Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Proverbios 18: Los hechos de los malvados

Proverbios 18:1  Su propio deseo busca el que se aparta y se entremete en todo negocio.

Quien se desvía persiguiendo sus propios fines termina aislándose de todos.

Proverbios 18:2  No se complace el necio en la inteligencia, sino en manifestar su propia opinión.[a]

Proverbios 18:3  Con el malvado viene también el menosprecio, y con el que deshonra, la afrenta.[b]

Proverbios 18:4  Aguas profundas son las palabras de la boca del hombre; y arroyo que rebosa es la fuente de la sabiduría.[c]

Proverbios 18:5  Tener respeto a la persona del malvado para pervertir el derecho del justo, no es bueno.[d]

Proverbios 18:6  Los labios del necio provocan contienda; su boca, a los azotes llama.

Proverbios 18:7  La boca del necio le acarrea quebranto; sus labios son trampas para su propia vida.[e]

Proverbios 18:8  Las palabras del chismoso son como bocados suaves que penetran hasta las entrañas.[f]

Bocados suaves : Alude a que el chismoso se complace en alimentar la malicia de la gente.

Es tan difícil negarse a escuchar un chisme como lo es rechazar un postre delicioso. Probar un simple bocado de cualquiera de los dos crea un deseo de obtener más. Usted puede resistirse a los rumores de la misma manera que una persona que está a dieta rechaza el dulce, ni siquiera abra la caja. Si no da la primera mordida al chisme, no dará la segunda ni la tercera.

Proverbios 18:9  El que es negligente en su trabajo es hermano del hombre destructor.

La negligencia disipa tiempo y oportunidad, reduciendo a nada lo que pudo haber sido logrado.

Proverbios 18:10  Fuerte torre es el nombre de Jehová; a ella corre el justo y se siente seguro.[g]

Torre fuerte : El nombre del Señor es como una elevada e inexpugnable fortaleza. Será levantado significa aquí «puesto fuera del alcance» del peligro.

Proverbios 18:11  Las riquezas del rico son su ciudad fortificada;[h] como un muro defensivo se las imagina.

Al imaginar que su riqueza es su defensa fuerte, los ricos están lamentablemente equivocados. El dinero no proporcionará seguridad, hay demasiadas formas de perder su poder. El gobierno puede dejar de respaldarlo, pueden robarlo los ladrones, la inflación puede quitar parte de su valor. Sin embargo, Dios nunca pierde su poder. Siempre es confiable. ¿Dónde ha depositado su esperanza para la seguridad, en una riqueza insegura o en Dios el que siempre permanece fiel?

Proverbios 18:12  Antes del quebranto se engríe el corazón del hombre, pero antes de los honores está la humildad.[i]

Proverbios 18:13  Al que responde sin haber escuchado, la palabra le es fatuidad y vergüenza.[j]

No saques conclusiones apresuradas.

En estas concisas declaraciones, hay tres principios básicos para tomar grandes decisiones:

(1) obtenga todos los hechos antes de decidir;
(2) esté abierto a nuevas ideas;
(3) asegúrese de escuchar ambos lados de la historia antes de juzgar. Todos los principios se centran en buscar información adicional. Esto es un trabajo difícil pero necesario, de lo contrario la única alternativa que nos queda es el prejuicio: juzgar antes de conocer todos los hechos.

Proverbios 18:14  El ánimo del hombre le sostendrá en su enfermedad, pero ¿quién sostendrá a un ánimo angustiado?[k]

El ánimo angustiado : Alguien quien ha sido aplastado por las dificultades y que a menudo sufre de depresión. Sanar a tales personas es parte del ministerio de Jesús.

Proverbios 18:15  El corazón del inteligente adquiere sabiduría, y el oído de los sabios busca la ciencia.[l]

Proverbios 18:16  Los regalos de un hombre le abren el camino que lleva a la presencia de los grandes.

La dádiva . . . le ensancha el camino : Este tipo de dádiva no es un soborno, sino una inversión material o de talento que abre nuevas posibilidades a una persona.

Proverbios 18:17  Justo parece el primero que aboga por su causa, pero viene su adversario y le rebate.

Proverbios 18:18  Las suertes ponen fin a los pleitos y deciden entre los poderosos.[m]

Proverbios 18:19  El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte, y las contiendas entre hermanos son como cerrojos de alcázar.[n]

Proverbios 18:20  Del fruto de la boca del hombre se llena su vientre; se sacia del producto de sus labios.[ñ]

Proverbios 18:21  La muerte y la vida están en poder de la lengua; el que la ama, comerá de sus frutos.[o]

La vida de una persona refleja los frutos de su lengua. Hablar de vida es hablar de la perspectiva de Dios sobre cada aspecto de ella; hablar de muerte es referirse a lo opuesto a la vida, proclamar la derrota o quejarse constantemente.

Proverbios 18:22  El que encuentra esposa encuentra el bien y alcanza la benevolencia de Jehová.[p]

Este versículo establece que es bueno estar casado. El énfasis que se hace hoy en la libertad individual está mal encaminado. Individuos firmes son importantes, pero también lo son los matrimonios sólidos. Dios creó el matrimonio para que lo disfrutemos, y declaró que era bueno. Este es uno de los tantos pasajes de la Biblia que nos muestra al matrimonio como una creación de Dios positiva y feliz

Proverbios 18:23  El pobre habla con ruegos; el rico responde con dureza.[q]

Este versículo no aprueba el insulto al pobre. Simplemente describe un hecho desafortunado de la vida. Es malo que los ricos traten a los menos afortunados con desdén y arrogancia, y Dios juzgará esas acciones con severidad

Proverbios 18:24  El hombre que tiene amigos debe ser amistoso, y amigos hay más unidos que un hermano.[r]
La soledad está en todas partes. Mucha gente hoy en día se siente aislada o apartada de los demás. Estar en una multitud solo logra que la gente esté más consciente de su aislamiento. Todos necesitamos amigos que estén cerca, que escuchen, que se preocupen y brinden ayuda cuando se requiera, en las buenas y en las malas. Es mejor tener un amigo así que docenas de conocidos superficiales. En vez de desear poder encontrar un verdadero amigo, procure ser uno de ellos. Existen personas necesitadas de su amistad. Pida a Dios que se las revele y luego acepte el reto de ser un verdadero amigo.

Humildad y Soberbia

Proverbios rechaza directa y enérgicamente la soberbia. Una actitud altiva encabeza la lista de las siete cosas que Dios odia. Los peligrosos resultados de la soberbia se contrastan continuamente con la humildad y sus beneficios.

Humildad

Lleva a la sabiduría          
Acompaña a los sabios           
Guía a la honra
Termina en honra
Sustenta la honra          

Soberbia

Conduce a la deshonra
Concibe contiendas
Lleva al castigo
Conduce a la caída
Termina en fracaso
Abate al ser humano

Los hechos de los malvados

El versículo 1 es difícil por la naturaleza abrupta del texto y la ambigüedad de la interpretación. El texto lit. dice lo siguiente: “El que está separado… busca intensamente (la forma verbal de piel) el deseo, contra toda sabiduría eficiente o exitosa, se pone desnudo (o se descubre).” La primera parte muestra la característica de la enemistad por ser apartado. A la vez, tal persona busca cumplir o realizar su deseo o apetito. Tal deseo parece mostrarse en la segunda parte, es decir, lograr que se provoque una contienda, aunque tal acción vaya en contra de toda prudencia y el mismo éxito inherente. El verbo gala’ se define como “descubrir” o “ponerse al desnudo”. Se ha unido a la palabra riby , es decir contienda o disputa, en 17:4 y 20:3. Parece ser que el verbo sólo apunta a la frase total. Entonces, el texto apunta a una persona que busca provocar un “griterío” (así el sentido literal de riby) aunque se perjudica a sí mismo. Hay aquellos que guardan rencor durante muchos años, esperando una venganza. ¡Qué tontería!

El versículo 2 subraya la actitud del necio. La frase kiy, ‘im, traducida sino sólo limita la primera parte, agregando una excepción a lo dicho en la segunda parte. Aunque el necio no se complace en el entendimiento, él se complace en revelar su corazón (ver 12:23, que muestra cómo el corazón del necio proclama la insensatez).

El versículo 3 une cuatro características negativas en dos parejas. Con la impiedad llega también el menosprecio, es decir la actitud de mirar en menos a los demás. En el mismo sentido, con la deshonra llega como compañera la vergüenza (o “lo reprendido” o “el desdeñoso”). Al buscar la impiedad o la deshonra se va a ver el menosprecio o la vergüenza.

El versículo 4 subraya la capacidad vital del habla con la metáfora aguas profundas, que se define como “profundas” o figurativamente como “difícil para ver”. Hay dos posibles interpretaciones. Por un lado, un paralelismo sinónimo diría que las palabras del hombre son vitales, expresando lo profundo o escondido del corazón del hombre, y la sabiduría es un recurso ilimitable que produce y produce. Por otro lado, un paralelismo antitético enseñaría que mientras el habla del hombre es algo oculto (quizá perverso), la sabiduría es una fuente vista por todos y de mucha estima. Parece que la primera interpretación es la mejor. La metáfora de las aguas se encuentra en las palabras de Jesús: El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior.

En el texto hebreo del versículo 5, la frase no es bueno se encuentra en el medio del texto y une las dos partes (ver 17:26). Tal forma es una manera indirecta de poner un valor espiritual sobre alguna acción o actitud. Por un lado, “no es buena” la parcialidad que favorece al impío o malvado. Por otro lado, “no es bueno” desfavorecer al justo en el juicio.

El versículo 6 subraya las consecuencias del habla del necio (ver 1:22 para el necio). La naturaleza ambigua de los verbos, que en hebreo son “viene” la contienda” e “invita o llama a los golpes”, da la posibilidad de dos interpretaciones. Primeramente, y menos probable, es que el necio desea perjudicar a otros, provocando la contienda y motivando que otro sea golpeado. La segunda interpretación muestra cómo las palabras del necio son la causa de la contienda y los golpes (que caen sobre él). El texto griego está de acuerdo con la segunda interpretación (también los targúmes).

El versículo 7 repite la idea que el habla del necio es una trampa y la ruina del mismo necio: No os engañéis; Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre, eso mismo cosechará. Porque el que siembra para su carne, de la carne cosechará corrupción….

El versículo 8 recalca la triste realidad del efecto que tienen las palabras del chismoso (ver 16:28; 26:20, 22). La metáfora utiliza la palabra hebrea laham, que significa “tragar con avidez”, mostrando la recepción que encuentran las palabras de la chismografía. Se agrega que, como lo tragado llega a lo más interior del vientre, una información aun errada y perversa es aceptada como legítima, complicando el sentido de la realidad del oyente. Este versículo muestra una triste realidad y el creyente ha de ser sabio en confrontar tales situaciones distorsionadas. Hay otros mashal que tratan de educar al creyente en las realidades del mundo.

Hay dos figuras comparadas en el versículo 9: el que es negligente y el destructor (Babilonia fue llamado “un destructor” con la misma palabra en Jeremias 51:25). Así el proverbio nombra al perezoso como el hermano del destructor. De ese modo se muestra el gran daño resultante del perezoso. Una sociedad llena de gente perezosa no va a prosperar (ni tampoco una sociedad donde no hay empleo para los ciudadanos).

Los sentimientos mejores

El versículo 10 es una gran promesa al justo o recto. Jehová se compara a una torre muy fortificada desde donde se puede vigilar y a la vez protegerx. Ahí el justo puede correr (del peligro como Davidx) y estar rescatado y tranquilo.

La primera parte del versículo 11 es paralela con la primera parte Deuteronomio 10:15, mostrando la realidad de cómo los ricos (un término relativo según los ojos del individuo) consideran las riquezas como su protección y su seguro contra el futuro. La segunda parte afirma la verdad de la primera, utilizando la metáfora parecida de un alto muro. Esta imagen nos hace recordar las ciudades fortificadas vistas por los espías mandados por Moisés y el muro de Jericó. La frase en su imaginación pone en duda la realidad de lo pensado por el rico.

El versículo 12 es un dicho encontrado anteriormente en otros dos proverbios. La primera parte repite 16:18 con la modificación del substantivo “orgullo” al verbo “enorgullecer” y agregando la frase preposicional el corazón. La segunda parte se encuentra en 15:33. (Las frases antes del quebrantamiento y antes de la quiebra vienen de la misma frase hebrea.)

El versículo 13 apunta a dos características del que responde antes de oír (tan insensato como el que no escucha la sabiduría, es decir, el insensato que es indiferente a escuchar). Primeramente, es insensato o muestra falta de prudencia. En segundo lugar, tiene deshonra (o “vergüenza” o “humillación”). Ser un oyente tardío puede ser tan peligroso como ser un no oyente (necio o insensato).

El versículo 14 recalca la importancia del ánimo (o espíritu) durante un tiempo de angustia. Por un lado, el buen ánimo es capaz de soportar o sobrevivir una enfermedad. Por otra parte, viene la pregunta retórica que busca la respuesta “nadie”. ¿Quién puede “llevar” (o “levantar”) o soportar al espíritu abatido? Es muy difícil levantarse cuando “el ánimo está en el suelo”. Como ministro, Pablo decía que él estaba entristecido, pero siempre gozoso. Así, una de las características del fruto del Espíritu Santo es el gozo.

El versículo 15 repite el tema del entendido o del sabio, que es enseñable (ver 1:5) y que da gozo al maestro que le enseña. El objeto del corazón y del oído es el conocimiento que muestra cómo verdaderamente es el orden moral del universo; es un blanco de la sabiduría en 1:4. Tal actitud del entendido o sabio es muy distinta a la actitud de no oír del insensato y del necio, que es indiferente a la sabiduría, y del que habla (anticipado del versículo 13 en esta sección).

Cómo ser bendición para otros

1.     Hablando con sabiduría

2.     Dejando el chisme

3.     Buscando el conocimiento

4.     Poniendo fin a los pleitos

5.     Hablando lo correcto

Los actos que abren las puertas cerradas

El poder del regalo se subraya en el versículo 16. Es un instrumento eficaz para que haya “un espacio” para que el hombre se presente. Por lo tanto, él puede llegar, con el regalo apropiado, hasta donde se encuentran los hombres grandes. Nos hace recordar la llegada de la reina de Saba quien trajo aprox. 4.000 kilos de oro, una gran cantidad de especias aromáticas y piedras preciosas. La frase nunca llegó una cantidad tan grande de especias aromáticas muestra cómo ella había captado la atención de Jerusalén. Por lo tanto, nos hace recordar el ejemplo de Jacob, quien apartó como regalo para su hermano Esaú 200 cabras, 20 machos cabríos, 200 ovejas, 20 carneros, 30 camellos y sus crías, 40 vacas, 10 toros, 20 asnas y 10 borriquillos, una fortuna.

El versículo 17 se encuentra en el contexto legal donde alguien se está defendiendo y es justo (parece así). Luego, viene su prójimo y el testimonio del primero es totalmente examinado (que así es la situación se muestra por el uso del perfecto, que acentúa el concepto de algo tan cierto que ya está acabado). Bajo un examen cuidadoso y completo, el testimonio de muchos no se sostiene.

El versículo 18 resalta el valor de echar suertes en vez de esperar una disputa desastrosa entre dos poderosos, capaces de una guerra. El pleito era común como en el día de hoy.

En el versículo 19 se presenta el hermano ofendido. Se ocupa una metáfora muy frecuente en este capítulo: una ciudad fortificada. Nos hace recordar el ejemplo de Absalón, quien fue ofendido cuando Amnón, su medio hermano, violó a Tamar, su hermana; dos años más tarde realizó su plan de venganza. En el mismo sentido, la contienda resiste más que los cerrojos de un castillo, un edificio prominente como el templo o el palacio.

El versículo 20 enseña acerca del resultado (el fruto y el producto) de las palabras del hombre. Los resultados vuelven a impactar la vida del que habla, para bien o para mal.

En el versículo 21 se repite el poder del habla, en que está ahí la muerte y la vida. Dicho de otra forma, las palabras de la persona muestran su naturaleza. La segunda parte indica que el uso de las palabras producirá “la comida del futuro”.

El versículo 22 es uno de los dichos más hermosos de Proverbios. “Buscar” tiene la idea de un esfuerzo positivo para lograr lo que tiene un valor. Buscar cónyuge es una de las tareas más importantes de la vida, quizá la segunda tarea más importante después de buscar al Señor. Al encontrar la esposa idónea se ha hecho bien y se ha “extraído” (trad. lit. de la palabra hebrea) el favor o el placer de Dios. Cuando la comunidad ha dicho “amén”, como en el caso de Rut y Boaz y Dios ha dicho “amén”, entonces el individuo puede sentirse contento con la compañera de su juventud (ver 2:17) y con la mujer que le dará confianza y honor.

Los versículos 23 y 24 no se encuentran en la Septuaginta, pero sí en el texto hebreo. El versículo 23 muestra cómo se refleja la confianza del hombre en el tono de la voz. Por un lado, el pobre utiliza los ruegos (más apropiados para dirigirse a Dios que a los hombres). Por otro lado, el rico responde en una manera fuerte. De modo que las riquezas hacen la diferencia para que el rico no tenga “pelos en la lengua”. Este dicho es una triste realidad también en el mundo de hoy. Para el rico, muchas veces se usa el título de Señor o Don, aunque sea un rico malvado. Sin embargo, Dios no hace distinción de personas y da una gran promesa en Mateo 5:5 : Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. ¡Sólo Dios puede hacer este milagro! ¡Sólo Dios puede lograr la justicia en algunas situaciones! “Poderoso caballero es Don Dinero”, pero ¡más poderoso es el Señor de los señores, el Rey de los reyes!

El versículo 24 tiene una dificultad en la interpretación. Por un lado, el paralelismo antitético mostraría un amigo no fiel en la primera parte y un amigo fiel en la segunda parte. Por otra parte, el paralelismo sinónimo mostraría un amigo que está dispuesto a ser quebrado por su amigo en la primera parte y más cerca aun que un hermano. Nos recuerda las palabras de Jesús: Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos (Joh_15:12-13). Hay muchos pasajes en Proverbios sobre los amigos.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar