Logo

Deuteronomio 9: Dios destruirá a las naciones de Canaán

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Moisés ayunó 40 días y 40 noches así como había hecho antes. El propósito de su ayuno fue detener el castigo preparado para el pueblo. Jehová contestó la plegaria de Moisés también esta vez. Moisés había orado diversas veces intercediendo por Israel. En muchas ocasiones anteriores, Jehová había respondido las oraciones de su siervo y lo hace otra vez en esta ocasión. Moisés también oró por Aarón, su hermano, porque influido por el pueblo e incitado por las gentes, él construyó el becerro de oro. La intercesión de Moisés por Aarón no aparece en la historia del becerro de oro en el libro de Exodo.

Moisés tomó el becerro de oro y lo quemó en el fuego, lo desmenuzó y lo trituró hasta pulverizarlo y arrojó la ceniza en el torrente que descendía del monte. Este acto significaba que Jehová había respondido la oración de Moisés y que el pecado y la culpa de Israel habían sido removidos. Moisés mezcló la ceniza del becerro con agua y forzó a beber a los israelitas que habían adorado la imagen. Este acto de Moisés es similar al ritual de la ordalía.

La rebelión de Israel.

La historia del becerro de oro sirve para ilustrar que Israel no era inocente delante de Jehová; el pueblo había pecado y merecía el juicio divino. En el se citan otras ocasiones donde Israel había probado la paciencia de Jehová. Uno de los lugares donde Israel provocó al Señor con sus quejas fue en Tabera. La ubicación de este sitio es desconocida. La referencia a Tabera se basa en los eventos mencionados en. En el desierto el pueblo murmuró contra Jehová lamentando su situación. La ira de Jehová se encendió contra el pueblo y destruyó parte del campamento israelita. Aquél lugar fue llamado Tabera, que significa “incendio”.

Otro lugar donde Israel se rebeló contra Jehová fue en Masá. La rebelión de Israel sucedió cuando el pueblo murmuró contra Jehová porque les faltó agua. Masá significa “prueba”. Allí el pueblo de Israel puso a Jehová a prueba, dudando de su presencia con ellos. La otra ocasión donde Israel se rebeló contra Jehová fue en Quibrothataavah. El nombre del lugar significa “Tumba de la gula” o “Tumba de la avidez”. Quibrothataavah fue el lugar en el desierto donde los israelitas anhelaron la abundancia de Egipto y desearon comer carne. La ira de Jehová se encendió contra Israel y él los hirió con una gran plaga y muchos murieron. El lugar donde los muertos fueron sepultados fue llamado Quibrothataavah, “Tumba de la gula”.

La rebelión de Israel en Cadesbarnea fue cuando Dios ordenó a Israel que enviara espías a Canaán y el pueblo rehusó entrar en la tierra por temor a los cananeos. Todos estos ejemplos de rebelión y murmuraciones contra Jehová sirven para enfatizar las palabras de Moisés: habéis sido rebeldes contra Jehová desde el día en que yo os conocí.

Por causa del pecado del pueblo, Moisés intercede por Israel. El texto anticipa la oración intercesora de Moisés. En su oración Moisés declaró que Jehová no podía destruir al pueblo porque Israel era su heredad. Jehová había rescatado a Israel de Egipto con su mano poderosa y demostración de su poder. Este hecho de apelar Moisés a la grandeza de Jehová y a su brazo poderoso es una referencia a la gracia divina. Moisés también declaró que Jehová no podía destruir a Israel por causa de sus promesas a los patriarcas. Esta apelación a las promesas de Jehová es un reconocimiento de su fidelidad. Moisés apela al honor de Jehová. Si Jehová destruye a Israel, el pueblo de Egipto interpretará esa destrucción como una inhabilidad de Jehová de cumplir sus promesas o porque Jehová los aborrecía o sea, porque Jehová no amaba a su pueblo. En su intercesión por Israel Moisés dijo a Jehová: No mires la dureza de este pueblo, ni su impiedad ni su pecado.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR