Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Josué 5: Circuncisión de los hijos de Israel

Jos 5:10 Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce días del mes, por la tarde, en los llanos de Jericó.

El pueblo demostraba que creía y obedecía a Dios celebrando la Pascua, ocasión en la cual recordaban que heredarían la tierra prometida, sólo por medio de la fe en la sangre del cordero.

Esta Pascua gozosa fue la primera celebrada en la tierra prometida y sólo la tercera celebrada por Israel desde el éxodo de Egipto. La última vez había sido treinta y nueve años antes, al pie del monte Sinaí. Esta celebración hizo que Israel recordara los grandes milagros que hizo Dios al sacarlos de Egipto. Allí tuvieron que comer con temor y prisa. Ahora comían en celebración de las bendiciones y promesas de Dios.

Jos 5:11 Al otro día de la pascua comieron del fruto de la tierra, los panes sin levadura, y en el mismo día espigas nuevas tostadas.

Jos 5:12 Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año.

El maná cesó : El maná maravilloso fue provisto 6 días a la semana durante cuarenta años. Tras la entrada a la tierra prometida, la promesa de provisión divina tomaría una nueva forma. Mientras Dios se mantenía como el proveedor, el pueblo asumiría la responsabilidad de labrar la tierra y alimentarse de ella.

Dios había provisto maná de manera milagrosa a los israelitas hambrientos durante sus cuarenta años en el desierto. En la generosa tierra prometida ya no necesitaban esa provisión diaria de alimentos porque la tierra estaba lista para la siembra y la siega. Dios les había dado alimentos milagrosamente mientras estaban en el desierto. En Canaán les dio alimentos de la misma tierra. La oración no es una alternativa a la preparación, y la fe no reemplaza el trabajo arduo. Dios puede y hace provisión milagrosa para su pueblo cuando se necesita, pero también espera que este utilice los talentos y recursos que El les ha dado para autoabastecerse. Si sus oraciones no han sido contestadas, tal vez lo que usted necesita está a su alcance. Ore, entonces, y pida sabiduría para ver lo que está a su alcance y energía y motivación para tomarlo.

Era la segunda vez que los judíos salidos de Egipto celebraban solemnemente la Pascua. El pan ácimo y el trigo tostado que comió el pueblo el día de la Pascua podían ser en parte productos de la tierra de Canaán. Al día siguiente cesó el maná.

Jos 5:13 Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos?

Jos 5:14 El respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo?

Jos 5:15 Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo.

Este excepcional encuentro con el cielo precedió al papel desempeñado por Jacob en Jericó: descubrió que había un jefe, más poderoso que él, quien estaba listo para guiar al pueblo a la conquista de la tierra prometida. (Véase la introducción a Josué: «Cristo revelado».) Quita el calzado de tus pies : Esta era una señal de humildad y respeto.

Este fue un ángel de rango superior, Príncipe del ejército de Jehová. Algunos dicen que fue una aparición de Dios en forma humana. Como señal de respeto, Josué se quitó el calzado. Aunque Josué era el líder de Israel, todavía estaba sometido a Dios, el Líder absoluto. El temor reverente y el respeto son reacciones propias ante un Dios santo. ¿Cómo podemos demostrar respeto hacia Dios? Con nuestras actitudes y acciones. Debemos reconocer el poder, la autoridad y el amor profundo de Dios. Nuestras acciones deben demostrar nuestras actitudes delante de los demás. El respeto a Dios es tan importante hoy como lo fue en los tiempos de Josué, aunque ahora no se acostumbre a quitarse uno el zapato para demostrarlo.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar