Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo31: Suplica individual. Confianza en situacion de angustia

Salmo31:1  Para el director del coro. Salmo de David. En ti, oh Señor, me refugio; jamás sea yo avergonzado; líbrame en tu justicia.

Este salmo presenta la confianza del alma humana en Dios, en medio de lágrimas y aflicción, hasta el triunfo. David clamó a Dios para que lo librara. Quería que Dios detuviera a aquellos que injustamente le estaban causando problemas. Por lo tanto, David hizo su petición basado en lo que él conocía del nombre o carácter de Dios. Como Dios es justo y amoroso, El quiere liberar a su pueblo.

Salmo31:2  Inclina a mí tu oído, rescátame pronto; sé para mí roca fuerte, fortaleza para salvarme.

Salmo31:3  Porque tú eres mi roca y mi fortaleza, y por amor de tu nombre me conducirás y me guiarás.

Salmo31:4  Me sacarás de la red que en secreto me han tendido; porque tú eres mi refugio.

Salmo31:5  En tu mano encomiendo mi espíritu; tú me has redimido, oh Señor, Dios de verdad.

Encomiendo : Jesús citó estas palabras de extrema confianza en Dios al morir en la cruz

Salmo31:6  Aborrezco a los que confían en ídolos vanos; mas yo confío en el Señor.

Decimos que tenemos fe en Dios, pero, ¿confiamos realmente en El? Las palabras de David, «En tu mano encomiendo mi espíritu», transmiten su completa confianza en Dios. Jesús utilizó esta frase cuando estaba muriendo en la cruz, mostrando su absoluta dependencia en Dios el Padre. Esteban repitió estas palabras cuando estaba siendo apedreado confiando que en la muerte, simplemente estaba pasando del cuidado terrenal de Dios a su cuidado eterno. Debemos comprometer nuestras posesiones, nuestras familias y nuestras vocaciones a Dios. Pero en primer lugar y más importante aun, debemos comprometernos totalmente con Dios. ¿Por qué trajo David repentinamente el tema de la idolatría? Quería hacer un contraste entre su total devoción a Dios y la adoración diluida ofrecida por muchos israelitas. Los rituales religiosos paganos nunca fueron completamente borrados de Israel ni de Judá, a pesar de los esfuerzos que llevó a cabo David y otros pocos reyes. Obviamente, una persona que se inclinaba ante los ídolos no podía depositar su espíritu en las manos de Dios. Cuando colocamos los ídolos actuales (riqueza, posesiones materiales, éxito) en el primer lugar de nuestra vida, no podemos esperar que el Espíritu de Dios nos guíe. Dios es nuestra autoridad suprema y requiere nuestra primera lealtad.

Salmo31:7  Me gozaré y me alegraré en tu misericordia, porque tú has visto mi aflicción; has conocido las angustias de mi alma,

Salmo31:8  y no me has entregado en manos del enemigo; tú has puesto mis pies en lugar espacioso.

En los días de David, los ejércitos necesitaban espacios abiertos en los que pudieran llevar a cabo sus maniobras militares. David alabó a Dios por el «lugar espacioso», lugares amplios que le había dado la libertad de moverse dentro de los límites de Dios. Si se siente restringido por los límites morales de Dios, recuerde que le ha dado mucha libertad, mucha más de la que necesita para moverse dentro de esos límites. Utilice las oportunidades que Dios le ha dado para tomar decisiones apropiadas. Uselas con sabiduría y lo conducirán a la victoria.

Salmo31:9  Ten piedad de mí, oh Señor, porque estoy en angustia; se consumen de sufrir mis ojos, mi alma y mis entrañas.

La temática se desliza hacia un ruego para ser liberado de la angustia y la persecución que parecen seguir al justo

Salmo31:10  Pues mi vida se gasta en tristeza, y mis años en suspiros; mis fuerzas se agotan a causa de mi iniquidad, y se ha consumido mi cuerpo.

Salmo31:11  A causa de todos mis adversarios, he llegado a ser objeto de oprobio, especialmente para mis vecinos, y causa de espanto para mis conocidos; los que me ven en la calle huyen de mí.

Salmo31:12  Como un muerto soy olvidado, sin ser recordado, soy semejante a un vaso roto.

Salmo31:13  Porque he oído la calumnia de muchos, el terror está por todas partes; mientras traman juntos contra mí, planean quitarme la vida.

Al describir sus propios sentimientos, David describió la impotencia y la desesperación que siente cada uno cuando es odiado o rechazado. Sin embargo, la adversidad es mucho más fácil de aceptar cuando reconocemos nuestras verdaderas relaciones con la soberanía de Dios. A pesar de que pueda parecer que nuestros enemigos tengan el dominio, son finalmente ellos los que están desamparados y desesperanzados. Aquellos que conocen a Dios tendrán la victoria final. Podemos animarnos hoy porque Dios nos protegerá.

Salmo31:14  Pero yo, oh Señor, en ti confío; digo: Tú eres mi Dios.

Salmo31:15  En tu mano están mis años; líbrame de la mano de mis enemigos, y de los que me persiguen.

Al decir, «en tu mano están mis tiempos», David estaba expresando simplemente su creencia de que todas las circunstancias de la vida están bajo dominio de Dios. Saber que Dios nos ama y tiene cuidado de nosotros nos permite mantenernos firme en nuestra fe a pesar de las circunstancias. Nos guarda de pecar tontamente al tomar los asuntos en nuestras propias manos o resentirnos por los tiempos de Dios.

El ojo de la fe ve que tanto los tiempos de tribulación como los tiempos de triunfo están en la mano de Dios.

Salmo31:16  Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; sálvame en tu misericordia.

Salmo31:17  Oh Señor, no sea yo avergonzado, porque a ti clamo; sean avergonzados los impíos; que desciendan en silencio al Seol.

Salmo31:18  Enmudezcan los labios mentirosos, que arrogantes hablan contra el justo con soberbia y desprecio.

Salmo31:19  ¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has obrado para los que en ti se refugian, delante de los hijos de los hombres!

Que Dios ha guardado su bondad (recompensas) para aquellos que le temen y para los que en él esperan , lo confirma Jesús. Grande, rab: Grande, abundante, muchos, numeroso; de gran importancia; principal, pesado, significativo, noble, principesco. Rab aparece más de 400 veces en el Antiguo Testamento. Deriva del verbo rabab  que quiere decir «numeroso o grande». El título rabbi viene de rab  Aunque rabbi generalmente se traduce por «maestro», implica la idea de alguien «grande», es decir, lleno de conocimientos. También podría traducirse como «mi gran instructor». De ahí que nuestro Salvador aconsejó que no se llamara así a sus seguidores; sólo podemos tener un Rabbi y este no es otro que el Mesías

Salmo31:20  De las conspiraciones de los hombres tú los escondes en lo secreto de tu presencia; en un refugio los pondrás a cubierto de los enredos de las lenguas.

Salmo31:21  Bendito sea el Señor, porque ha hecho maravillosa su misericordia para mí en ciudad asediada.

Salmo31:22  Y yo alarmado, decía: ¡Cortado soy de delante de tus ojos! Empero tú oíste la voz de mis súplicas cuando a ti clamaba.

Salmo31:23  ¡Amad al Señor, todos sus santos! El Señor preserva a los fieles, y retribuye plenamente a los que obran con soberbia.

Salmo31:24  Esforzaos, y aliéntese vuestro corazón, todos vosotros que esperáis en el Señor.

Suplica individual. Confianza en situacion de angustia

Dos veces el salmista nos dirige desde la angustia hasta la liberación o salvación en Dios. Varios escritores bíblicos usaron frases de este Salmo; es evidente que los salmos son útiles en cualquier situación en que el ser humano se encuentre. Se notan semejanzas con Jeremías, por lo cual algunos piensan que Jeremías lo escribió. Sin embargo, es preferible pensar que David o algún contemporáneo de él lo compuso, pues las figuras de rocas y fortalezas son comunes en salmos atribuidos a él. Dos declaraciones profundas de confianza: En tus manos encomiendo mi espíritu y en tus manos están mis tiempos han estado en la boca de los creyentes desde Jesús en la cruz y Esteban hasta los mártires de nuestro tiempo.

Clamor por salvación

El salmista nos da un buen ejemplo; a menudo necesitamos liberación de peligros, acechanzas de enemigos espirituales, actitudes negativas, tentaciones y temores. Podemos clamar: Líbrame. El salmista no apela a sus propios méritos, sino que pide que Dios haga su justicia. El creyente en Cristo tiene derecho de la victoria, es justificado. Puede apelar a lo que Cristo hizo, pues es suyo en Cristo.

En los versículos 2 y 3, las tres palabras: roca, fortaleza y roca son las mismas que se usan en el Job 18:1-3. Dios es su fuerza y protección. Puede parecer paradójico que en el versículo 2 pide que Dios sea su roca y fortaleza, pero en el versículo 3 afirma que lo es; sin embargo, en el versículo 2 está diciendo: “Pruébate” o “haz realidad”, pero en el versículo 3 ya está afirmando la realidad. En la oración, crece la confianza en Dios.

Me guiarás y me encaminarás. En situaciones de angustia y crisis, más que nunca hace falta la dirección definida de Dios. Según el versículo 4, lo están persiguiendo, poniéndole trampa. En este primer ciclo de angustia a victoria el salmista es “el perseguido”; en el segundo ciclo es el “rechazado”.

Declaración de confianza

Jesús citó En tus manos encomiendo mi espíritu cuando murió en la cruz; asimismo Esteban cuando murió apedreado. Llama la atención que se usa espíritu (ruah) en vez de alma o vida (nefesh). El salmista quiso darle un énfasis más espiritual; no sólo de enfermedad y enemigos libera Dios, sino también de pecado y del maligno.

Dios de verdad destaca que es fiel y es el verdadero Dios. Nótese el contraste con los ídolos vanos en el versículo 6. Desde Deuteronomio 32:21, a menudo los falsos Dioses se llaman “vanidades”. El versículo 6 es citado en Juan 2:8.

En este cántico de alabanza y confianza hay un ciclo de adoración, expectación y entrega. Aun en la crisis el salmista se goza en el amor de Dios. Esta palabra (hesed, amor, misericordia) explica lo que Dios es. Su amor, misericordia y gracia se expresan a través de su pacto especial con su pueblo.

Has conocido… es el uso heb. de conocer en que el que conoce se posesiona del objeto conocido. Habla de su cuidado y su amor, como en el Job 1:6.

Clamor de uno que se siente rechazado

En el primer ciclo el salmista era perseguido, ahora se siente muy rechazado. El el versículo 9 da la impresión de una enfermedad, pero puede ser el efecto de la angustia, se siente muy debilitado. En el versículo 10 se debilita más y tiene un sentido de culpa.

En el versículo 11, en vez de Para todos… algunos traducen “Por causa de todos …” Cuando tantos enemigos persiguieron y acusaron al salmista, aun sus vecinos y amigos lo rechazaban. Los efectos del odio desmoralizan a uno; cuando uno es acusado, aunque sea injustamente, es muy común que los mismos hermanos (de la iglesia) lo dejen solo.

El versículo 13 es citado en Jeremias 20:10. La frase terror está por todas partes se usa seis veces en Jeremías. Por eso algunos creen que Jeremías escribió el Salmo, pero él bien pudo haber tomado la frase del Salmo.

Oración de fe, versículos

Pero; a pesar de la situación desesperante, el salmista confía en Dios. En tus manos están mis tiempos es una profunda afirmación de fe. El creyente nunca es víctima de “la suerte”. Aun cuando en el contexto parece estar bajo el control del enemigo, Dios está en control y él es soberano. La manera y el tiempo de la victoria están en sus manos.

Haz resplandecer… es la bendición de Numeros 6:25; siempre la necesitamos, y Dios quiere que siempre la disfrutemos. A las tres peticiones de los versículos 15, 16 (Líbrame, Haz resplandecer, sálvame) corresponden los tres deseos de los versículos 17, 18 (no sea …, sean avergonzados, … enmudezcan). De nuevo el salmista no toma la venganza en sus manos, pero pide el justo juicio de Dios.

Alabanza por la respuesta

La sección se puede dividir en tres partes: versículos 19, 20, Dios cuida a los suyos; versículos 21, 22, testimonio de salvación específica; y versículos 23, 24, un llamado al pueblo de Dios. Se notan paralelos entre los motivos de agradecimiento en los versículos 19-23 y las peticiones de los versículos anteriores:

a) la bondad de Dios para los que buscan refugio en él, versículo 19; el salmista se había refugiado en Dios, versículo 1;
b) Dios protege a los suyos de conspiración y contiendas, versículo 20; el salmista sufrió esto, versículo 18;
c) Dios ha hecho maravillosa su misericordia, versículo 21; el salmista había pedido misericordia, versículo 16;
d) Dios oyó la voz de mis ruegos, versículo 22; lo había pedido en el versículo 2.

El refugio de la presencia de Dios

Según el versículo 22, parece que el salmista escribe el Salmo después de la experiencia, cuando la recordaba y revivía. El creía en la misericordia de Dios, pero esta salvación de la crisis le hizo ver lo maravilloso de su amor. Siempre confiaba en Dios, pero está maravillado porque cuando clamé a ti, oíste …

Al haber experimentado de nuevo este gran amor salvífico de Dios, el salmista se dirige a todo el pueblo con una exhortación: Amad… Esforzaos… . Cada creyente debe decidir amar a Dios, pues es un mandato y un privilegio. La decisión de amar a Dios y expresárselo en la adoración aumenta este mismo amor a Dios.

¿En qué sentido deben “esforzarse”? El salmista estaba para darse por vencido, pero el clamar a Dios y confiar en él cambió todo; de modo que exhorta a todos a que se esfuercen, a que se animen a clamar a Dios, creer y esperar en él.

    Páginas: 1 2 3 4

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar