Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Jueces 13: Nacimiento de Sansón

El Señor llamó a Sansón para que liberara a Israel de los 40 años de opresión filistea. Israel había entrado en otra fase del culto idólatra como el que se describe en 10.6, 7. El Señor usó a los filisteos para castigar a Israel. A diferencia de otros relatos sobre la apostasía de Israel, no hay indicios de arrepentimiento israelita antes de que Dios levantara a Sansón como su libertador, a menos que el clamor del pueblo recogido en 10.10-16 se aplique al período de opresión filistea.

Jue 13:1 Los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de los filisteos por cuarenta años.

Los filisteos arribaron a Canaán en la época de la invasión de los pueblos del mar, alrededor del año 1200 a.C. Los israelitas aceptaron su dominación hasta el período de Samuel.

Los filisteos vivían en el lado occidental de Canaán, a lo largo de la costa del Mediterráneo. Desde la época de Sansón hasta la de David, Filistea era la fuerza enemiga más importante en la tierra y una constante amenaza para Israel. Los filisteos eran guerreros crueles; aventajaban a Israel en número, pericia táctica y tecnología. Conocían el secreto de la fabricación de armas de hierro. Pero nada de eso importaba cuando Dios peleaba por Israel.

De nuevo empezó el ciclo de pecado, juicio y arrepentimiento. Los israelitas no se habrían vuelto a Dios si el sufrimiento, la opresión y la muerte no los hubiera afectado. Dios no causó este sufrimiento, sino que fue el resultado de que el pueblo hiciera caso omiso a Dios como su juez y gobernante. ¿Qué necesita usted para seguir a Dios? Las advertencias en la Palabra de Dios son claras: si seguimos endureciendo nuestros corazones hacia Dios, esperemos el mismo destino que tuvo Israel.

Jue 13:2 Y había un hombre de Zora, de la tribu de Dan, el cual se llamaba Manoa; y su mujer era estéril, y nunca había tenido hijos.

Zora era una ciudad situada en las llanuras de Judá, asignada a la tribu de Dan. Fue el punto de partida de los danitas cuando emigraron hacia el norte,. Era estéril : La esterilidad en una mujer israelita era una desgracia.

Jue 13:3 A esta mujer apareció el ángel de Jehová, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo.

Jue 13:4 Ahora, pues, no bebas vino ni sidra, ni comas cosa inmunda.

Jue 13:5 Pues he aquí que concebirás y darás a luz un hijo; y navaja no pasará sobre su cabeza, porque el niño será nazareo(A) a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos.

Un nazareo («devoto» o «consagrado») era una persona que hacía un voto de completa dedicación a Dios. Este voto incluía: abstenerse de ingerir vino o bebidas embriagantes; no cortarse el cabello; y no acercarse a un cadáver por un período determinado de tiempo o durante toda su vida, como en el caso de Sansón. Este comenzó a luchar contra los filisteos, pero el Señor completó la obra. El esfuerzo liberador continuó durante el tiempo de Samuel y fue completado en tiempos de David.

Sansón tenía que ser un nazareo. Nazareo era la persona que mediante un voto se apartaba para el servicio a Dios. Los padres de Sansón hicieron el voto por él. A veces, el nazareato era temporal, pero en el caso de Sansón era para toda la vida. Como nazareo, Sansón no podía cortarse el pelo, tocar ningún cadáver ni beber nada que tuviera alcohol.

Aunque Sansón a menudo usó un juicio deficiente y pecó terriblemente, logró mucho cuando determinó consagrarse a Dios. En este sentido era como la nación de Israel. Mientras los israelitas se mantenían separados para Dios, la nación prosperaba. Sin embargo, cayeron en un terrible pecado cuando se olvidaron de El.

A la esposa de Manoa se le dijo que su hijo comenzará la liberación de Israel de la opresión filistea. No fue sino hasta los días de David que la oposición filistea se aplastó por completo. La parte que tuvo Sansón al someter a los filisteos fue solo el comienzo, no por eso menos importante. Era la tarea que Dios le encargó que hiciera. Sea fiel al seguir a Dios aunque no vea resultados inmediatos, porque quizás usted va a iniciar un trabajo importante que otros terminarán.

Jue 13:6 Y la mujer vino y se lo contó a su marido, diciendo: Un varón de Dios vino a mí, cuyo aspecto era como el aspecto de un ángel de Dios, temible en gran manera; y no le pregunté de dónde ni quién era, ni tampoco él me dijo su nombre.

Un varón de Dios : Esta expresión, que fue aplicada a los profetas, se refiere en este caso al ángel del Señor.

Variedad en la apariencia de los ángeles.

¿Cómo son los ángeles? La apariencia de los ángeles correctamente se describe como «temible en gran manera». Los ángeles aparecen de distintas formas, dependiendo del lugar que ocupan en la creación. Por ejemplo, Gabriel, el ángel mensajero de Dios, tiene apariencia humana. Sabemos que los querubines son exóticos y hermosos, cubiertos de joyas preciosas. Se nos dice que los querubines tienen cuatro alas, mientras que los serafines tienen seis alas, dos para cubrir el rostro, dos para cubrir los pies, y dos para volar.

Jue 13:7 Y me dijo: He aquí que tú concebirás, y darás a luz un hijo; por tanto, ahora no bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda, porque este niño será nazareo a Dios desde su nacimiento hasta el día de su muerte.

Jue 13:8 Entonces oró Manoa a Jehová, y dijo: Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel varón de Dios que enviaste, vuelva ahora a venir a nosotros, y nos enseñe lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer.

Jue 13:9 Y Dios oyó la voz de Manoa; y el ángel de Dios volvió otra vez a la mujer, estando ella en el campo; mas su marido Manoa no estaba con ella.

Jue 13:10 Y la mujer corrió prontamente a avisarle a su marido, diciéndole: Mira que se me ha aparecido aquel varón que vino a mí el otro día.

Jue 13:11 Y se levantó Manoa, y siguió a su mujer; y vino al varón y le dijo: ¿Eres tú aquel varón que habló a la mujer? Y él dijo: Yo soy.

Jue 13:12 Entonces Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él?

Jue 13:13 Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: La mujer se guardará de todas las cosas que yo le dije.

Jue 13:14 No tomará nada que proceda de la vid; no beberá vino ni sidra, y no comerá cosa inmunda; guardará todo lo que le mandé.

Jue 13:15 Entonces Manoa dijo al ángel de Jehová: Te ruego nos permitas detenerte, y te prepararemos un cabrito.

Jue 13:16 Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: Aunque me detengas, no comeré de tu pan; mas si quieres hacer holocausto, ofrécelo a Jehová. Y no sabía Manoa que aquél fuese ángel de Jehová.

Jue 13:17 Entonces dijo Manoa al ángel de Jehová: ¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos?

Jue 13:18 Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es admirable?

Es admirable : Expresión que significa «más allá de toda comprensión». Este término hebreo, traducido como «admirable» en Isaías, alude a la venida del Mesías.

¿Por qué el ángel mantuvo su nombre en secreto? En esos días se creía que si alguien sabía el nombre de otro, conocería su carácter y la forma de controlarlo. Al no dar a conocer su nombre, el ángel impedía que Manoa lo controlara. Decía, además, que su nombre era un misterio más allá del entendimiento y demasiado maravilloso para imaginarlo. Manoa pidió al ángel una respuesta que no hubiera entendido. A veces preguntamos algo a Dios y no recibimos respuesta. Esto no significa que Dios diga que no. A lo mejor preguntamos algo que va más allá de nuestra capacidad de entendimiento o de aceptación.

Jue 13:19 Y Manoa tomó un cabrito y una ofrenda, y los ofreció sobre una peña a Jehová; y el ángel hizo milagro ante los ojos de Manoa y de su mujer.

hizo milagro, pala : Hacer un milagro, una maravilla o una obra sobrenatural, es decir, algo más allá de la capacidad o la comprensión humana. El verbo pala es parte de una familia de palabras que incluye el sustantivo pele (maravilla u obra maravillosa) y el adjetivo piliy (maravilloso). Isaías asevera que uno de los títulos mesiánicos es «Maravilloso». El salmista ora para que Dios le revele las «maravillas» de la ley del Señor, es decir, cosas más allá de la comprensión humana, que requieren entendimiento sobrenatural para percibirlas.

Manoa ofreció una ofrenda vegetal a Dios. Esta ofrenda consistía de flor de harina, aceite e incienso que se quemaba en el altar junto con el holocausto (cabrito). La ofrenda vegetal, descrita en Levítico 2, se ofrecía como un símbolo de honor, respeto y adoración a Dios. Debido a que la comida de los israelitas provenía de Dios, reconocían que le debían sus vidas a El. Con la ofrenda vegetal Manoa manifestó su deseo de servir a Dios y le demostró su respeto.

Jue 13:20 Porque aconteció que cuando la llama subía del altar hacia el cielo, el ángel de Jehová subió en la llama del altar ante los ojos de Manoa y de su mujer, los cuales se postraron en tierra.

Jue 13:21 Y el ángel de Jehová no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces conoció Manoa que era el ángel de Jehová.

Jue 13:22 Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto.

Jue 13:23 Y su mujer le respondió: Si Jehová nos quisiera matar, no aceptaría de nuestras manos el holocausto y la ofrenda, ni nos hubiera mostrado todas estas cosas, ni ahora nos habría anunciado esto.

Jue 13:24 Y la mujer dio a luz un hijo, y le puso por nombre Sansón. Y el niño creció, y Jehová lo bendijo.

El nombre de Sansón está relacionado con la palabra hebrea «sol».

Jue 13:25 Y el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol.

Y el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse : El Señor comenzó a llenar a Sansón de su poder para que liberara a Israel (véase introducción a los Jueces: «El Espíritu Santo en acción»). Este no fue un juez o libertador que guió a los israelitas contra los filisteos, sino un luchador solitario cuyas heroicas hazañas detuvieron las invasiones filisteas y consecuentemente ayudaron a la causa de su pueblo.

La tribu de Sansón, Dan, continuó su peregrinar en la tierra heredada, la cual aún no había conquistado. Tal vez creció con los anhelos de esta tribu guerrera de poseer un territorio permanente y establecido. Así que sus visitas a los campamentos del ejército de la tribu lo perturbaban y el Espíritu de Dios comenzó a prepararlo para su papel de juez y líder contra los filisteos.

Tal vez haya cosas que inquieten su corazón. A lo mejor es evidencia de los campos donde Dios quiere usarlo. Dios emplea una variedad de medios para desarrollarnos y prepararnos: cualidades heredadas, influencias ambientales y experiencias personales. Como sucedió con Sansón, esta preparación a menudo comienza mucho después de la adultez. Sea sensible a la dirección del Espíritu Santo y a las tareas que Dios le ha preparado. Su pasado puede ser más útil de lo que se imagina.

Sansón

Es triste que nos recuerden por lo que pudimos ser. Sansón tuvo un tremendo potencial. Son pocos los que han comenzado la vida con credenciales como las suyas. Nacido como resultado del plan de Dios en las vidas de Manoa y de su esposa, Sansón iba a hacer un gran trabajo para Dios. Se esperaba que comenzara «a salvar a Israel de mano de los filisteos». Para ayudarlo a cumplir el plan de Dios, se le dotó de una enorme fuerza física.

Debido a que Sansón gastó su fuerza en bromas y para salir de apuros y porque a la

larga lo entregó todo para satisfacer a la mujer que amaba, tenemos la tendencia de verlo como un fracaso. Lo recordamos como el juez de Israel que pasó sus últimos días moliendo grano en una prisión enemiga y decimos: «¡Cuánto potencial se desperdició!»

Sí, Sansón desperdició su vida. Pudo haber fortalecido su nación. Pudo haber logrado que su pueblo volviera a adorar a Dios. Pudo haber aniquilado a los filisteos. Pero aunque no hizo ninguna de esas cosas, Sansón sí cumplió el propósito que el ángel anunció al visitar a sus padres antes de su nacimiento. En su acto final, Sansón comenzó a rescatar a Israel de los filisteos.

Es interesante que en el Nuevo Testamento no se mencionen los fracasos de Sansón ni sus heroicas proezas de fuerza. En Hebreos, simplemente lo nombran con otros que «por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas» y de otras maneras se le otorgó ayuda sobrenatural. Al final, Sansón reconoció su dependencia de Dios. Cuando murió, Dios convirtió sus fracasos y derrotas en victoria. La historia de Sansón nos enseña que nunca es demasiado tarde para empezar otra vez. Por mucho que hayamos fracasado en el pasado, hoy no es demasiado tarde para poner toda nuestra confianza en Dios.

Sansón fue: Desde su nacimiento dedicado como nazareo a Dios; Conocido por sus hazañas de fuerza; Mencionado en la Galería de la Fe, pero tuvo sus debilidades y errores: En muchas ocasiones violó su voto y las leyes de Dios; La sensualidad lo controló; Confió en la gente equivocada; Utilizó neciamente sus dones y habilidades.

De su vida aprendemos que: Gran fuerza en un aspecto de la vida no compensa las debilidades de otros aspectos; La presencia de Dios no aplasta la voluntad de una persona; Dios puede utilizar gente de fe a pesar de sus errores.

Le vemos en: Zora, Timnat, Ascalón, Gaza, valle de Sorec, de ocupación Juez. Hijo de Manoa, contemporáneo de Dalila, Samuel, que quizás nació cuando Sansón era juez.

Comienzo de liberación a través de Sansón

El último juez en el libro resulta ser un cuadro en miniatura de la nación. Jehová escogió a Israel antes que existiera y lo apartó para sí mismo como nación santa a través del pacto; a Sansón lo escoge antes de su concepción y lo aparta a través del voto de nazareo. Dio a Israel la tierra, y a Sansón una fuerza sobrehumana. Israel rompe el pacto; Sansón, su voto;. Los israelitas se casan con mujeres paganas; Sansón también entabla relaciones amorosas con ellas. Jehová entrega a los israelitas en manos de sus enemigos, y a Sansón también. Responde en su misericordia al clamor de Israel, y a los clamores de Sansón.

La historia de Sansón comienza con un episodio sobre su nacimiento y termina simétricamente con uno sobre su muerte.

Apostasía y opresión

La apostasía de nuevo se cuenta escuetamente, pero ha dado una explicación más detallada.

Una vez más Jehová entrega a su pueblo a la opresión. Los filisteos llegaron a Canaán en grandes cantidades hacia 1190 a. de J.C. en la invasión de los Pueblos del Mar. Su dominio sobre los israelitas se afianzaba en su disciplina y técnica militar y en su monopolio sobre la herrería. Se cree que aprendieron esta ciencia, desconocida a los israelitas, de los heteos en Asia Menor durante su migración de Cretax a Canaán.

La opresión es dos veces más larga que cualquier otra en Jueces, probablemente a causa de la falta de arrepentimiento israelita. Una parte de los 40 años coincide con los 18 años de la opresión amonita. El período terminó con la victoria de Samuel en Mizpa, especialmentex, aunque la expansión filistea tuvo un repunte en los tiempos de Saúl hasta que David los sometióx.

Preparación del libertador

En este ciclo de opresión y liberación no hay clamor. A través del libro Israel cae en una decadencia cada vez mayor. Sin embargo, el pueblo oprimido siempre ha clamado a Jehová. Jehová, a su vez, siempre ha liberado a su pueblo, aunque cada vez con más reprensión y demora. Ahora, sin embargo, no hay ningún indicio de arrepentimiento. No obstante, Jehová los socorre, aunque la liberación es aún más demorada que en las historias anteriores. Ahora vemos que Jehová ha auxiliado a Israel no solamente porque se ha arrepentido, sino también y más fundamentalmente por amor hacia su pueblo escogido. Por eso, en la presentación del ciclo de opresión y liberación no se menciona el clamor de Israel, sino solamente sus gemidos.

Los padres del libertador

Los datos acerca de Manoa nos informan sobre la tribu y ciudad del futuro libertador. Su madre era estéril no solamente en ese tiempo, sino que nunca había tenido hijos.

Zora estaba en el lado septentrional del valle de Sorec, en la frontera entre Judá y Dan. La tribu de Dan se llama familia aquí, (donde la palabra se traduce “clan”). Se llama así no porque era una tribu pequeña, ni porque toda la tribu pertenecía al clan de los sujamitas, sino porque familia aquí funciona como sinónimo de “tribu”. Judá también se llama “familia”.

Anuncio del nacimiento del libertador.

El ángel de Jehová anunció a la esposa de Manoa dos promesas: que ella daría a luz un hijo varón, y que éste comenzaría a librar a Israel de los filisteos. La primera promesa se cumple, y la segunda.

Sara, Rebeca, Raquel, Ana y Elisabet son otras madres bíblicas que eran estériles. Sara, Elisabet y María concibieron sobrenaturalmente después de un anuncio por medio de un ángel. En todos estos casos el hijo llegó a ser una figura trascendental en la historia de Israel y en el desarrollo de los planes divinos. Esperamos lo mismo aquí, y todo el capítulo fortalece esta esperanza, pero ella se volverá desilusión. Sansón será más como Ismael, cuyo nacimiento también fue anunciado por un ángel, “como un asno montés, un hombre cuya mano estará contra todos”.

La esposa de Manoa pensaría que el ángel era solamente un viajero, pero él demuestra su conocimiento sobrenatural al decirle que es estéril. A la vez esta declaración sirve de introducción a la promesa de un hijo.

Por medio de la dieta de la madre, el hijo será nazareo aun antes de nacer. La abstinencia de las bebidas alcohólicas y de cortarse el cabello era parte del voto del nazareo. La comida inmunda, en cambio, era prohibida a todo israelita.

El voto de nazareo normalmente se hacía por un período de tiempo limitado, pero Sansón debe ser nazareo vitalicio.

Desde el vientre de su madre aquí no significa “desde que salga del vientre”, sino “estando todavía en el vientre”. Este nazareato prenatal tiene implicaciones éticas para el debate moderno sobre el aborto. Dios trataba a Sansón como una persona aun cuando estaba en el vientre de su madre.

Al repetir la promesa, el ángel agrega no solamente que el hijo será nazareo, sino también que comenzará a librar a Israel. Como Barac, Sansón recibe su llamado mediante una mujer. En ambos casos, esta mediación femenina anticipa el papel prominente que las mujeres jugarán en la historia.

Jesús, Jeremías, Juan el Bautista y Pablo también fueron llamados a su misión antes de nacer, y todos ellos se destacaron. De Sansón el lector espera lo mismo.

La esposa de Manoa interpretaría que su hijo no solo iniciaría la liberación, sino que también sería el líder máximo en efectuar la liberación completa. Sin embargo, Sansón no hará más que principiar.

La mujer busca a su esposo para contarle el mensaje, e identifica al mensajero como un hombre de Dios, o sea, un profeta, pero reconoce que había algo sobrenatural acerca de él. Era temible no porque tuviera un aspecto cruel, sino por el temor que el ser humano siente frente a lo divino. También expresa su sospecha que el mensajero era un ángel al decir que ignora su procedencia y nombre.

La mujer omite la promesa que el hijo comenzará a librar a Israel, y en su lugar agrega hasta el día de su muerte. Esta sustitución nos puede dar un presentimiento del destino nefasto de su hijo. La frase también se convertirá en una profecía irónica. Aunque el hijo romperá el voto repetidas veces, será nazareo en el día de su muerte. La mujer tampoco repite la prohibición de cortarse el cabello, pero ésta se implica en la frase será nazareo.

Reconociendo que el niño jugará un papel relevante en Israel, ya sea porque su esposa le contó la promesa de liberación, o sea solamente por lo milagroso del anuncio del nacimiento, Manoa ruega a Jehová enviar de nuevo al profeta para instruir a los dos padres en cómo cuidarlo. Dios contesta la oración. Si bien el ángel llega de nuevo solo a la mujer, ella apresuradamente avisa a su marido, quien luego acude a la cita con el ángel.

Habiendo confirmado que el hombre es el mismo que antes había hablado con su esposa, Manoa pide instrucciones acerca de su hijo. En el heb. su pregunta se presta a un doble sentido. La traducción en el texto representa el sentido primario. Sin embargo, hay también un sentido secundario: “¿Cuál será el gobierno (de la misma raíz que “juzgar” y “juez”) del niño, y cuál ha de ser su obra?”

Manoa pregunta en balde. El ángel de Jehová no explica cómo educar al hijo, ni cuál será su misión, sino que se limita a repetir las prohibiciones para la futura madre. Veremos que los padres no pudieron gobernar a Sansón. ¡Su indisciplina fue parte del plan de Jehová! Prohíbe toda comida de la vid, prohibición no mencionada, pero parte del voto del nazareo. Omite la prohibición de cortarse el cabello y la referencia explícita al nazareato. Estas variaciones proporcionan información más completa sin aburrir al lector.

Revelación de la identidad del ángel de Jehová

Manoa desea expresar su gratitud al “profeta”, pero éste le sugiere expresarlo más bien a Jehová. Da así una pista sobre su identidad, pero Manoa, a diferencia de su esposa, todavía no sospecha nada.

Manoa persiste con la idea de agradecer de alguna manera al “hombre de Dios”. Probablemente pensaba honrarlo con regalos o dinero, y también deseaba engrandecer su nombre.

El ángel de Jehová da otra respuesta evasivax. No quiere decir que Admirable es su nombre, sino que su nombre es incomprensible para los seres humanos (hay que recordar que no hay mayúsculas en la escritura heb.). La raíz heb. traducida admirable o “maravilloso”, se refiere a lo que sobrepasa la comprensión o poder humano. También en la lucha con Jacob el ángel de Jehová, en un contexto semejante, rehusó dar su nombre. Ningún nombre es adecuado para expresar lo que Dios es.

Sobre la ofrenda vegetal que acompaña el holocausto. La peña sería una piedra grande que sirvió de altar para el sacrificio.

La desaparición del ángel de Jehová en la llama; se califica como prodigio, palabra de la misma raíz heb. que admirable. La desaparición demuestra que en efecto el nombre del ángel de Jehová trasciende la comprensión humana y que él es divino.

Frente a esta maravilla Manoa y su esposa caen en postura de adoración y temor. Por fin Manoa se da cuenta de la identidad del mensajero, y le entra un gran miedo por haber visto a Dios.

Sin embargo, la mujer llega a una conclusión mejor razonada. Para ella no tenía sentido que Jehová aceptara el sacrificio y les revelara que su hijo sería libertador si todo el tiempo su intención era matarlos. Ella sospechaba por algún tiempo que el “hombre de Dios” era el “ángel de Jehová”. La lentitud con que Manoa lo reconoce corresponde a la torpeza de Israel para reconocer quién era el Dios verdadero.

Nacimiento y crecimiento del libertador

Conforme a la promesa, la mujer estéril dio a luz un hijo. La fertilidad no provenía de Baal, sino de Jehová.

Los únicos dos nombres humanos en el capítulo enmarcan la historia del nacimiento. El nombre Sansón parece ser de la misma raíz que la palabra heb. para “sol”. Esto puede implicar que la madre era sincretista, adora a Jehová y al dios cananeo del sol. Sin embargo, es probable que el nombre solamente expresa el deseo de que Sansón prospere como el sol.

Cuando Sansón creció, los dotes de Jehová comenzaron a manifestarse en él. Este campamento de Dan estaba a 13 km. al suroeste del otro campamento de Dan cerca de Quiriat-jearim. La familia de Sansón se había trasladado de Zora, o tal vez el campamento de Dan se consideraba parte de Zora.

Es una razón más por la cual esperamos santidad de Sansón. En comparación con el hermano menor (Otoniel), el zurdo (Ehud), el extranjero (Samgar) la mujer (Débora), los temerosos (Barac, Gedeón) y el bastardo y mercenario (Jefté), Sansón parece ser un libertador ideal. Sin embargo, pronto nos desilusionaremos.

Probablemente el impulso del Espíritu se manifestó en proezas de fuerza física y una mente lista. La intervención del Espíritu a favor de Sansón se menciona más que en ninguna otra historia de Jueces. Las hazañas de Sansón no se obraron en su propia fuerza.

Un niño muy privilegiado

El nacimiento de Jesús no fue el único anunciado por un ángel. El de Sansón también lo fue. El ángel anunció a los padres de Sansón una serie de instrucciones y detalles sobre el futuro del niño. Según las palabras del ángel el futuro de Sansón estaba asegurado de que sería un hombre que traería honra y gloria a Dios y a su pueblo Israel.

Manoa, el padre, pidió instrucciones de cómo criar al niño a lo cual el ángel reveló que el niño sería nazareo. Con esta optimista introducción se inicia la historia del hombre fuerte de cuerpo y débil de carácter. Así ha pasado con jóvenes que nacieron y se criaron en cuna privilegiada de cristianos, quizá hijos de pastores o misioneros, y ya de adultos fueron afrenta a sus padres, a su fe, y al nombre de Dios.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar