Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Levítico 16: El día de la expiación

Lev 16:1 Habló Jehová a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, cuando se acercaron delante de Jehová, y murieron.

Lev 16:2 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario detrás del velo,(A) delante del propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera; porque yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio.

Lev 16:3 Con esto entrará Aarón en el santuario: con un becerro para expiación, y un carnero para holocausto.(B)

Lev 16:4 Se vestirá la túnica santa de lino, y sobre su cuerpo tendrá calzoncillos de lino, y se ceñirá el cinto de lino, y con la mitra de lino se cubrirá. Son las santas vestiduras; con ellas se ha de vestir después de lavar su cuerpo con agua.

Lev 16:5 Y de la congregación de los hijos de Israel tomará dos machos cabríos para expiación, y un carnero para holocausto.

Lev 16:6 Y hará traer Aarón el becerro de la expiación que es suyo, y hará la reconciliación por sí y por su casa.

Lev 16:7 Después tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión.

Lev 16:8 Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra suerte por Azazel.

Azazel : El «chivo expiatorio», quizás el elemento más curioso de la ceremonia, simbolizaba el ahuyentar los pecados del pueblo. Esta era la faceta de la ceremonia que afectaba a todo el pueblo. Toda ella prefiguraba la crucifixión de Cristo, y muchos de sus elementos se discuten en Hebreos. Las buenas nuevas del NT consistían, sin embargo, en que mientras la ceremonia del AT era inadecuada y temporal (al tener que ser repetida anualmente y resolver sólo de manera parcial el problema del pecado del pueblo), la crucifixión de Jesucristo satisfizo de una vez por todas la necesidad de purificación del pecado ante Dios.

Lev 16:9 Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Jehová, y lo ofrecerá en expiación.

Lev 16:10 Mas el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto.

Lev 16:11 Y hará traer Aarón el becerro que era para expiación suya, y hará la reconciliación por sí y por su casa, y degollará en expiación el becerro que es suyo.

Lev 16:12 Después tomará un incensario lleno de brasas de fuego del altar de delante de Jehová, y sus puños llenos del perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo.

Un incensario era un plato o un tazón plano que colgaba de una cadena o era sujetado de unas tenazas. Dentro del incensario se colocaba el incienso (una combinación de especies de olor dulce) y carbón encendido del altar. En el Día de la Expiación, el sumo sacerdote entraba al Lugar Santísimo llevando un incensario humeante. El humo lo protegía del arca del pacto y de la presencia de Dios, de otra manera hubiera muerto. Es posible que, además, el incienso haya tenido un propósito muy práctico. El aroma dulce atraía la atención del pueblo a los sacrificios matutinos y vespertinos y ayudaba a cubrir los olores desagradables que a veces había.

Lev 16:13 Y pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no muera.

Lev 16:14 Tomará luego de la sangre del becerro, y la rociará con su dedo hacia el propiciatorio al lado oriental; hacia el propiciatorio esparcirá con su dedo siete veces de aquella sangre.

Lev 16:15 Después degollará el macho cabrío en expiación por el pecado del pueblo, y llevará la sangre detrás del velo adentro,(C) y hará de la sangre como hizo con la sangre del becerro, y la esparcirá sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio.

Lev 16:16 Así purificará el santuario, a causa de las impurezas de los hijos de Israel, de sus rebeliones y de todos sus pecados; de la misma manera hará también al tabernáculo de reunión, el cual reside entre ellos en medio de sus impurezas.

Para Israel, el Día de la Expiación era el día más grande del año. La palabra hebrea para expiación significaba «cubrir». Los sacrificios del Antiguo Testamento realmente no podían quitar los pecados, sólo los cubrían. En este día, el pueblo confesaba sus pecados como nación y el sumo sacerdote entraba al Lugar Santísimo para hacer expiación por ellos. Se realizaban sacrificios y se derramaba sangre para que así pudieran ser «cubiertos» los pecados del pueblo. El sacrificio de Cristo en la cruz daría a toda persona la oportunidad de librarse para siempre del pecado en su vida.

Lev 16:17 Ningún hombre estará en el tabernáculo de reunión cuando él entre a hacer la expiación en el santuario, hasta que él salga, y haya hecho la expiación por sí, por su casa y por toda la congregación de Israel.

congregación, qahal: Una congregación, asamblea, compañía; una multitud que ha sido «llamada a juntarse o congregarse». El verbo qahal que significa «convocar, llamar a una reunión, reunirse en asamblea, o llamar a juntarse», se aplica a toda la congregación de Israel cerca de 30 veces en éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Aunque el pueblo comprendía un grupo humano o nación, también era una congregación espiritual. El Nuevo Testamento usa la palabra ekklesia (congregación) para expresar la misma idea. Ekklesia se traduce como «iglesia», pero «asamblea» o «congregación» sería una mejor traducción. De esa manera, el trato de Dios a su qahal en el Antiguo Testamento prefigura el trato a su ekklesia en el Nuevo Testamento. De manera que el más antiguo modelo de vida congregacional lo encontramos en la «iglesia» del desierto.

Lev 16:18 Y saldrá al altar que está delante de Jehová, y lo expiará, y tomará de la sangre del becerro y de la sangre del macho cabrío, y la pondrá sobre los cuernos del altar alrededor.

Lev 16:19 Y esparcirá sobre él de la sangre con su dedo siete veces, y lo limpiará, y lo santificará de las inmundicias de los hijos de Israel.

Lev 16:20 Cuando hubiere acabado de expiar el santuario y el tabernáculo de reunión y el altar, hará traer el macho cabrío vivo;

Lev 16:21 y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto.

Lev 16:22 Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto.

Lev 16:23 Después vendrá Aarón al tabernáculo de reunión, y se quitará las vestiduras de lino que había vestido para entrar en el santuario, y las pondrá allí.(D)

Lev 16:24 Lavará luego su cuerpo con agua en el lugar del santuario, y después de ponerse sus vestidos saldrá, y hará su holocausto, y el holocausto del pueblo, y hará la expiación por sí y por el pueblo.

Lev 16:25 Y quemará en el altar la grosura del sacrificio por el pecado.

Aarón tenía que pasar horas preparándose para estar delante de Dios. Pero nosotros nos podemos acercar a Dios en cualquier momento. ¡Qué privilegio! ¡Se nos ha ofrecido un acceso más fácil a Dios que el que se daba a los sumos sacerdotes de los tiempos del Antiguo Testamento! Aun así, nunca debemos olvidar que Dios es santo ni permitir que este privilegio nos haga acercarnos a Dios descuidadamente. El camino a Dios fue abierto para nosotros por medio de Cristo. Pero el fácil acceso a Dios no elimina nuestra necesidad de preparar nuestros corazones cuando nos acercamos a El en oración.

Lev 16:26 El que hubiere llevado el macho cabrío a Azazel, lavará sus vestidos, lavará también con agua su cuerpo, y después entrará en el campamento.

Lev 16:27 Y sacarán fuera del campamento(E) el becerro y el macho cabrío inmolados por el pecado, cuya sangre fue llevada al santuario para hacer la expiación; y quemarán en el fuego su piel, su carne y su estiércol.

Lev 16:28 El que los quemare lavará sus vestidos, lavará también su cuerpo con agua, y después podrá entrar en el campamento.

Estos versículos tratan del lavatorio de purificación necesario antes de regresar a la rutina de la vida diaria.

Este suceso con los dos machos cabríos ocurría el Día de la Expiación. Los dos chivos representaban las dos formas en las que Dios estaba tratando con el pecado de los israelitas:

(1) a través del primer chivo, el que era sacrificado, estaba perdonando su pecado, y

(2) a través del segundo chivo, el expiatorio, que era enviado al desierto, estaba quitando su culpa. Este mismo ritual tenía que repetirse cada año. La muerte de Jesucristo reemplazó a este sistema de una vez y para siempre. Nuestros pecados pueden ser perdonados y nuestra culpa quitada si ponemos nuestra confianza en Cristo.

Lev 16:29 Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros.

El mes séptimo correspondía aproximadamente al mes de octubre.

Lev 16:30 Porque en este día se hará expiación por vosotros,(F) y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová.

Seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová : El Día de la Expiación se convirtió en la fecha más sagrada del calendario de Israel. El pueblo reconocía sus pecados, los confesaba delante del Señor en ayuno, arrepentimiento y autoexamen. Los sabios judíos enseñan que toda persona debe perdonar a su prójimo antes de implorar para sí mismo el perdón del Señor.

Lev 16:31 Día de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras almas; es estatuto perpetuo.

Lev 16:32 Hará la expiación el sacerdote que fuere ungido y consagrado para ser sacerdote en lugar de su padre; y se vestirá las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas.

Lev 16:33 Y hará la expiación por el santuario santo, y el tabernáculo de reunión; también hará expiación por el altar, por los sacerdotes y por todo el pueblo de la congregación.

Lev 16:34 Y esto tendréis como estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel. Y Moisés lo hizo como Jehová le mandó.

Los objetivos fundamentales de este capítulo son instruir al sacerdote en la forma correcta de ofrecer expiación para la purificación del pueblo, sobre cómo acercarse a Dios para que no muera y sobre cómo limpiar el tabernáculo para hacer posible la continua presencia de Dios. En el Día de la Expiación, el sumo sacerdote llevaba vestimentas especiales menos elaboradas, lo cual enfatizaba su papel como siervo de Dios investido con los símbolos que le acreditaban como tal. La ceremonia de la expiación en sí misma contenía cuatro elementos principales: la ofrenda por el pecado para la purificación del sacerdote, el echar suertes para determinar cuál de los machos cabríos debía sacrificar como una ofrenda por los pecados del pueblo, el sacrificio del macho cabrío y el envío de un segundo macho cabrío al desierto.

El ritual del día de Expiación

Después de la muerte de los dos hijos de Aarón… es una referencia a la muerte de Nadab y Abihú (10:1 ss.). Este capítulo es una terminación natural para los caps. 1-16, el “Libro de los sacrificios”. Este ritual purifica el tabernáculo de la impureza y prepara a la gente para los sacrificios. Estas instrucciones fueron dadas directamente a Moisés, quien era el intermediario aun al sumo sacerdote Aarón. Explican las impurezas que pueden traer la ira de Jehová, para que la congregación no muera en sus impurezas. Ahora, hay advertencias para que no muera Aarón.

No entre en cualquier tiempo en el santuario…, es decir que el santuario es sagrado. Uno puede entrar solamente en los momentos designados y bajo las condiciones designadas. El santuario, detrás del velo… es el lugar llamado “santísimo”.

La nube en el santuario representa la presencia de Jehová que siempre está sobre el propiciatorio. Por esto, Aarón no debe entrar allí libremente. Dice que puede entrar solamente una vez al año, en el día de la Expiación.

El propiciatorio: probablemente viene de la palabra kippur, “expiación” y quiere decir “el lugar de expiación”. Originalmente esta palabra viene de un término traducido “tapa” y puede indicar una cubierta; así, la tapa del arca del pacto. Como la palabra kippir significa el encubrimiento de los pecados, el propiciatorio es el lugar de tal encubrimiento. El origen de la palabra no es tan importante como lo que significa, que es el lugar para encontrar a Jehová: desde encima del Tabernáculo… hablaré contigo.

El mandato comienza con una descripción de los animales necesarios para el sacrificio y la vestidura del sacerdote, para cumplir con la ceremonia. Para Aarón, la ofrenda será un novillo y un carnero. La ofrenda para la congregación incluye dos machos cabríos y un novillo. La vestidura para esta ocasión era vestidos muy sencillos en vez de la vestidura normal para el sumo sacerdote. La razón es que estaba entrando directamente en la presencia de Jehová. Por esto, se vistió en manera más humilde. Antes de vestirse tenía que lavarse. Cada vez que se cambiaba la vestidura tenía que bañarse.

Relatan el procedimiento de la ceremonia. La descripción de los sacrificios. Hay que ofrecer el sacrificio de purificación para sí mismo y para los sacerdotes primero. Esta es la ofrenda del novillo. Luego debe echar suertes sobre los dos machos cabríos para determinar cuál será el sacrificio muerto y cuál será suelto en el desierto. Luego, venía el sacrificio del macho cabrío para la purificación. Después enviaría el macho cabrío al desierto para Azazel.

Algunos creen que la palabra Azazel viene de las dos palabras hebreas: ‘ez (“chivo”) y ‘azal (“soltar”, “apagar”), así la traducción azazel, “chivo que desaparece”. La interpretación más común es que es una referencia a un ser, un espíritu. El pasaje dice, para Azazel. Aparece en contraste a Jehová: uno para Jehová y el otro para Azazel. Entonces, la idea sería que los pecados son enviados al espíritu de su origen y desaparecen en el desierto. El problema con esto es que la Biblia condena el sacrificio a los espíritus.

Una tradición hebrea es que Azazel es un lugar en el desierto. Dicen que viene de las palabras ‘azaz (“ser fuerte”) y ‘el (“poderoso”). Así, sería la referencia a un lugar en las montañas, un precipicio. Dice que el macho cabrío está echado del precipicio a su destrucción. Así tiene la idea de destrucción. Esta interpretación dice que para Azazel quiere decir, “para destrucción”. Cualquiera que sea la interpretación, la idea es que los pecados son echados fuera y desaparecen. Es la misma idea que se encuentra en, que dice que Jehová …echará nuestros pecados en las profundidades del mar. Para los hebreos el desierto y el mar eran lugares grandes y desconocidos. Las cosas echadas en el desierto y en el mar estaban perdidas.

Relatan los detalles del ceremonial. Uno no debe confundirse pensando que es otro sacrificio. Es la presentación del sacrificio mencionado en los versículos anteriores. Hablan del sacrificio. Enfatizan que el propósito del ceremonial era limpiar el santuario y el altar de las impurezas de los hijos de Israel. Así es el propósito del día de la Expiación. Se hacía una vez al año para mantener limpio el santuario para el año siguiente, para que Israel pudiera entrar en la presencia de Jehovah. La descripción en estos versículos sigue el orden dado en los vv. 6-10, rociando la sangre sobre el altar para purificarlo.

Lo enviará al desierto…. Después de la purificación del santuario y el altar, el macho cabrío vivo sería enviado al desierto. Es el símbolo de la limpieza de sus pecados.

Sacrificios y las limpiezas finales. El ritual termina con el sacrificio del holocausto para el sacerdote y para el pueblo. Siguen las instrucciones del holocausto. Después del ritual, el que llevó el macho cabrío tiene que lavarse. Así está purificado de la impureza del animal.

Día de la Expiación

1. Ritos que deben observarse.

(1) Preparación para el sacrificio.

(2) Selección de machos cabríos.

(3) Disposición de los machos cabríos.

(4) Expiación del sumo sacerdote.

(5) Expiación del pecado del pueblo.

(6) Designación del cabrío al desierto.

(7) Purificación del sumo sacerdote.

(8) Purificación del que llevó el cabrío al desierto.

2. Fecha del día de la Expiación.

(1) Sería perpetuo.

(2) Sería el décimo día del séptimo mes.

(3) Afligirían sus almas.

(4) Se haría expiación por ellos.

(5) Sería día de reposo.

(6) Se vestiría el sacerdote vestidura sagrada.

(7) Expiaría por el santuario, el tabernáculo, el altar y por todo el pueblo.

(8) Se haría una vez al año.

Resumen que habla de la responsabilidad del pueblo en el cumplimiento de este día de la Expiación. Esta celebración será perpetua. Designa el día: El décimo día del mes séptimo, o sea, nuestro septiembre u octubre.

Os humillaréis a vosotros mismos es la frase hebrea “afligiréis vuestra alma”. Es un dicho que indica humillación del corazón. Posiblemente es una referencia a este concepto: Acerquémonos con corazón sincero…

El sacerdote que haya sido ungido es el sumo sacerdote. El presenta este sacrificio cada año. La palabra “sumo sacerdote” no aparece en el libro de Levítico. Ungido es la designación aquí para el sumo sacerdote. (Cristo es el “ungido” de Dios, nuestro sumo sacerdote. “Mesías” es la palabra hebrea para “ungido” y “Cristo” es la traducción de la misma al griego.) Cada año guardará este día como una fiesta sabática solemne, como un día de reposo, … no haréis ningún trabajo…. Siempre lo celebrará como un día especial, un día “solemne”.

Aunque el cristiano no celebra el día de la Expiación, es importante que entienda esta celebración en relación con el sacrificio de Cristo. El NT interpreta la muerte de Cristo a la luz de este día. En la muerte de Cristo, dice que el velo se rompió. En Levítico 16, el velo era lo que separaba el lugar de la presencia de Jehová del pueblo. Ahora, está abierto. En Hebreos se compara el sumo sacerdote con Cristo para demostrar que Cristo es el ungido superior. Aarón tenía que ofrecer un sacrificio por sí mismo antes de ofrecer para el pueblo. No fue así con Cristo. Los sacrificios de Levítico fueron continuos, pero Cristo se ofreció una vez para siempre. No tenía que repetirlo. El NT no compara el macho cabrío con Cristo. Sin embargo, la idea de hacer la comparación aparece temprano en la literatura cristiana. El símbo-

lo tiene valor. Como el macho cabrío fue enviado al desierto cargado con el pecado del pueblo, así Cristo murió fuera de Jerusalén por los pecados de su pueblo.

Termina la primera sección del libro, sobre los sacrificios para la purificación de pecados.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar