Logo

Proverbios 2: Excelencias de la sabiduría

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Una liberación de la mujer deceptiva

Los versículos 16-19 forman la siguiente sección del texto, mostrando el poder de la sabiduría para librar al joven de la trampa de la adúltera. Es la tercera consecuencia de la aceptación de la sabiduría y la segunda parte que empieza con la letra hebrea lámed. Como el versículo 12 puede traducirse “para librar…”, así el versículo 16 puede traducirse en la misma manera. Por lo tanto, esta sección se une a las otras secciones del capítulo con las palabras sendas (versículo 18) y senderos (versículo 19). Además, aparece la forma verbal se hunde, que está sólo aquí en el Antiguo Testamento.

Las características de la mujer adúltera se presentan aquí por primera vez en el libro de Proverbios. El tema de la mujer adúltera, sin embargo, es frecuente en el libro de Deuteronomio. La primera característica de la mujer adúltera es su habilidad con las palabras. Ella es peligrosa con su boca para persuadir al ingenuo. ¡Ojo con las palabras de ella! La segunda característica es su abandono de su marido, el compañero de su juventud. La palabra “abandonar” se había encontrado antes en el versículo 13, donde el hombre pervertido había abandonado las sendas derechas. La infidelidad es una marca de su vida, afectando aun su relación con Dios, porque ella se ha olvidado de su pacto con Dios (versículo 17). Así la mujer pone en peligro su relación con su marido y con Dios. Esta relación obstaculizada es la tercera característica de la mujer ajena. Una cuarta característica es como ella pone en peligro toda su casa. Su vida afectará su propia familia así como la familia de él, sus hijos, sus amigos y sus vecinos. El adulterio justamente se encuentra como uno de los campos tratados por los diez mandamientos: No cometerás adulterio (Exodo 20:14; Deuteronomio5:18). El adulterio pone en peligro la vida de ambas personas ante un tribunal judío que podría dictar una sentencia de muerte. Levítico 20:10 dice: Si un hombre comete adulterio con una mujer casada, si comete adulterio con la mujer de su prójimo, el adúltero y la adúltera morirán irremisiblemente. Tal relación ilícita no tenía futuro pero sí podría confundir al joven y dejarlo con algunos conceptos erróneos de la mujer y del compromiso matrimonial.

El substantivo los muertos aparece en dos pasajes más (Levítico 9:18 y 21:16). El ingenuo que cae en la trampa de la adúltera se va a encontrar entre los muertos, con una residencia eterna no muy alegre. Desafortunadamente, hay entre un 10 y un 20% de las personas que no son fieles a sus cónyuges (Sarna Research Group, 1992). Quizá por eso hay tantos problemas matrimoniales, tantas separaciones y tantos divorcios. La sabiduría nos hace esperar prudentemente el tiempo oportuno y apropiado para formar una relación sana y completa con la compañera o el compañero de nuestra juventud. Eclesiastés tiene razón: Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Es mejor esperar vivir cada etapa de la vida. No hay que saltar alguna etapa ni anticipar y destruir la maravilla de alguna etapa. El Job 145:9 dice: (Jehová) cumplirá el deseo de los que le temen. ¡Qué promesa grande!

Verdades prácticas Tres son las decisiones sabias que todo creyente debe tomar a la luz del capítulo 2 de Proverbios:

I. Elegir la sabiduría como compañera constante en la vida, versículos 10, 11

II. Liberarse de las corrupciones, versículos 12-15

(1) El camino malo, versículo 12

(2) Las palabras perversas

(3) Los caminos tenebrosos, versículo 13

(4) Los que se alegran en hacer lo malo, versículo 14

(5) Las corrupciones, versículo 15

III. Rechazar las mujeres engañosas, versículos 16-19

(1) Halagan con palabras persuasivas, versículo 16

(2) Animan a dejar el compañero, versículo 17

(3) Se olvidan del pacto con Dios, versículo 17

(4) Llevan a la perdición, versículos 18, 19

Las decisiones sobre la conducta conllevan consecuencias

Se encuentra la tercera letra lámed para empezar la primera palabra del versículo 20 y la sección (versículos 12, 16). Otra vez las palabras andes, camino y sendas en el versículo 20 unen esta sección con el resto del capítulo. Como el versículo 11, esta sección habla de lo positivo que la sabiduría puede producir. Se contrasta con las últimas dos secciones, que hablaban de los dos peligros que hay que evitar, es decir los hombres perversos y la mujer adúltera. La sabiduría encamina a los rectos y los íntegros a una permanencia en la tierra, mientras los impíos, aquellos sin fe en Dios y sin una conducta recta, y los traicioneros (la palabra hebrea significa “ser desleal” o “estafar” o “engañar”) serán quitados de ella. A veces hay culturas que alaban al traicionero, llamándolo astuto o hábil. Sin embargo, aquella persona que haya sufrido a mano del traicionero no estará de acuerdo. La simulación, la mentira y el engaño no son actitudes aprobadas por Dios: Los labios mentirosos son abominación (detestable, repugnante) a Jehová, pero le agradan los que actúan con verdad (Job 12:22). Exterminados y desarraigados son palabras violentas de juicio y del castigo. La palabra desarraigar significa “arrancar”, mientras la palabra exterminar significa “una destrucción total”. Calvino comenta que así es el futuro de cada impío.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR