Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Proverbios 17: Las vivencias en el hogar

Proverbios 17:1  Mejor es un bocado seco y en paz que una casa de contiendas llena de provisiones.[a]

Proverbios 17:2  El siervo prudente se impondrá al hijo indigno, y con los hermanos compartirá la herencia.

Proverbios 17:3  El crisol es para la plata y el horno para el oro, pero Jehová es quien prueba los corazones.[b]

Como los metales preciosos se purifican con fuego, así purifica Dios los corazones por medio de la adversidad.

Se requiere de un intenso calor para purificar el oro y la plata. De manera similar, a menudo se requiere del calor de las pruebas para que los cristianos sean purificados. A través de las pruebas, Dios nos muestra lo que hay en nosotros y quita cualquier cosa que se atreviese para que podamos confiar completamente en El. Pedro dice: «Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo». Así que cuando surjan tiempos difíciles en su camino, dése cuenta de que Dios desea utilizarlos para refinar su fe y purificar su corazón.

Proverbios 17:4  El malo presta atención al labio inicuo y el mentiroso escucha la lengua detractora.

Proverbios 17:5  El que escarnece al pobre afrenta a su Hacedor, pero no quedará sin castigo el que se alegra de la desgracia.[c]

Pocos actos son tan crueles como burlarse de los menos afortunados, pero muchos lo practican porque les hace sentirse bien ser mejores o tener más éxito que otros. Escarnecer al pobre es burlarse del Dios que los creó. También nos burlamos de Dios cuando ridiculizamos al débil o a los que son diferentes o a cualquiera. Cuando note que menosprecia a los demás solo por diversión, deténgase y piense en el que los creó.

Proverbios 17:6  Corona de los viejos son los nietos y honra de los hijos son sus padres.[d]

Es natural enorgullecerse de los descendientes y de los antepasados.

Proverbios 17:7  Si no conviene al necio el lenguaje elocuente, ¡cuánto menos al príncipe el labio mentiroso!

Proverbios 17:8  Como un talismán es el soborno[e]  para el que lo practica: dondequiera que va, halla prosperidad.

Soborno : Aquí posee su significado tradicional; la entrega de algo a cambio de un favor. Desafortunadamente, quien lo practica goza a menudo de prosperidad.

Salomón no disculpa el soborno, sino que hace una observación acerca de cómo las cosas actúan en el mundo. El soborno puede hacer que la gente obtenga lo que quiere, pero la Biblia lo condena claramente.

Proverbios 17:9  El que encubre la falta busca la amistad; el que la divulga, aparta al amigo.[f]

Este proverbio menciona que deberíamos perdonar de buena voluntad a los que han pecado contra nosotros. Olvidar las ofensas es necesario en cualquier relación. Es tentador, sobre todo en una discusión, sacar a la luz todos los errores que la otra persona cometió. Amar, sin embargo, mantiene la boca cerrada, aunque esto sea difícil. Nunca trate de sacar a relucir algo en una discusión que no esté relacionado con el tema a discutir. Conforme crezcamos para llegar a ser iguales a Cristo, adquiriremos la capacidad de Dios para olvidar los errores confesados del pasado.

Proverbios 17:10  La reprensión aprovecha al inteligente más que cien azotes al necio.[g]

Proverbios 17:11  El rebelde no busca sino el mal: un mensajero cruel será enviado contra él.

Proverbios 17:12  Mejor es toparse con una osa privada de sus cachorros que con un fatuo en su necedad.

Ningún animal fiero es tan peligroso como un fatuo en su necedad . Un «fatuo» es alguien que niega la realidad de Dios o rehúsa obedecer sus mandamientos. Sus caminos deben ser evitados. Las características del fatuo, o necio, en Proverbios son las siguientes: Propaga calumnias; disfruta haciendo el malx; trae turbación a su casa; no oye consejos; y se enfurece fácilmente.

Proverbios 17:13  Al que da mal por bien, el mal no se apartará de su casa.[h]

Proverbios 17:14  El que inicia la discordia es como quien suelta las aguas, ¡abandona, pues, la contienda, antes que se complique![i]

Suscitar contienda es como abrir la compuerta de un torrente. Es mejor dejarla cerrada.

Proverbios 17:15  El que justifica al malvado y el que condena al justo, ambos son igualmente abominables para Jehová.[j]

Proverbios 17:16  ¿De qué sirve el dinero en la mano del necio para comprar sabiduría, si no tiene entendimiento?

Proverbios 17:17  En todo tiempo ama el amigo y es como un hermano en tiempo de angustia.[k]

La amistad se demuestra mejor, no en los buenos tiempos, sino en momentos de dificultad.

amigo, rea: Compañero, prójimo, compatriota. Una persona familiar. Este sustantivo aparece más de 180 veces. Su raíz es el verbo raah  que quiere decir «asociarse con», «ser amigo de». Aquí constituye una receta para una saludable amistad: un amigo debe amar en todo tiempo. Se alude a la responsabilidad ante el prójimo (rea).

¿Qué clase de amigo es usted? Hay una gran diferencia entre conocer bien a alguien y ser un verdadero amigo. La evidencia más grande de una amistad genuina es la lealtad (amar «en todo tiempo»), estar listo para ayudar en los momentos de aflicción o de luchas personales. Demasiadas personas son amigos en los buenos tiempos. Permanecen a nuestro alrededor cuando la amistad los ayuda y nos dejan cuando ya no sacan algún provecho de la misma. Piense en sus amigos y analice la lealtad que les ofrece. Sea la clase de amigo fiel que la Biblia describe.

Proverbios 17:18  El hombre falto de entendimiento estrecha la mano para salir fiador en presencia de su amigo.[l]

Proverbios 17:19  El que ama la disputa ama la transgresión; y el que abre demasiado la puerta busca su ruina.[m]

El que abre demasiado la puerta : Quien se exalta a sí mismo.

Proverbios 17:20  El perverso de corazón nunca hallará el bien; el que intriga con su lengua caerá en el mal.

Proverbios 17:21  El que engendra a un insensato, para su tristeza lo engendra; el padre del necio no tiene alegría.[n]

Proverbios 17:22  El corazón alegre es una buena medicina, pero el espíritu triste seca los huesos.

El corazón alegre constituye buen remedio : Aunque en la Biblia hay mucho humor, raramente se hace alusión a ello. Aquí se alaba la capacidad de reír.

Estar alegre es estar listo para recibir a otros con una bienvenida, una palabra de aliento, un entusiasmo por la tarea entre manos y una perspectiva positiva hacia el futuro. Tales personas se reciben como medicina que alivia el dolor.

Proverbios 17:23  El malvado acepta en secreto el soborno[ñ] para pervertir las sendas de la justicia.

Proverbios 17:24  En el rostro del inteligente aparece la sabiduría, pero los ojos del necio vagan hasta el extremo de la tierra.[o]

Si bien hay cosas que decir por tener grandes sueños, este proverbio señala la necedad de perseguir fantasías (tener ojos que «vagan hasta el extremo de la tierra»). ¡Cuánto mejor es alinear sus metas con las de Dios, ser la clase de persona que El quiere que sea! Quizás tales metas (sabiduría, honestidad, paciencia, amor) no parezcan atractivas, pero determinarán su futuro eterno. Dedique tiempo para pensar en sus sueños y metas, y asegúrese de que abarcan las áreas que en verdad importan de la vida.

Proverbios 17:25  El hijo necio es pesadumbre para su padre y amargura para la que lo dio a luz.[p]

Proverbios 17:26  Ciertamente no es bueno condenar al justo ni herir a hombres nobles que actúan rectamente.[q]

Proverbios 17:27  El que ahorra palabras tiene sabiduría; prudente de espíritu es el hombre inteligente.[r]

Proverbios 17:28  Aun el necio, cuando calla, es tenido por sabio; el que cierra sus labios es inteligente.[s]

La necedad se manifiesta al hablar. Conviene tener cuidado al hacerlo.

Este proverbio destaca varios beneficios de guardar silencio: (1) es lo mejor si no tiene nada valioso que decir; (2) le da la oportunidad de escuchar y aprender; (3) le da algo en común con los sabios. Asegúrese de utilizar momentos de silencio para pensar y escuchar para que así cuando hable, tenga algo importante que decir.

Las vivencias en el hogar

La verdad central del versículo 1 vuelve a poner énfasis en la superioridad del ambiente y la actitud de las personas hacia los bienes. Los dos ambientes son un lugar de tranquilidad y una casa llena… con contiendas o disputas. Las dos comidas son un bocado seco y banquetes. El bocado seco representa lo mas pobre de la alimentación. Normalmente, el pan se comía con algo con qué mojarlo. Además, se usaba como una ración de sobrevivencia o en un sentido figurativo para mostrar algo de poco valor. La segunda comida gira alrededor del concepto de banquete, que viene de la palabra hebrea zebaj, que se define como “sacrificio” y como todo el proceso incluyendo la comida de lo ofrecido en el sacrificio. Aquí se usa la palabra para hacer referencia a la comida, muchas veces abundante, durante el mismo día o dentro de dos días después del sacrificio. Sobresale la fiesta de la comida comunal dejada de los sacrificios en el tiempo de Salomón. Las dos posibilidades son: Un bocado seco y con tranquilidad y una casa llena de banquetes con contiendas. Por supuesto, el sabio va a elegir una comida humilde, pero tranquila.

El versículo 2 trata el tema del siervo o esclavo prudente y muestra cómo tal esclavo puede llegar a gobernar sobre un hijo, un heredero legítimo, que es responsable (captando el espíritu del hiphil del verbo) por la vergüenza. Se pueden recordar algunos ejemplos de los hijos que causaron vergüenza, especialmente en el caso de Samuel, quien fue el heredero espiritual de Elí por el fracaso de los hijos de éste. Además, se recuerda la parábola de Jesús donde los siervos manejaron los bienes de su señor. Dos fueron fieles y entraron en el gozo de su señor. También, el ejemplo de Onésimo, un esclavo escapado, quien recibió a Cristo y heredó las bendiciones divinas. Finalmente, se recuerda en la historia de Israel cómo algunos herederos legítimos de las promesas de Abraham no llegaron a heredar la tierra prometida, como Coré, de la tribu de Leví, y Acán de la tribu de Judá. Al contrario, fueron herederos la mujer adúltera de Jericó, llamada Rajab, junto a la familia de su padre, la moabita Rut y los cristianos que han sido salvos por medio de la fe en Cristo. Tal como dice el texto en el versículo 2, el siervo prudente compartirá la herencia en medio de los hermanos, los otros herederos legítimos que no han avergonzado a la familia.

En el versículo 3, se utiliza una metáfora común para mostrar que Dios prueba el valor o la pureza del corazón humano (el oro como en Job). El crisol era el lugar donde se separaba la plata de los otros minerales y son comunes en algunas partes de América Latina desde el tiempo de la llegada de los españoles, aunque había más entre los pueblos indígenas de los aztecas y los incas. En la misma manera, la hornaza afinaba el oro (aunque el oro se puede usar tal cual como se encuentra, pero no es tan afinado como el que es procesado). La presencia de las hornazas u hornos de minerales era frecuente en el tiempo antiguo. Así como el crisol es capaz de “probar o examinar” la plata y la hornaza es capaz de “probar” el oro, Jehová es capaz de probar el corazón humano. Utilizando la metáfora de la plata y del oro, el libro de Proverbios muestra la superioridad de los valores morales de Dios por sobre los bienes materiales. El Salmista tenía razón porque sólo Dios puede probar y comprobar el corazón (la voluntad, la inteligencia, el proceso para tomar decisiones, las pasiones, etc; para corazón; ver 10:8) porque el criterio humano es inadecuado como se puede ver en Proverbios.

El versículo 4 vuelve al tema del mentiroso, del malhechor de labios. Tal individuo está atento al labio malvado y no al maestro sabio que pedía que se prestara atención en 5:1. En la misma manera, escucha la lengua que destruye tomando su víctima por completo.

El versículo 5 trata el tema del pobre. Se subraya la actitud de la gente hacia el pobre, aunque había algunas excepciones como la mujer íntegra. La acción hacia el pobre involucra decir algunas cosas cortantes, quizá en una forma de tartamudeo. Esta actitud de burla (como la actitud del que oprime al pobre) es enérgicamente rechazada de parte de Dios en la expresión afrenta a su Hacedor o “merece una censura del Hacedor del pobre” (la forma verbal del perfecto muestra que la actitud de Dios es segura bajo esta situación y la forma del piel muestra la intensidad del verbo afrenta). En la misma manera, el que se regocija (un gozo malicioso) en la calamidad (¿del pobre?) recibirá el castigo merecido. Un dicho egipcio es paralelo con este versículo: “No te rías de un ciego ni te burles de un enano, ni maltrates los asuntos del cojo” (La Sabiduría de Amenemopet). La actitud del rico en la parábola del rico y Lázaro (irónicamente el pobre tiene un nombre mientras el rico es uno sin nombre; una actitud opuesta a la del mundo) refleja bien la actitud de siempre hacia el pobre cuando aun desde el lugar de la perdición él desea ordenar a Lázaro (una petición absurda que muestra la naturaleza pecaminosa de querer seguir mandando a Lázaro, quien descansa y se goza.

El versículo 6 muestra el valor de la familia, específicamente entre las generaciones, un valor que necesita énfasis en cada generación. La corona u honra (triunfo) de los abuelos son los hijos de los hijos, es decir los nietos. Al ver los nietos, los abuelos podían tener seguridad acerca del futuro de la familia. ¡Cuánto placer y amor pueden compartirse entre un nieto (o nieta) y un abuelo (o abuela)! Del mismo modo, la gloria (que se define como “la belleza, la gloria, la jactancia, la posición) de los hijos han de ser los padres (se incluyen los abuelos y antepasados). La familia ha de dar los valores espirituales y morales a los hijos, como también motivarlos a la grandeza espiritual o moral a través de su ejemplo. Al tomar a Betsabé como su mujer, David deshonró a su familia y causó mucho sufrimiento, mientras Boaz tomó a Rut en una manera apropiada y produjo mucho gozo (ambas relaciones están en la lista de los antepasados de Jesús en Mateo 1:5-6). Cada familia tiene los elementos de la vergüenza y de la grandeza.

El versículo 7 es el primero de tres dichos que utiliza la frase “no conviene, no deseable, no se ve bien”. Se nota el peligro en un hombre vil o tonto que sabe hablar (una habilidad para hablar en una forma arrogante o para hablar en una forma persuasiva en que la expresión lit. significa “el labio excesivo”). Hay un peligro en que alguien puede creerle, como en el caso de la mujer adúltera. En el mismo sentido, aunque el peligro es mayor (así es el espíritu de “cuánto menos” en el hebreo), se nota el peligro en un hombre noble con un labio falso o mentiroso. Aquí se aumenta el daño cuando se extiende a toda la esfera de su influencia.

El versículo 8 es complicado porque hay que decidir si se enseña una verdad espiritual (así debe ser como los mashal del imperativo o los que muestran algo superior o mejor) o si se enseña la triste realidad de la experiencia como en 10:15 acerca del rico y sus riquezas. Al tomar el versículo en el primer sentido habría que cambiar la palabra soborno al sentido neutral “regalo” y, por lo tanto, el dicho muestra el poder del regalo para motivar y el éxito resultante. Sin embargo, la palabra shojad no se encuentra traducida de esta manera en la Biblia. En el segundo sentido, es un dicho que habla acerca de la verdad (aunque sea de una naturaleza moralmente sospechosa) de la experiencia. Tal sentido ve en el versículo la realidad de que el soborno puede ser utilizado para apaciguar una disputa o para que se haga, finalmente, la justicia. ¡Qué triste una sociedad donde el inocente tiene que comprar la justicia aunque no sea culpable de ninguna manera! Entonces, se cambia la naturaleza del soborno en lo normalmente pensado. Por otro lado, soborno puede tomarse en el sentido normal para expresar una práctica ilegal e inmoral, pero desafortunadamente, exitosa en un mundo corrompido y lleno de antivalores (parece que esta interpretación no es muy probable). La frase piedra de encanto puede traducirse “piedra preciosa”, aunque piedra de encanto era conocida en el Medio Oriente.

La interpretación del verbo “cubrir” decide el mensaje del versículo 9. Los significados son “esconder” u “ocultar” o “no hacerlo público” (quizá por haberlo solucionado, por esperar una solución, por ignorarlo o por perdonarlo). Los pasajes favorecen “no hacerlo público” o “ignorarlo” (aunque algunos eruditos favorecen el significado de “perdonarlo como pasar por alto”). De ese modo, no hay un deseo de ocultar sino de mantener la transgresión para que haya una relación amistosa (la palabra es amor). Al contrario, el que repite (para repetir alguna palabra o algún hecho) y repite (se pone énfasis en no solo decir públicamente una vez sino varias veces) el asunto “divide” o se separa del amigo íntimo (“domesticado y tierno”, para referirse al animal y amigo íntimo para referirse al hombre).

El versículo 10 hace una comparación entre el hombre entendido y el necio en el campo de la corrección. La expresión más aprovecha traduce el espíritu del verbo “profundizaba” y la preposición que. Por un lado, el hombre entendido recibe la re- prensión (o amenaza) y tal reprensión le penetra (sentido de “profundizar”). Por otra parte, los cien azotes al necio logran menos. La ley sólo permitía 40 azotes, aunque la práctica era 39. Los azotes no sólo fueron utilizados contra malhechores; fueron también una forma de castigo injusto durante persecuciones religiosas. En el libro de Proverbios se habla de la práctica de los azotes en varios pasajes. Finalmente, se nota que el entendido es corregible, mientras el necio es incorregible.

Las personas problemáticas

El versículo 11 apunta a la actitud del hombre malo y su destino. En primer lugar se ve su preocupación con buscar intensamente (forma verbal de piel) la transgresión o la rebelión, es decir ir en contra de la moralidad aceptable. En segundo lugar, se mandará (pual es la forma vebal y muestra la intensidad) el cruel contra él. El cruel es el instrumento divino para el juicio, tal cual como los asirios y otros contra los hebreos rebeldes. Fueron descritos como “los hombres crueles”. “Los crueles” pueden significar los malos o los instrumentos del castigo feroz.

En el versículo 12 se encuentra una metáfora conocida la osa despojada de sus crías, que apunta al concepto del peligro, aunque “el oso” por sí solo también significaba peligro. En este sentido, el oso es un peligro en sí, y la osa despojada de sus crías es peligrosísima. Sin embargo, este versículo enseña que el necio o indiferente a la sabiduría es aún más peligroso en su insensatez.

La segunda parte del versículo 13 subraya un resultado de la acción en la primera parte. Sorprende la actitud del recipiente del bien. Se espera que se devuelva el bien; sin embargo, el hombre beneficiado da mal, perjudicando al que le había hecho un bien. La segunda parte muestra cómo el mal dado vuelve a ser una pesadilla permanente en la casa del recipiente de bien, el dador del mal. Nos hace recordar la situación de Saúl y David, en que David hizo un gran bien a Saúl al matar a Goliat, y cómo Saúl (por celos) empezaba a planear cómo matar a David. Sin embargo, el mal pensado cayó sobre la casa de Saúl. Da mal por bien es un camino seguro para formar una casa donde el mal es un huésped permanente.

El texto hebreo es difícil en el versículo 14, aunque el contexto de la segunda parte ayuda a aclarar la primera parte. Otra vez se utiliza una metáfora común, aquí es el agua. El texto lit. dice: “Soltando el agua”, el principio de la contienda, entonces abandona (imperativo) antes que el pleito estalle. La palabra para disputa significa “gritar o hacer ruido en una disputa”. Mejor evitar un aumento en la contienda porque ya viene la destrucción total de la relación. Jesús enseñaba el valor de arreglarse con el prójimo en el camino antes que llegara a la corte.

En el versículo 15 se hace un juego de palabras que lit. dice: “El que (declara) justo al malvado y el que (declara) malvado al justo; detestable al Señor, ambos son parecidos.” Se usa la forma verbal del hiphil, subrayando la responsabilidad. Ambas acciones son abominables a Jehová ( “abominación” que se define como “impuro” en el sentido religioso y moral). Algunos eruditos aplican el dicho al juez malo y unen el versículo con otros. Aún Don Quijote menciona “la ley de encaje”, en la que el juez ignora las leyes y toma una resolución basado en lo que él tiene “encajado en la cabeza”. La ley enseña que te alejarás de las palabras de mentira, y no condenarás a morir al inocente y al justo; porque yo no justificaré al culpable.

La pregunta retórica en el versículo 16 tiene como propósito mostrar la inutilidad de tener el dinero (que se define como “el precio o el costo”  o “el salario”) en la mano de un necio que no tiene “corazón” (significa la facultad de la inteligencia) y piensa comprar la sabiduría. En primer lugar, el necio no sabría cómo utilizar la sabiduría porque no es parte de su naturaleza. En segundo lugar, no se adquiere con dinero. Nos hace recordar la errada petición del mago Simón, que quería comprar el poder del Espíritu Santo. El mago, aun siendo un nuevo creyente, había guardado algunas de sus antiguas supersticiones y el sentido comercial. Afortunadamente, se nota su sincero arrepentimiento en la Biblia.

El versículo 17 muestra que hay gente buena, muy buena en el mundo de hoy. Tal amigo (ver que a veces la palabra se traduce “prójimo”,) cumple la Palabra de Dios cuando dice: … Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Además de ser un amigo o prójimo siempre presente (en todo tiempo), es un hermano que está dispuesto a estar al lado en un tiempo de angustia, que se define como “estrecho”. El amor entre David y Jonatán es un gran ejemplo de la enseñanza de este versículo. Además Jonatán fue llamado el hermano de David (otro ejemplo fue la relación entre Salomón e Hiram). Aunque Job se queja que sus íntimos amigos le habían abandonado, la misma riña con ellos muestra que estaban a su lado.

El versículo 18 habla en contra de la fianza. Tal persona no tiene sentido común.

La frase el que se enaltece, en el versículo 19, viene del modismo hebreo “el que hace su puerta alta”, que es ambigüo. Algunos eruditos cambian una letra hebrea y escriben “boca” en vez de “puerta”, pero no hay evidencia de la palabra “boca”. Sigue el concepto de amar, que representa una relación íntima y exclusiva. Andan juntos la transgresión o “rebeldía” (un concepto de un hecho concreto fuera de la palabra divina) y la contienda. Aquí se apunta al orgullo y el pecado.

En el versículo 20 se repite el resultado destructivo del corazón torcido y la lengua que peca, que nunca encontrará el bien pero si caerá en el mal (y sus consecuencias).

En el versículo 21 se repite la tristeza que vendría a los padres del hijo necio, aquel que es indiferente a la sabiduría y está orgulloso de su necedad. Hay mucha razón, como el hijo heredero que puede ser necio.

En el versículo 22 se subraya de nuevo la relación íntegra entre el ánimo y la salud. Los temas del corazón alegre y el espíritu abatido se encuentran en 15:13. La palabra sanidad aparece sólo aquí en el AT, y es antitética con “secar los huesos”.

El versículo 23 es un dicho de la observación y no espera promover la acción de dar soborno al juez corrupto. La acción muestra cómo el impío o malvado extrae el soborno del escondite en el vestido del seno.

Los ojos son el espejo del alma

El versículo 24 acentúa el hecho de cómo la apariencia muestra en qué se concentra el hombre. Por un lado, el hombre entendido que sabe discernir refleja la sabiduría o prudencia. Por otro lado, los ojos del necio se concentran en el fin o el extremo de la tierra. La interpretación es difícil y hay que especular si se subraya el hecho de que sus ojos “vagan” (como indica el texto traducido aquí) o si se subraya que el necio tiene una curiosidad insaciable y perversa.

En el versículo 25 se encuentra una triste realidad sobre la ira, tristeza, provocación y la amargura de los padres. Tal emoción impactante viene de un hijo necio. Hay una advertencia fuerte en el versículo 2 acerca de cómo un hijo que avergüenza pierde su herencia. Un ejemplo de la amargura del espíritu de la madre se encuentra en Genesis, cuando Esaú se casa con dos heteas y la vida de Rebeca se pone amarga.

En el versículo 26 se apunta a dos castigos que no son merecidos. En primer lugar, un hombre (“aun” o ciertamente subraya la sorpresa) justo o recto ha de pagar una multa (¿al supuesto ofendido o al sacerdote?). En segundo lugar, un hombre noble o de espíritu noble y generoso es físicamente golpeado (quizá hasta 40 azotes), un castigo apropiado al malvado en Proverbios. Nos hace recordar los ejemplos de los azotes injustos a Jeremías y a Jesús. La frase que salta del versículo, no es bueno, une las dos partes.

El versículo 27 proclama dos características positivas que muestran el dominio propio. Son “las palabras refrenadas” y “el espíritu o el ánimo sereno”.

En el versículo 28 se encuentra la palabra gam, para hasta, que muestra la sorpresa pone énfasis. El paralelismo sinónimo subraya que el hombre que se calla, aunque sea necio, aparece como un sabio e inteligente. ¡Cuán importante es el dominio propio sobre el habla!

¿Cómo puede un hijo hacer feliz a sus padres?

1.     Siendo un hijo sabio

1.     Escucha el consejo.
2.     Tiene temor de Dios.

2.     Siendo un hijo prudente

1.     Apartándose de las malas compañías.
2.     Trazando planes sensatos.

3.     Siendo un hijo obediente

1.     No causa problemas para los padres.
2.     Acepta la amonestación con alegría.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar