Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

El Apocalipsis de Juan

M.S.TERRY: Ninguna parte de la Biblia ha sido objeto de tanta controversia y tan variadas interpretaciones como el Apocalipsis de Juan. Sin embargo, los principales sistemas de exposición pueden reducirse a tres, conocidos generalmente con las designaciones de Preterista, Continuo-histórica, y Futurista. Los preteristas sostienen que la mayor parte de la profecía de este libro se cumplió con la caída de Jerusalén y de la Roma pagana. La escuela continuo-histórica halla la mayor parte de estas profecías cumplidas en la historia del Imperio Romano y de la Europa moderna. Los futuristas sostienen que el libro se refiere especialmente a acontecimientos que aún están por producirse y que deben cumplirse literalmente al final del mundo. Toda tentativa de discutir en detalle estos sistemas y examinar sus numerosos métodos divergentes significaría escribir una obra voluminosa. Nuestro plan es, sencillamente, buscar la posición histórica del escritor y rastrear el objeto y plan de su libro a la luz de los principios de hermenéutica ya presentados. Especialmente hemos de considerar la analogía de las escrituras apocalípticas y los principios generales del simbolismo bíblico.

El escritor dirige el libro de esta profecía a las iglesias de siete ciudades bien conocidas en el Asia occidental y declara, explícitamente, en los primeros versículos que su revelación es acerca de «cosas que deben suceder presto». Al final, (Apo_22:12-20) el Alfa y Omega, quien en persona testifica todas estas cosas y manifiestamente se propone dar énfasis a la idea de su inminencia, dice:

«He aquí, yo vengo presto». «Ciertamente, vengo en breve». Además, se amonesta al profeta diciéndole: «No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca» (Apo_22:10). Por cierto que si las palabras tienen algún significado y los pensamientos alguna vez son susceptibles de expresarse enfáticamente, en las expresiones citadas se nos dice que los sucesos esperados eran inminentes, debían acontecer en un futuro cercano al tiempo en que se escribió el libro. El significado de todas estas expresiones concuerda notablemente con la repetida declaración de nuestro Señor: «No pasará esta generación sin que se cumplan todas estas cosas». Pero cuando Juan escribió, las cosas esperadas se hallaban mucho más próximas que cuando el Señor habló en el Monte Olivar.

A la manera de otros Apocalipsis, este libro es divisible en dos partes principales que pueden designarse como

  1. Revelación de Cristo, el Cordero (caps. 1-11) y
  2. Revelación de la Esposa, la Esposa del Cordero (caps. 12-22). Estas dos partes, de acuerdo con el sistema de las visiones repetidas de Daniel, atraviesan el mismo campo de vista y cada una termina con la caída de una gran ciudad y el establecimiento del reino de Dios, pero cada una de estas dos partes, a su vez es divisible en secciones menores, la primera en tres, la segunda en siete, en la forma siguiente:

I. Revelación del Cordero

  1. En las epístolas a la siete iglesias, 1-3.
  2. Por la apertura de los siete sellos, 4-7.
  3. Por el sonido de las siete trompetas, 8-40

II. Revelación de la Esposa
1. Visión de la mujer y el dragón, 12.
2. Visión de las dos bestias, 13.
3. Visión del Monte de Sión, 14.
4. Visión de las siete plagas, 15, 16.
5. Visión de la Babilonia mística, 17-18.
6. Visión de Manifestación, Milenio y Juicio, 19-20.
7. Visión de la nueva Jerusalén, 21-22.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar