocúpese más por la razón que por las ventajas que pueda sacar.

Proverbios 28:6  Mejor es el pobre que anda en su integridad, que el que es torcido, aunque sea rico.

Proverbios 28:7  El que guarda la ley es hijo entendido, pero el que es compañero de glotones avergüenza a su padre.

Proverbios 28:8  El que aumenta su riqueza por interés y usura, la recoge para el que se apiada de los pobres.

De los pobres las aumenta : Esto es un eco de la verdad; según la cuenta de Dios, las riquezas del mundo terminarán en manos del justo.

Proverbios 28:9  Al que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominación.

Dios no escucha nuestras oraciones si intentamos volver al pecado en cuanto levantamos las rodillas del piso. Sin embargo, si queremos abandonar el pecado y seguir a Dios, nos escuchará gustoso por grave que haya sido el pecado. Lo que cierra sus oídos no es la seriedad del pecado, sino la secreta intención de volverlo a hacer.

Proverbios 28:10  El que extravía a los rectos por el mal camino, en su propia fosa caerá; pero los íntegros heredarán el bien.

Proverbios 28:11  El rico es sabio ante sus propios ojos, mas el pobre que es entendido, lo sondea.

A menudo, los ricos se consideran maravillosos; no dependen de nadie, se dan el mérito por todo lo que hacen. Pero eso es una baja autoestima. Mediante la dependencia en Dios en sus luchas, el pobre desarrolla una riqueza de espíritu que ninguna fortuna le ofrecería. El rico puede perder toda su riqueza material, mientras que nadie puede arrebatarle al pobre su carácter. No envidie al rico, el dinero quizás sea lo único que tendrá.

Proverbios 28:12  Cuando los justos triunfan, grande es la gloria, pero cuando los impíos se levantan, los hombres se esconden.

Proverbios 28:13  El que encubre sus pecados no prosperará, mas el que los confiesa y los abandona hallará misericordia.

Alcanzará misericordia : Quien se confiesa recibe misericordia de la humanidad, así como de Dios.

Es propio de la naturaleza humana esconder el pecado o pasar por alto los errores. Sin embargo, es difícil aprender de un error que no se reconoce. ¿Y qué hay de bueno en un error si no nos enseña algo? Para aprender de un error necesitamos admitirlo, confesarlo, analizarlo y llevar a cabo los ajustes necesarios para que no vuelva a suceder otra vez. Todos cometemos errores, pero solo los tontos los repiten. Hay algo en nosotros que se niega fuertemente a admitir que estamos equivocados. De ahí que admiremos a quienes con franqueza y sencillez admiten sus errores y pecados. Estas personas tienen una autoestima muy sólida. No siempre tienen que tener la razón para sentirse bien con ellas mismas. Esté dispuesto a reconsiderar, a admitir que está equivocado y a cambiar sus planes cuando sea necesario. Y recuerde, el primer paso hacia el perdón es la confesión. Temer a Dios significa reverenciarlo y honrarlo.

Proverbios 28:14  Cuán bienaventurado es el hombre que siempre teme, pero el que endurece su corazón caerá en el infortunio.

Proverbios 28:15  Cual león rugiente y oso agresivo es el gobernante perverso sobre el pueblo pobre.

Proverbios 28:16  Al príncipe que es gran opresor le falta entendimiento, pero el que odia las ganancias injustas prolongará sus días.

Proverbios 28:17  El hombre cargado con culpa de sangre humana, fugitivo será hasta la muerte; que nadie lo apoye.

Proverbios 28:18  El que anda en integridad será salvo, mas el que es de camino torcido caerá de repente.

La conciencia del pecador lo llevará a la culpa que resulta en arrepentimiento o a la muerte misma debido a que se negó a arrepentirse. No es un acto de bondad tratar de hacerlo sentir mejor. Mientras más culpable se sienta, existe mayor probabilidad de que se vuelva a Dios y se arrepienta. Si interferimos con las consecuencias naturales de su acto, le facilitaremos que siga pecando.

Proverbios 28:19  El que labra su tierra se saciará de pan, pero el que sigue propósitos vanos se llenará de pobreza.

Proverbios 28:20  El hombre fiel abundará en bendiciones, pero el que se apresura a enriquecerse no quedará sin castigo.

De verdad, emunah: Firmeza, estabilidad, lealtad, conciencia, consistencia, certeza; aquello que es permanente, firme y duradero. Emunah viene de la raíz aman, «firme, seguro, establecido». La palabra «amén» deriva de esta misma raíz y significa: «¡Seguro, así es verdaderamente!». Emunah aparece 49 veces. A menudo se traduce como «fidelidad» o «verdad», ya que se considera la verdad como algo cierto, estable e inmutable. Esta palabra aparece en Habacuc 2:4, ese gran versículo tan influyente en el pensamiento del Nuevo Testamento y la historia de la Reforma: «El justo vivirá por su emunah , es decir, gracias a su firme, inconmovible y sólida fe.

Proverbios 28:21  Hacer acepción de personas no es bueno, pues por un bocado de pan el hombre pecará.

Proverbios 28:22  El hombre avaro corre tras la riqueza, y no sabe que la miseria vendrá sobre él.

Proverbios 28:23  El que reprende al hombre hallará después más favor que el que lo lisonjea con la lengua.

Hallará después mayor gracia : La honestidad, aunque difícil, recibe al final la recompensa.

Proverbios 28:24  El que roba a su padre o a su madre y dice: «No es transgresión», es compañero del hombre destructor.

Proverbios 28:25  El hombre arrogante suscita rencillas, mas el que confía en el  Señor prosperará.

Proverbios 28:26  El que confía en su propio corazón es un necio, pero el que anda con sabiduría será librado.

Para muchos, el individualista rudo es un héroe. Admiramos a las personas valientes e independientes que saben lo que quieren y luchan por ello. Confían solo en ellos, no piden ni dan consejos. Qué contraste con el estilo de vida de Dios. Una persona no puede conocer el futuro ni predecir las consecuencias de sus decisiones con seguridad. El que confía totalmente en sí mismo está condenado al fracaso. El sabio depende de Dios.

Proverbios 28:27  El que da al pobre no pasará necesidad, pero el que cierra sus ojos tendrá muchas maldiciones.

Dios quiere que nos identifiquemos con los necesitados, no que los olvidemos. La segunda parte de este proverbio puede volverse a enunciar en forma positiva: «Los que abren sus ojos al pobre tendrán bendiciones». Si ayudamos a los demás cuando tienen problemas, estarán dispuestos para hacer lo posible para compensar el favor. Pablo promete que Dios suplirá nuestras necesidades. El, por lo general, lleva a cabo esto mediante otras personas. ¿Qué puede hacer hoy para ayudar a Dios a suplir las necesidades de alguien?

Proverbios 28:28  Cuando los impíos se levantan, los hombres se esconden; mas cuando perecen, los justos se multiplican.

Puede que el justo tenga, alternativamente, que permanecer quieto o actuar, pero su tenacidad lo hará triunfar.

Diligencia y pereza

Proverbios aclara muy bien que la diligencia (estar dispuesto a trabajar arduamente y a hacer nuestro mejor esfuerzo en cualquier tarea) es parte vital de una vida sabia. Trabajamos duro no para enriquecernos, ni para ser famosos ni admirados (aun cuando estos sean productos derivados), sino para servir a Dios entregándole lo mejor nuestro durante la vida.

El diligente

Enriquece
Recoge temprano la cosecha
Se saciará de pan
Su duro trabajo le recompensará
Señoreará
La diligencia es su haber precioso
Prospera
Produce fruto
Su senda es fácil
Abre sus ojos y se sacia de pan
Piensa con cuidado
Da y no detiene su mano
Delante de los reyes estará
Cosecha en abundancia porque trabaja duro

El perezoso

Empobrece
Duerme en tiempos de siega, Es un fastidio
Sigue a los vagabundos
Será tributario
Desprecia sus buenos recursos
Desea y nada alcanza
Empobrece
Tiene problemas toda su vida
Es como el disipador
Padece hambre
Ni siquiera se alimenta
No ara por causa del invierno
Ama el sueño y se empobrece
Piensa locuras
Ama el deleite y no lo enriquece
Desea cosas pero se niega a trabajar por ellas
Está lleno de excusas para no trabajar
Duerme demasiado, lo cual lo lleva a la pobreza
Tiene pobreza debido a su pereza

Liderazgo

Debido a que la mayoría de los Proverbios son del rey Salomón, es natural esperar que algunas de sus preocupaciones se encaminen al liderazgo.

Cualidades de un buen líder

Diligente
Mensajero fiel
No condena ni hiere al recto
Oye antes de responder
Adquiere sabiduría
Escucha ambas versiones de la historia
Capaz de enfrentar la adversidad
Capaz de enfrentar las alabanzas

Qué sucede sin un buen líder

Se falla al honrar al malo
Un gobernante impío es peligroso
El pueblo se desespera
Un gobernante impío tiene servidores impíos
Otros versículos para estudiar

Las consecuencias de los valores alterados

El versículo 1 contrapone la actitud asustadiza del impío con la actitud confiada, como un león, del justo. El temor esclaviza las acciones del impío.

En el versículo 2 se expresa una realidad política. Las injusticias de los gobiernos y las inmoralidades de los pueblos producen las guerras civiles y las rebeliones; se levantan los gobiernos provisionales y los gobiernos múltiples, todos proclamándose legítimos. Así el pueblo se divide y sufre. Por el otro lado, el entendimiento y la inteligencia afirman un gobierno y, de ese modo, al pueblo.

El texto hebreo es claro en el versículo 3, aunque su significado ha sugerido por lo menos tres interpretaciones. La palabra hebrea para pobre aquí es rash. Algunos la han interpretado en el sentido de “gobernante” o “malvado”. Sin embargo, es más factible que sea un verdadero pobre que llega a algún puesto de autoridad y de ahí oprime a los aún más pobres e insignificantes. Es como la lluvia destructiva que daña la tierra, eliminando la siega.

Según el versículo 4, hay dos grupos de personas en la sociedad. El primer grupo son los que abandonan la ley (Torah). Ellos alaban a los impíos, convirtiéndolos así en sus héroes. El segundo grupo son los que guardan la ley, son inteligentes y disputan con los impíos. Los adolescentes, muchas veces como los ingenuos, escuchan las alabanzas y los rechazos de los dos sectores hacia los impíos y han de decidir quién tiene la razón.

En el versículo 5 el derecho (se traduce el jucio y la justicia) está relacionado íntimamente con Dios. De hecho, sólo el Dios santo puede declarar lo verdaderamente justo. Así, los malos tienen una ignorancia total, mientras que los que buscan a Jehová pueden adquirir una sabiduría acabada (sorprendentemente, la palabra todo aparece en el texto).

La primera parte del versículo 6 es paralela con 19:1, ambos mostrando que un pobre puede caminar en la integridad, el estado de madurez espiritual y moral. La palabra mejor muestra la superioridad del pobre íntegro por sobre el rico de caminos torcidos o perversos. Aquí la calidad moral es superior a las posesiones, algo fácil de aceptar en el plano teórico, pero mas difícil en el real.

El versículo 7 enfrenta el abuso del comer, quizás en la situación de una fiesta de mal gusto (donde se une con borracho; donde se une con borracheras). Donde sobrevivir es la vida normal, el abuso de los alimentos es aun peor. Falsamente, Jesús fue acusado de ser un hombre comilón y bebedor de vino. Por el otro lado, parece ser que los hijos de Job daban y participaban en fiestas nada sanas.

En el versículo 8 hay un gran optimismo, que desautoriza la permanencia de las riquezas ganadas por intereses en las manos del recolector, dándolas al ayudador de los pobres.

El versículo 9 apunta a un Dios que se distancia y no oye la oración del que detesta la ley. A tal oración le falta el elemento básico, la integridad de vida. La palabra abominable subraya la distancia entre el que ora y Dios.

En el versículo 10 se encuentra una advertencia para los que hacen errar a los rectos. Otra vez se repite el tema de que el peligro puesto, la trampa preparada, resultará en un perjuicio para el hacedor de mal.

El versículo 11 compara al rico que se autodenomina sabio con el pobre que es inteligente porque “escudriña, busca la sabiduría, observa, pregunta. Mejor es hacerse sabio que declararse sabio. ¿Se relaciona esto con el versículo 6?

Hay un paralelismo entre el versículo 12 y 29:2. En ambos casos, lo positivo para los justos hace alegrarse al pueblo. Hay una reacción de parte del pueblo que es distinta a la victoria de los justos y a la de los impíos. Los impíos se regocijan a solas, mientras la victoria de los justos es un triunfo para la sociedad. La segunda parte del versículo se repite en el versículo 28. ¿Cuántas veces se ve a los niños escondiéndose de sus padres porque los niños saben que los padres los van a retar en vez de abrazar? De igual manera, los impíos victoriosos no inspiran confianza y amor.

El versículo 13 nos recuerda el pecado de David al adulterar con Betsabé y su lucha para encubrir al pecado. Tal actitud no tiene futuro, no prosperará. Solamente la oración de confesión resultará. Junto a la confesión se agrega el abandono del pecado, que requiere el poder del Espíritu Santo. Así se logra la misericordia divina. La forma pual pone énfasis en la acción de “alcanzar”.

El versículo 14 muestra la actitud de un temor sano en contraste con el temor del impío que se encuentra en el versículo 1. Este temor se centra en una actitud reverente hacia Dios. La palabra bienaventurado refleja el favor (divino) que afirma al hombre creyente. La actitud opuesta a la reverencia o temor es la del que endurece su corazón, es decir, rechaza el camino divino, ignorando la ley (ver versículo 4). Otra vez, se advierten las consecuencias negativas.

El ambiente del gobierno tirano

Los versículos 15 y 16 apuntan a dos abusos del gobernante. En primer lugar, el gobernante puede empobrecer al pueblo hasta el hambre. En segundo lugar, puede aumentar la corrupción en el pueblo. Sin embargo, tal gobernante acorta sus días. En otros pasajes se utiliza la metáfora del león rugiente para apuntar a los enemigos de David y al diablo.

El texto hebreo del versículo 17 es muy difícil. Parece ser que se trata de algún asesino que está yendo hacia el castigo o la consecuencia del crimen. El individuo no ha de apoyar el asesinato. Al contrario, la ley de la justicia demanda la recompensa moral. Ciertamente, este versículo trata de aquella persona no arrepentida. Algunos eruditos sugieren que la persona es suicida, aunque tal interpretación es poco probable.

En el versículo 18 se repite el tema de la consecuencia del camino íntegro y del camino torcido. El texto hebreo substituye la palabra una por la palabra fosa, diciendo así que “un camino torcido” es la trampa del hombre no íntegro.

El versículo 19 es paralelo con 12:11, modificando la última parte del versículo. Por un lado, el granjero se saciará de pan, el fruto de su labor. Por el otro lado, el perseguidor de cosas vanas se saciará de pobreza, de necesidad. Esta afirmación modifica la declaración Deuteronomio 12:11 en cuanto a la falta del entendimiento del perseguidor de cosas vanas.

El versículo 20 afirma la importancia de la fidelidad constante en vez de las riquezas apresuradas. Muchas bendiciones acentúa la abundancia de la bendición. No quedará impune se repite aquí, afirmando la inevitabilidad de la justicia divina. Las riquezas apresuradas muchas veces son el resultado de la opresión de los pobres, el robo o la cobranza de los intereses. Tales riquezas no van a permanecer, mientras el trabajo fiel permanecerá.

La primera parte del versículo 21 se encuentra en 24:23. La segunda parte honestamente muestra el precio tan bajo que puede motivar la delincuencia del hombre, es decir un bocado de pan, una suma bajísima. ¡Tan fácil es pervertir la justicia y comprar a un hombre! ¿Dónde está la integridad contemporánea?

El versículo 22 repite la verdad enseñada en el versículo 20. La palabra intenciones traduce el hebreo para “ojo” (la frase total es “mal ojo”). Las riquezas apresuradas vuelven a uno a la pobreza.

El juicio apropiado

El versículo 23 subraya la superioridad de la reprensión por sobre la lisonja. Este proverbio confronta la filosofía que hay que ser siempre positivo y nunca decir “no” al niño. Sin embargo, este idealismo ignora el peligro que enfrentan los adolescentes. A veces hay que decir “¡No!” en una voz firme y constante. La palabra después admite que la gracia mayor viene en el futuro y no es evidente de inmediato. La gratificación instantánea no es la meta de una vida que se construye de a poco sobre los principios eternos de la palabra de Dios.

La primera parte del versículo 24 es igual a 19:26. Un hijo que roba a sus padres, declarándose inocente de alguna culpabilidad del pecado (ver 31:20) está identificado como un colega o compañero (del verbo para “asociarse con”) del destructor. La relación entre el hijo y los padres es un tema frecuente en Proverbios.

El versículo 25 trata el tema del hombre orgulloso o codicioso que es la causa de una contienda. Por el otro lado, se une la idea de la confianza en Jehová y la prosperidad (lit. ser gordo o tener en abundancia).

En el versículo 26 sigue el concepto de la confianza. Otra vez se contrasta la autoconfianza con la confianza que viene a través de la sabiduría, apuntando así al necio y al sabio.

En el versículo 27 se repite el mandato de apoyar a los pobres. Las palabras muchas maldiciones, que se contrastan con las muchas bendiciones en el versículo 20, sorprenden al lector por la fuerza del plural.

El versículo 28 hace eco del tema de la relación entre los impíos, los justos y el pueblo. Se repite el temor del pueblo cuando los impíos tienen la autoridad. Además, se acentúa la presencia de los justos en la ausencia de los impíos. Un pueblo no puede prosperar cuando los impíos tienen el poder.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar