Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 118: Himno Triunfal

Salmo 118:1  Dad gracias al SEÑOR, porque El es bueno; porque para siempre es su misericordia.

Misericordia (en hebreo, chesed ) a veces se traduce como «compasión», «bondad» y su equivalente en el NT, «gracia».

Salmo 118:2  Diga ahora Israel: Para siempre es su misericordia.

Salmo 118:3  Diga ahora la casa de Aarón: Para siempre es su misericordia.

Salmo 118:4  Digan ahora los que temen al SEÑOR: Para siempre es su misericordia.

Salmo 118:5  En medio de mi angustia invoqué al SEÑOR; el SEÑOR me respondió y me puso en un lugar espacioso.

Salmo 118:6  El SEÑOR está a mi favor; no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre?

Conmigo : Este texto se utiliza en el NT para recordarles a los cristianos que Dios provee fielmente para satisfacer las necesidades de la vida

Salmo 118:7  El SEÑOR está por mí entre los que me ayudan; por tanto, miraré triunfante sobre los que me aborrecen.

Salmo 118:8  Es mejor refugiarse en el SEÑOR que confiar en el hombre.

Los pilotos depositan su confianza en los aviones. Los pasajeros en los trenes, automóviles u ómnibus. Todos los días debemos poner nuestra confianza en algo o en alguien. Si está dispuesto a confiar en un avión o en un automóvil para llegar a su destino, ¿confiará también en Dios para que lo guíe aquí en la tierra y hacia su destino eterno? Cuán vano es confiar en algo o en alguien más que en Dios.

Salmo 118:9  Es mejor refugiarse en el SEÑOR que confiar en príncipes.

Salmo 118:10  Todas las naciones me rodearon; en el nombre del SEÑOR ciertamente las destruí.

Salmo 118:11  Me rodearon, sí, me rodearon; en el nombre del SEÑOR ciertamente las destruí.

Salmo 118:12  Me rodearon como abejas; fueron extinguidas como fuego de espinos; en el nombre del SEÑOR ciertamente las destruí.

Salmo 118:13  Me empujaste con violencia para que cayera, pero el SEÑOR me ayudó.

Salmo 118:14  El SEÑOR es mi fortaleza y mi canción, y ha sido para mí salvación.

Salmo 118:15  Voz de júbilo y de salvación hay en las tiendas de los justos; la diestra del SEÑOR hace proezas.

Salmo 118:16  La diestra del SEÑOR es exaltada; la diestra del SEÑOR hace proezas.

Salmo 118:17  No moriré, sino que viviré, y contaré las obras del SEÑOR.

Salmo 118:18  El SEÑOR me ha reprendido severamente, pero no me ha entregado a la muerte.

Salmo 118:19  Abridme las puertas de la justicia; entraré por ellas y daré gracias al SEÑOR.

Estas afirmaciones sobre atravesar las puertas dan la tónica para que la multitud usara los versículos 25, 26 como cántico de alabanza cuando Jesús hizo su entrada triunfal en Jerusalén

Salmo 118:20  Esta es la puerta del SEÑOR; los justos entrarán por ella.

Salmo 118:21  Te daré gracias porque me has respondido, y has sido mi salvación.

Salmo 118:22  La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la piedra principal del ángulo.

Estos versículos se citan cinco veces en el NT en relación con el rechazo de Jesús por el liderazgo judío (1Pe_2:7). El rechazo es algo duro para quien lo experimenta, pero es maravilloso cuando Dios lo transforma en algo bueno.

Salmo 118:23  Obra del SEÑOR es esto; admirable a nuestros ojos.

Jesús se refirió a este versículo cuando habló del rechazo de su pueblo. Si bien lo rechazaron, Jesús es ahora la «cabeza del ángulo», la parte más importante de la Iglesia. La cabeza del ángulo es la piedra principal en la parte superior de un arco que lo mantiene unido.

Salmo 118:24  Este es el día que el SEÑOR ha hecho; regocijémonos y alegrémonos en él.

Hay días cuando lo menos que queremos hacer es alegrarnos. Nuestro ánimo está decaído, nuestra situación no está al alcance de nuestras manos, la tristeza o culpabilidad es abrumadora. Podemos identificarnos con los salmistas que a menudo se sentían así. Sin embargo, no importa cuán deprimidos se sintieran los salmistas, siempre fueron sinceros con Dios en cuanto a cómo se sentían. Y cuando hablaban con Dios, sus oraciones terminaban en alabanzas. Cuando no sienta deseos de regocijarse, dígale a Dios cómo se siente realmente. Descubrirá que Dios le dará una razón para hacerlo. Dios nos ha dado este día para vivir y servirlo: ¡alégrese!

Salmo 118:25  Te rogamos, oh SEÑOR: sálvanos  ahora; te rogamos, oh SEÑOR: prospéranos  ahora.

Los gritos de sálvanos ahora (en hebreo, Hosanna ), proferidos por la multitud, constituían un reconocimiento de que Jesús, cuya entrada a Jerusalén celebraban, es el Señor y puede salvar; él es Dios

Salmo 118:26  Bendito el que viene en el nombre del SEÑOR; desde la casa del SEÑOR os bendecimos.

Salmo 118:27  El SEÑOR es Dios y nos ha dado luz; atad el sacrificio de la fiesta con cuerdas a los cuernos del altar.

Los «cuernos del altar» eran la proyección de las cuatro esquinas del altar.

Cuernos : Protuberancias de piedra situadas en los extremos de los altares de sacrificio.

Salmo 118:28  Tú eres mi Dios, y gracias te doy; tú eres mi Dios, yo te exalto.

Salmo 118:29  Dad gracias al SEÑOR, porque El es bueno; porque para siempre es su misericordia.

Una liturgia de accion de gracias

Este es el último salmo del Hallel egipcio que fueron cantados en la Pascua. Aunque el Salmo tiene una sección larga que usa la primera persona, la primera y la última partes indican que era usado por la congregación. Es un canto de la comunidad, pero cada miembro de esa comunidad puede expresar su fe personal.

Aunque se ha sugerido que es un canto victorioso del rey, muchos ven el Salmo como una canción litúrgica usada en una de las grandes fiestas, La Pascua, Pentecostés o Tabernáculos. No sabemos de qué época viene, sin embargo, varios detalles sugieren la gran fiesta de los Tabernáculos celebrada cuando completaron la construcción del templo o de los muros en el tiempo de Esdras y Nehemías.

Se han hecho varias sugerencias en cuanto a la manera en que fue cantado: Primero el director hace un llamado a la alabanza, después un coro de sacerdotes o levitas canta los versículos 5-14, y allí el pueblo entero u otro coro canta desde el versículo 15 o del versículo 19: la conclusión en los versículos 27-29 podría representar el canto de otro grupo.

Invitación a la alabanza

Alabad (hodu) combina la idea de alabar y dar gracias, es alabar con gratitud. La razón por la alabanza se da vez tras vez en los salmos: el amor o la misericordia de Dios. La repetición sirve para enfatizar esta gran misericordia de Dios. Se nombra a Israel, la casa de Aarón y a los que temen a Jehová lo mismo que enl Job 115:9-11.

Joya bíblica  Mejor es refugiarse en Jehová que confiar en el hombre. Mejor es refugiarse en Jehová que confiar en los poderosos.

Testimonios de liberación

Ahora se usa la primera persona, que puede ser el rey, pero también cada persona en la congregación puede dar testimonio de cómo Dios la liberó, cada persona clama a Dios y él responde individualmente. Lugar espacioso amplía más la idea de estar libre.

El versículo 6 proclama una doble verdad, y si la primera parte es cierta, la segunda parte, no temeré… debe ser la consecuencia. El temor a los hombres disminuye en proporción directa con la comprensión de la grandeza y la misericordia de Dios. A menudo experimentamos temor porque no creemos suficientemente que Jehová está conmigo. En el Nuevo Pacto, sabemos que el Espíritu de Dios mora en cada creyente en Cristo. He aquí la constante relevancia de los salmos para los cristianos. Los versículos 8 y 9 también presentan una verdad que todos conocemos intelectualmente. Calvino dice que todos los cristianos la reconocen pero apenas hay uno en 100 que está plenamente persuadido de que Dios solo puede darle ayuda suficiente.

Los versículos 10-12 hablan de enemigos; en muchísimos salmos el salmista tiene que pedir socorro por la opresión o los ataques de los enemigos de Dios. Aun los justos serán atacados. Los que no entran en la batalla no son los atacados; los que sirven a Dios son los que reciben los ataques de los enemigos de él.

Se repite tres veces rodearon y asediaron es la misma palabra heb. Esta sugiere que el Salmo viene del tiempo de Nehemías. También se repite tres veces que la victoria se consiguió en el nombre de Jehová. La frase ardieron… en el versículo 12 presenta dificultades de traducción. Algunos traducen: “se apagaron como fuego de espinos”, pues da la idea de cuán pasajero es el aparente triunfo de los enemigos de Dios.

Canto de gratitud

De nuevo se usa lenguaje del éxodo, la primera línea del versículo 14 viene de Exodo 15:2. Nótese cómo fortaleza y canción van juntas. Tenemos aquí una serie de cantos de victoria. Ciertamente es en la morada de los justos donde uno encuentra estos cantos de victoria y de salvación.

Se repite que Dios hace proezas. Es el testimonio del salmista que toda la congregación hace suyo. Aparentemente estaba en peligro de muerte, pero Dios le liberó. Da gracias que Dios limita las pruebas.

Entrada solemne y victoriosa

Con esta alabanza sincera, el salmista puede entrar al santuario. Son puertas de justicia, allí entran los verdaderos adoradores; Salmo 15 y 24:3-6 hablan de quiénes pueden entrar a adorar a Dios.

En el versículo 20, la puerta de Jehová tiene parecido con las palabras de Jesús, la puerta de entrada al reino de Dios. La entrada a la presencia de Dios es algo tan maravilloso que siempre debe motivarnos a la misma alabanza que presenta este Salmo.

La piedra… es otro detalle que sugiere la construcción en el tiempo de Esdras y Nehemías. El salmista pensaba en el rechazo de Israel por los que le rodearon. Pero, como muchos pasajes proféticos del AT, estas palabras se proyectan hacia el Mesías y se aplican a Cristo. Otros pasajes como Isaías 28:16 ayudaron a los judíos a ver un sentido mesiánico en esta figura. Por cierto, toda la profecía mesiánica y aun más su cumplimiento en Cristo es la obra maravillosa de Dios.

Este es el día se refiere al día de fiesta que se celebraba, pero también tiene un alcance mayor al día cuando se cumplió en Cristo.

El versículo 24 también conlleva significado mesiánico, pues es lo que gritaba la gente en la entrada triunfal de Jesús. Sálvanos, por favor! es hosanna en el heb. Y el versículo siguiente fue proclamado por la misma gente delante de Jesús.

Gratitud y alabanza

Ha resplandecido es un eco de la bendición levítica en Números 6. Es interesante que habla de ramas en este mismo pasaje y que tiraron ramas delante de Jesús en su entrada triunfal. La Misná menciona una costumbre judía: en la fiesta de los Tabernáculos se apilaban ramas de sauce alrededor del altar y hacían una procesión alrededor recitando el versículo 25 de este Salmo.

Un dato interesante del versículo 28 es que todas sus cinco palabras en heb. empiezan con la letra alef.

El Salmo termina repitiendo de nuevo el énfasis en la misericordia de Dios; repite todo el primer versículo. Este era el salmo favorito de Martín Lutero. Es un testimonio poderoso de la fuerza de la fe dada por la misericordia de Dios y probada y forjada en la lucha contra los enemigos de Dios y la experiencia de sus maravillosa respuestas a sus oraciones.

    Páginas: 1 2 3 4

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar