Logo

Isaías 20: Asiria conquistará Egipto y Etiopía

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

El Capítulo 20 empieza con la introducción editorial, que bien puede ser propia del profeta. Esta introducción parece indicar que esta nueva fase del ministerio profético de Isaías comenzaría el año cuando el Tartán, enviado por Sargón, dio comienzo al sitio de la ciudad de Asdod. Dicho acontecimiento está ampliamente documentado por las fuentes asirias.

Aquello sucedió después de la toma de Samaria y tras una serie de sublevaciones de las ciudades de los filisteos contra Asiria, con el apoyo de sus aliados, los egipcios. Una de estas sublevaciones fue la de Asdod, cuyo rey Azuri hizo una alianza con los pueblos limítrofes. Otra sublevación provocó el envío del ejército asirio al mando del Tartán; fue la del rey Yamán, también de Asdod, en el año 711 a. de J.C.

Sin embargo, estas campañas sólo constituyen confrontaciones de los asirios con las ciudades fortalezas de la avanzada egipcia, porque esas eran en realidad las ciudades de los filisteos. El propósito del rey de Asiria era la conquista de Egipto mismo, y al parecer, Sargón sí logró penetrar hondo en Egipto en los días del faraón Shabaca, según la lectura que Rowlinson y Oppert hacen de una gran inscripción asiria descubierta en el palacio de Korsabad. Habría sido en dicha campaña que fue destruida Tebas, una ciudad muy importante en Egipto.

El Señor ordenó a Isaías que mostrara anticipadamente a su pueblo cuál sería la suerte trágica de Egipto, la nación en la cual Judá había depositado sus esperanzas. El sitio de Asdod habría marcado el comienzo de un lapso de tres años, al cabo de los cuales los asirios, tras arrasar con las ciudades filisteas, lograrían someter también a Egipto. Durante esos tres años se le ordenó andar descalzo y despojado de sus ropas como un cautivo de guerra, en toda circunstancia asociada con su ministerio profético. Esto constituiría una profecía visual, escenificada, de la extrema humillación de los egipcios por los asirios. Que Isaías se presentara en público desnudo no significa que no llevara algo para cubrir sus partes íntimas. No es acerca de él, sino de los cautivos egipcios, de quien se dice que serían conducidos “con las nalgas descubiertas“.

El cumplimiento de las órdenes divinas por parte de Isaías era una manifestación humillante pero en extremo seria e insistente ante su pueblo. Si los dirigentes de Judá no eran confrontados con tener que presenciar semejante escena, de otra manera no le hubieran querido oír.

Judá había quedado ya aislada como una isla, desconectada de Egipto y de sus vecinos aliados (Fenicia y Filistea). La ciudad filistea de Asdod estaba bajo asedio. Parece que la palabra hebrea, que la RVA ha traducido como costa, no se refiere a la costa de Filistea sino a Judá aislada, por lo cual una mejor traducción sería “isla”. En tal estado de cosas, los que aún persistían en no escucharle tendrán terror… y se avergonzarán de Etiopía, objeto de su esperanza, y de Egipto, su gloria. Y en aquel día dirían: “¡Mirad lo que ha pasado con el objeto de nuestra esperanza!… ¿Y cómo escaparemos nosotros?“.

Profecía sobre Egipto  Medio Geográfico: Egipto está ubicado en la parte noreste de Africa. Limita al norte con el mar Mediterráneo, al este con el mar Rojo, al sur con las zonas de Nubia y Etiopía y con el oeste con los desiertos de Libis y Sahara.

Períodos de la historia egipcia: La historia de este país comienza el año 4.200 a. de J.C. y va hasta el año 400 de nuestra era. Tuvo los siguientes períodos:

Período tinita: Llamado también de formación o arcaico. La capital fue Tinis. El primer faraón fue Menes, quien unificó las tribus del alto y bajo Egipto.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR