Logo

2 de Crónicas 26: El reinado de Uzías

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Uzías imitó a su padre Amasías en todas las cosas que pudieron contribuir a la estabilidad de su reino, como buscar a Dios. Las convicciones espirituales judías eran indicadores del éxito o el fracaso de un monarca, si este seguía a Dios o le daba las espaldas.

De Zacarías no se sabe mucho, además de que fuera el tutor espiritual de Uzías. Fue Zacarías, y no Uzías, el entendido en las visiones de Dios. En otros mss. se podría leer que Zacarías instruyó a Uzías en el temor del Señor.

Mientras Uzías se mantuvo fiel a la voz profética, Dios lo prosperó. En sus cuatro décadas de gobierno su nación había sido protegida de la devastación asiria en el norte, incluyendo el debilitamiento del enemigo fronterizo samaritano; no obstante, en las cercanías de su muerte, los profetas ya habían empezado a vislumbrar grandes nubarrones para el reino del sur.

En su campaña militar contra los filisteos, Uzías abrió brecha en los muros de las ciudades de Gat, Yabne y Asdod. Gat, a unos 30 km. al oeste del Hebrón, era la más vulnerable a los ataques de Judá; era una de las cinco ciudades fenicias de mayor importancia; con su caída, los filisteos quedaron muy debilitados. Yabne se hallaba a unos 15 km. más al norte entre el Ecrón y el mar Mediterráneo. Esta ciudad está identificada como Jabneel y más tarde llegó a ser conocida como Jamnia. En esta ciudad se definió la canonicidad del AT. Asdod se encontraba más cerca del mar Mediterráneo y a la misma altura al oeste de Jerusalén.

Además de sus victorias contra los filisteos, Dios ayudó a Uzías en sus campañas contra los árabes que habitaban en Gurbaal y contra los meunitas. Estas dos últimas tribus nómadas se desarrollaron a lo largo de su frontera sudeste y eran muy hostiles hacia Judá.

En su programa de mejoras internas, Uzías edificó torres en Jerusalén. Estas torres servían para proteger los rebaños de los ladrones en Jerusalén y en el desierto. Con el fin de proveer agua para sus ganados cavó muchos pozos. Su amor por la agricultura lo llevó a rodearse de agricultores y viñadores en la región montañosa y en los campos fértiles.

Estos campos fértiles eran parte de la planicie en la Transjordania que pertenecía a los efrateos y que por un tiempo había estado en manos de los amonitas; ya recuperadas, fueron objeto de muchas mejoras en su productividad agrícola y ganadera.

El desierto era un terreno desocupado al pie de las montañas donde los pastores podían apacentar a sus ganados. La Sefela se refiere a los terrenos bajos a lo largo del mar Mediterráneo, mientras que la costa pudo haberse referido a las partes planas al oeste del río Jordán, entre el río Arnón y el Hebrón en el norte.

El ejército de Uzías estaba bien entrenado para la batalla, lo cual indicaba que sus soldados estaban bien equipados. Las estadísticas del número del ejército estaban a cargo del escriba Jeiel. Maasías ocupaba el puesto de oficial, aunque la idea aquí es más la de un adjunto que la de un estratega en asuntos de guerra, siendo que la dirección pertenecía al rey mismo bajo sus funcionarios. Los jefes de las casas paternas sumaban 3.600 hombres de batalla. Maasías comandaba un ejército de 307.500 guerreros, una fuerza similar a la de Amasías.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR