Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 97: La manifestación gloriosa de Jehová como rey

Salmo 97:1 El SEÑOR reina; regocíjese la tierra; alégrense las muchas islas.

Las imágenes que se utilizan aquí están tomadas del relato de éxodo 19, donde Dios se aparece con la Ley ante Moisés.

Salmo 97:2 Nubes y densas tinieblas le rodean, justicia y derecho son el fundamento de su trono.

Las nubes y la oscuridad que rodean a Dios simbolizan su santidad inalcanzable y lo incapaces que somos de encontrarlo solos. Si El estuviera al descubierto, nadie podría mantenerse en pie delante de su refulgente santidad y gloria.

Salmo 97:3 Fuego va delante de El, y quema a sus adversarios en derredor.

La imagen de Dios como fuego es usada por el autor de Hebreos para alentar a que se persevere en el camino cristiano

Salmo 97:4 Sus relámpagos iluminaron el mundo; la tierra vio y se estremeció.

Salmo 97:5 Como cera se derritieron los montes ante la presencia del SEÑOR, ante la presencia del Señor de toda la tierra.

Salmo 97:6 Los cielos proclaman su justicia, y todos los pueblos han visto su gloria.

Salmo 97:7 Sean avergonzados todos los que sirven a imágenes talladas, los que se glorían en los ídolos; adórenle todos los dioses.

La gente adora toda clase de imágenes e ídolos. A pesar de que Dios se revela y muestra su amor mediante la naturaleza y la Palabra, hay muchos que deciden pasarlo por alto o rechazarlo y perseguir metas que consideran más importantes. La Biblia aclara que esta gente es idólatra debido a que entregan su más alta lealtad a quien no es Dios. Un día nos pararemos delante de Dios con toda su gloria y poder. Luego veremos todas nuestras metas y nuestros logros por lo que son en realidad. ¡Cuán tontas se verán entonces nuestras búsquedas terrenales!

Todos los dioses : El autor de este salmo no está siendo condescendiente con el politeísmo, sino que exalta al Señor por encima de todo lo que los seres humanos llaman dioses

Salmo 97:8 Oyó Sion esto y se alegró, y las hijas de Judá se han regocijado a causa de tus juicios, oh SEÑOR.

Salmo 97:9 Porque tú eres el SEÑOR, el Altísimo sobre toda la tierra, muy excelso sobre todos los dioses.

Salmo 97:10 Los que amáis al SEÑOR, aborreced el mal; El guarda las almas de sus santos; los libra de la mano de los impíos.

Amáis, ahab: Amar, tener afecto por alguien; gustar de alguien, ser amigo de. Ahab es similar a la palabra «amor» en nuestro idioma, en el sentido de que ambas cubren una amplia gama de significados e ideas análogas. Ahab puede referirse a amar a Dios, a una amistad, al amor romántico, al amor por los ideales, al placer, etc. El participio oheb se refiere a un amigo o amante. La primera mención del amor en la Biblia está en Genesis 22:2, donde se dice que Abraham amó a su hijo Isaac.

Un deseo sincero de complacer a Dios surgirá cuando sincronice sus deseos con los de El. Usted amará lo que Dios ama y odiará lo que El odia. Si ama a Dios odiará el mal. Si no desprecia las acciones de la gente que se aprovecha de otros, si admira a quienes solo se ocupan de sí mismos, o si envidia a los que toman la delantera utilizando cualquier medio para lograr sus fines, su deseo primordial en la vida no es complacer a Dios. Aprenda a amar los caminos de Dios y a odiar el mal en todas sus formas, no solo los pecados obvios, sino también los que la sociedad acepta.

Salmo 97:11 Luz se ha sembrado para el justo, y alegría para los rectos de corazón.

Salmo 97:12 Justos, alegraos en el SEÑOR, y alabad su santo nombre.

Un himno de la realeza de Jehová que anuncia su venida

Otros salmos de la realeza de Jehová son 47, 93, 96, 98 y 99. Mientras en el Salmo 96 el reinado de Dios trae adoración eterna y el 96 y 98 enfatizan el gozo para todo el mundo, este Salmo (97) habla de la eliminación de la maldad y la destrucción de los rebeldes. Habla de la era escatológica que los profetas anunciaron. Dios reina y así trae justicia a todo el mundo. El regocijo muestra que el reino de Dios implica lo que es mejor para el ser humano. Como el Salmo 96, este también habla de un alcance a todas las naciones.

La manifestación gloriosa de Jehová como rey

¡Jehová reina! es un anuncio importante y motivo de gozo para la naturaleza y para todas las naciones, las muchas costas.

En las ceremonias cúlticas de otros pueblos las imágenes de sus dioses generalmente llegaron veladas y eran develadas durante la ceremonia. Pero Jehová es demasiado grande y glorioso para ver, entonces queda velado con nube; lo que se manifiesta son sus cualidades de justicia y derecho.

El lenguaje de los versículos 2-5 es el lenguaje del éxodo, de la teofonía en el monte Sinaí. El fuego se usa refiriéndose a su venida en juicio. Los relámpagos y truenos ilustran y simbolizan el poder de Dios. Aquí la tierra se estremece, se personifica como una persona que pierde control de sí misma ante tan grande gloria de Dios. Los montes se derriten, es decir, Dios tiene todo poder sobre ellos, no hay lugar donde esconderse de él cuando viene a juzgar.

Los cielos anuncian su justicia, nos hace pensar en el Salmo 19, pero aquí habla de una manifestación futura cuando todas las naciones verán su juicio y su gloria. Y el versículo 6 muestra la gran superioridad de Jehová. No hay guerra entre los dioses; sencillamente los que adoran imágenes reconocerán la soberanía de Jehová. Nótese de nuevo la semejanza con la visión de juan en Apocalipsis.

¡Todos los dioses póstrense ante él!. La palabra dioses (?elohim) a veces se refiere a ángeles. Hebreos 1:6 cita la LXX: Adórenle todos los ángeles de Dios.

El regocijo de los justos

El versículo 8 es casi igual al Job 48:11. La manifestación del poder y juicio de Dios causa alegría en su pueblo. Hemos de buscar siempre que Dios sea glorificado y es glorificado cuando hace juicio. Como dice la nota de RVA, las hijas de Judá puede referirse a las aldeas de Judá.

Supremo traduce ?elyon que es un título de Dios asociado con Sion. La superioridad de Jehová es celebrada por su pueblo. Cualquier otra esperanza (confianza en la tecnología, la medicina, los arreglos económicos, etc.) es nada al lado de la fe en Dios.

Aborreced el mal. Amar a Dios implica responsabilidad; para seguir a Cristo, uno tiene que rechazar ciertas cosas. Salmo 8:13 dice los mismo: El temor de Jehová es aborrecer el mal. Pero con esta responsabilidad también va la promesa y seguridad: Dios guarda la vida de sus fieles.

El Salmo termina en una nota de gran regocijo. Da una mirada hacia adelante, pero también incluye un llamado para el presente. Dios quiere la alegría de su pueblo, y dice cómo conseguirla: Alegrarse en Dios y celebrar la memoria de su santidad. Los salmos constantemente nos llevan a la adoración de Dios y enfatizan su santidad.

El poder del amor

“Los que amáis a Jehová, aborreced el mal. El guarda la vida de sus fieles; los libra de manos de los impíos.”

1. Amor en lugar de odio.
2. Confianza en lugar de miedo.
3. Esperanza en lugar de ilusión.
4. Verdad en lugar de error.
5. Perdón en lugar de castigo.
6. Arrepentimiento en lugar de penitencia.
7. Vida en lugar de muerte.
8. Salvación en lugar de condenación.
9. Seguridad en lugar de inseguridad.

    Páginas: 1 2 3

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar