Ministerio basado en principios bíblicos para servir con espíritu de excelencia, integridad y compasión en nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo.

Logo

Salmo 34: La resolución de alabar a Dios

Salmo 34:1  La protección divina[a] Salmo de David, cuando mudó su semblante delante de Abimelec,[b]   y él lo echó, y se fue. Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca.

Abimelec (título) puede que haya sido un título u otro nombre atribuido al rey Aquis de Gat. Uno de los salmos más citados en el NT; se trata de un poema acróstico aunque incompleto en el cual cada verso comienza con una letra del alfabeto hebreo.

Dios promete grandes bendiciones a su pueblo, pero muchas de estas requieren nuestra participación activa. Nos librará del temor, nos librará de las angustias, nos defenderá, nos mostrará que es bueno, suplirá nuestras necesidades, nos escuchará cuando le hablemos y nos redimirá, pero nosotros debemos hacer nuestra parte. Podemos apropiarnos de sus bendiciones cuando lo buscamos, clamamos a E, confiamos en El, le tememos, cuidamos nuestra lengua y no engañamos, nos apartamos del mal, hacemos lo bueno y buscamos la paz, somos humildes y le servimos.

Salmo 34:2  En Jehová se gloriará mi alma; lo oirán los mansos y se alegrarán.

Salmo 34:3  Engrandeced a Jehová conmigo y exaltemos a una su nombre.

Salmo 34:4  Busqué a Jehová, y él me oyó y me libró de todos mis temores.

Salmo 34:5  Los que miraron a él fueron alumbrados y sus rostros no fueron avergonzados.

Salmo 34:6  Este pobre clamó, y lo oyó Jehová y lo libró de todas sus angustias.

Salmo 34:7  El ángel de Jehová[c] acampa alrededor de los que lo temen y los defiende.

Salmo 34:8  Gustad y ved que es bueno Jehová.[d] ¡Bienaventurado el hombre que confía en él!

Esta misma metáfora sobre el ayuno fue usada por Pedro al invitar a los que buscan a examinar los prodigios de Dios. Gustad, taam : Gustar, comer; discernir, percibir; evaluar. Este verbo se refiere a saborear algo mediante el sentido del gusto. Del sentido primario del gusto físico, taam evolucionó hacia la idea de evaluar cosas que no tienen que ver con la comida. Como sustantivo, taam llegó a referirse al «discernimiento», es decir, la capacidad de elegir y deleitarse con las cosas buenas. En Proverbios se habla de una mujer que no tiene «razón [gusto]», y de una con «buen gusto», la cual se percata (taam) de que su mercancía («negocios») posee una alta calidad.

«Gustad y ved» no significa «revisen las credenciales de Dios», sino que es una cálida invitación: «Prueben esto, sé que les gustará». Cuando damos ese primer paso de obediencia al seguir a Dios, no podemos menos que descubrir que es bueno y bondadoso. Comenzamos la vida cristiana con una mala comprensión de Dios y de la vida recta. A medida que confiamos cada día en El, experimentamos cuán bueno es el Señor.

Salmo 34:9  Temed a Jehová vosotros sus santos, pues nada falta a los que lo temen.

Usted dice pertenecer al Señor pero, ¿le teme? Temer a Dios significa mostrarle un profundo respeto y honrarle. La verdadera reverencia no es el respeto fingido; es una actitud humilde acompañada de una adoración genuina. La verdadera reverencia fue la que mostró Abraham, Moisés y los israelitas. Sus reacciones ante la presencia de Dios variaron, pero todas demostraron profundo respeto.

Salmo 34:10  Los leoncillos[e] necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

Al principio, quizás cuestionemos la veracidad de esta declaración de David porque carecemos de muchas cosas buenas. Esta no es una promesa general de que todos los cristianos tendrán todo lo que quieran. Por el contrario, es la alabanza de David por la bondad de Dios: todos los que clamen a Dios en su necesidad recibirán respuesta, a veces de maneras sorprendentes.

Recuerde, Dios sabe lo que necesitamos. Nuestras necesidades más profundas son espirituales. Si bien muchos cristianos se enfrentan a una pobreza insoportable y a numerosas penurias, se sienten fortalecidos por su rica comunión con el Señor. David dice que al tener a Dios, tenemos todo lo que necesitamos. Con Dios es suficiente.
Si usted siente que no tiene todo lo que necesita, pregúntese:

(1) ¿Es esto realmente una necesidad?
(2) ¿Es esto realmente bueno para mí?
(3) ¿Es este el mejor momento para tener lo que deseo? Aunque responda sí a las tres preguntas,

Dios puede permitir que no lo tenga para ayudarlo a crecer más en su dependencia hacia El. Quizás quiera enseñarle que lo necesita a El más que a sus deseos inmediatos.

Salmo 34:11  Venid, hijos, oídme; el temor de Jehová os enseñaré.

Salmo 34:12  ¿Quién es el hombre que desea vida, que desea muchos días para ver el bien?

Salmo 34:13  Guarda tu lengua del mal y tus labios de hablar engaño.

Salmo 34:14  Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela.

La Biblia a menudo relaciona el temor a Dios (amor y reverencia a El) con la obediencia. «Teme a Dios, y guarda sus mandamientos». «El que no me ama, no guarda mis palabras». David dijo que la persona que teme a Dios no miente, se arrepiente de sus pecados, hace lo bueno y busca la paz. La reverencia es mucho más que sentarse y guardar silencio en la iglesia. Involucra obedecer a Dios en nuestra forma de hablar y en la manera en que tratamos a otros.

De alguna manera pensamos que la paz debe llegarnos sin ningún esfuerzo. Pero David explicó que debemos buscar y seguir la paz. Pablo repitió este pensamiento en Romanos 12:18. Una persona que quiere paz no puede andar en altercados ni contenciones. Ya que las relaciones pacíficas surgen de nuestros esfuerzos por hacer la paz, trabaje duro para vivir cada día en paz con los demás.

Salmo 34:15  Los ojos de Jehová están sobre los justos y atentos sus oídos al clamor de ellos.

Salmo 34:16  La ira de Jehová está contra los que hacen mal, para eliminar de la tierra la memoria de ellos.[f]

Esto es citado por el apóstol Pedro en las recomendaciones de su carta a los creyentes cristianos

Salmo 34:17  Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias.

Salmo 34:18  Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón y salva a los contritos de espíritu.

Salmo 34:19  Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo librará Jehová.[g]

Pablo aplica esto a las persecuciones de que era objeto en el Asia Menor, y añade que todos los cristianos han de sufrir aflicciones. A menudo deseamos poder escapar de los problemas: el dolor de la angustia, pérdida, tristeza y fracaso, e incluso las pequeñas frustraciones diarias que constantemente nos abaten. Dios promete estar «cercano[…] a los quebrantados de corazón», ser nuestra fuente de poder, valor y sabiduría para ayudarnos a pasar a través de los problemas. A veces decide librarnos de los mismos. Cuando los problemas lo golpeen, no se decepcione de Dios. Por el contrario, admita que necesita la ayuda de Dios y agradézcale por permanecer a su lado.

Salmo 34:20  Él guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrado.[h]

Esta es una profecía que se cumplió al ser crucificado Jesús, porque ninguno de sus huesos fue quebrantado. Los huesos del cordero de la Pascua, que es un símbolo de Cristo, no debían ser quebrados.  Esta es una profecía acerca de la crucifixión de Cristo. Si bien la costumbre romana era quebrar las piernas de la víctima para acelerar su muerte, no rompieron ninguno de los huesos de Jesús. Aparte del significado profético, David suplicaba la protección de Dios en medio de la crisis.

Salmo 34:21  Matará al malo la maldad y los que aborrecen al justo serán condenados.

Salmo 34:22  Jehová redime el alma de sus siervos. ¡No serán condenados cuantos en él confían!

Suplica individual y accion de gracias

Este es uno de ocho salmos que según los títulos surgen de la persecuciones de David por Saúl.

Los eventos del título están explicados en 1 de Samuel 21:10-15 donde el rey se llama Aquis. Se cree que Abimelec era un nombre común de los reyes filisteos como Agag era para los amalequitas y faraón para los egipcios.

Se discute si el Salmo realmente fue escrito por David. Podría aplicarse a todas las angustias y las crisis de la vida. Porque es tan elaborado artísticamente, algunos piensan que un autor o editor más tarde lo hizo referir a esta experiencia de David. Sin embargo, no hay razones fuertes para negar que sea de David. Se ha sugerido que David escribió un poema de su experiencia, como dice el título, y más tarde otro poeta usó el poema (quedando con el mismo título) para desarrollar este salmo.

La forma literaria y artística del Salmo es bellísima. Es un acróstico; cada versículo empieza con una letra del alfabeto hebreo y contiene dos líneas. El Salmo conlleva varios paralelos con el Salmo 25 que también es acróstico. Los dos saltan la letra “waw” y los dos agregan el versículo al final que empieza con la palabra padah “redimir”.

Algunas palabras clave son repetidas varias veces: Shama “oír” o “escuchar” en los versículos 2, 6, 11 y 17; Hatsil  “librar” en los versículos 4, 17 y 19; Yará  “temer” en los versículos 7, 9a, 9b y 11; tob  “bueno” en los versículos 8, 10, 12 y 14; ra?  “mal” o “maldad” en los versículos 13, 14, 16, 19 y 21; tsadiq  “justo” en los versículos 15, 19 y 21; es un arreglo artístico que hace más lindo el poema y a la vez más didáctico. El Salmo es una linda combinación de adoración, acción de gracias y enseñanza de sabiduría.

La resolución de alabar a Dios

El Salmo empieza con una decisión de adorar. Cada uno decide sus prioridades. El cristiano tiene que decidir adorar a Dios; si no toma una decisión definida, las muchas preocupaciones y ocupaciones de la vida tomarán el tiempo precioso de la adoración. Además, esta adoración debe expresarse oralmente: estará siempre en mi boca.

El salmista también dice que la adoración debe estar centrada en Dios, En Jehová se gloriará mi alma. No debemos gloriarnos de nosotros mismos, pero el que nos hizo y nos salvó merece toda gloria. El propósito en la adoración no es sólo nuestro bien: es dar honra y gloria a Dios. Y los mansos o “los sumisos” a Dios tendrán gozo por causa de esta adoración.

La adoración también se hace en comunidad. El que ama a Dios y se deleita en alabarle busca compañeros para adorar juntos a Dios.

El testimonio de fe

Ahora el salmista da la razón para su alabanza: Busqué a Jehová, y él me oyó. La Biblia enfatiza mucho la búsqueda de Dios. Los profetas condenaron a la gente por no hacerlo y aun más a los líderes porque no buscaron a Jehová.

“Mirar” significa un anhelo intenso por su salvación. Algunos manuscritos, con cambio de una vocal, lo hacen imperativo: “Mirad a él y sed iluminados” (o radiantes). Lo que señala el versículo es la necesidad de ejercitar la fe. Alguien ha definido la fe como “mirar a Dios con los ojos interiores de confianza”. Iluminados viene de una palabra que significa “brillar”. La luz de Dios se refleja y brilla en el rostro del que mira a él.

Este pobre. El salmista se señala a sí mismo. Nótense los verbos, llenos de acción y connotaciones teológicas: clamó, escuchó y libró. La gente vive angustiada; la liberación de estas angustias sólo viene con el clamor a Dios con la humildad que muestra el salmista.

La palabra “librar” se repite de nuevo en el versículo 7. Esta liberación no es sólo para el salmista, es para toda persona que teme a Dios. El salmista lo experimentó, Dios toma interés personal en cada uno de sus hijos.

Una exhortación a la constancia en la fe

Probad y ved es una invitación para atreverse a creer. De nuevo el salmista insta al ejercicio de la fe. El evangelio es un mensaje de fe y la vida cristiana es un crecimiento en el ejercicio de la confianza en Dios.

Temed a Jehová. El temor de Jehová es un tema de suma importancia en el AT. Habla de reverencia y obediencia a Dios. También es un estilo de vida; tiene que ver con valores básicos del creyente.

No tendrán falta… (Los libros de Job y Eclesiastés desafían a una interpretación simplista de estas promesas. El problema de ¿por qué sufren los justos? no es fácil. El salmista muestra una verdad importante: hemos de confiar en Dios porque él es fiel, provee para las necesidades de los que le buscan y le temen.

Exhortaciones para la vida

Esta segunda mitad del Salmo es más didáctica y contiene más terminología sapiencial que la primera parte. Así en el Salmo tenemos una linda combinación de lo sapiencial y la alabanza.

Hijos, es la terminología que usaban los sabios para hablar de sus discípulos. Notemos que se enseña el temor de Jehová. Hemos de aprender a pensar bíblica o cristianamente. Aunque hijos aquí no habla tanto de juventud sino de aprendizaje, es cierto que uno debe empezar a pensar cristianamente cuando joven. ¡Qué responsabilidad tienen los maestros de jóvenes en formar su manera de pensar de acuerdo con la revelación bíblica!

Los versículos 12-16 son citados en 1 de Pedro 3:10-12. Los salmos de David a menudo presentan preguntas y dan las enseñanzas en forma de respuestas a esas preguntas. Todos quieren vida y quieren ver el bien en sus vidas; y Dios quiere que disfrutemos la vida.

Los versículos 13 y 14 dan la respuesta en forma de cuatro imperativos. Primero señala donde más fallamos, con la lengua. El salmista reconoce que los actos son importantes, pero también lo son las palabras que salen de nuestra boca. La Biblia enfatiza muchísimo la palabra que Dios revela y las palabras que nosotros decimos. Con lo que decimos ayudamos a otros o arruinamos su día. Además, la honestidad de lo que decimos es importante para Dios.

Los leones… sufren hambre

Nótese el contraste en los tres imperativos del versículo 14: Apártate, haz y busca. Hay una parte negativa, tenemos que rechazar el mal. Un proverbio dice que el temor de Jehová es “rechazar el mal”. La corrupción que nos rodea debe producir una reacción en el creyente. A veces estamos tan acostumbrados al pecado que nos rodea que ya no lo vemos tan serio. Pero las demandas éticas de Dios no han cambiado.

El salmista pone más énfasis en lo positivo: haz el bien; busca la paz y síguela. Los dos imperativos encierran un mundo de enseñanzas. La ética bíblica incluye mandatos específicos para ayudar al prójimo y predicar el evangelio. “Buscar la paz y seguirla” ciertamente es un mensaje necesario en nuestro tiempo lleno de violencia y guerras.

Enseñanzas acerca de la vida con Dios

Los ojos de Jehová. El Job 33:18 dice casi lo mismo. Nótese el lenguaje antropomórfico de los “ojos” y “oídos” de Dios. La verdad es que Dios toma interés en cada uno de sus hijos, ve lo que le sucede y escucha cuando ora. Con razón Pablo puede decir que a los que aman a Dios todo les ayuda para bien, pues Dios sabe cuidar a cada uno, y lo hace.

El versículo 16 presenta otro contraste, pues contrasta a los justos con los que hacen mal. Galatas 6:7 dice que todo lo que siembra uno lo cosechará, pues Dios no puede ser burlado.

El versículo 17 vuelve otra vez a los justos y el versículo 18 indica sus características, son quebrantados de corazón y contritos de espíritu. Una actitud de arrepentimiento es una de las señales más seguras de la conversión y del creyente verdadero.

Muchos son los males del justo. El salmista es realista. Dios promete librarnos de las crisis pero no promete que no habrá crisis. En la escritura china la palabra “crisis” se compone de una señal que significa “peligro” y otra que significa “oportunidad”. El salmista no promete una vida sin dificultades; el mismo Salmo surgió de una dificultad. Pero las dificultades y las crisis también son oportunidades para la manifestación de la fidelidad y el poder de Dios. Dios quiere que experimentemos la grandeza de su salvación presente y futura.

En los versículos 21 y 22 hay otro contraste: el impío no puede enfrentar la crisis con la confianza del creyente. Pero Jehová re dimirá la vida de sus siervos. El alfabeto en el acróstico termina con el versículo 21; el versículo 22 es agregado y empieza con la palabra “redimir”. Dios va más allá de las crisis; redime y sigue redimiendo la vida entera de sus siervos. Por lo tanto nosotros también debemos alabar y dar gracias a Dios.

Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; él salvará a los contritos de espíritu.

Deja el primer comentario

Otras Publicaciones que te pueden interesar