Menú

Apocalipsis 22: El río de la vida

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Y me mostró el río del agua de la vida, reluciente como cristal, que salían del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a ambos lados del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de frutos, dando su fruto de acuerdo con cada mes; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.

Hasta ahora se ha dado la descripción del exterior de la Santa Ciudad; ahora la escena se traslada al interior.

Primero, está el río del agua de la vida. Este cuadro refleja muchos pasajes del Antiguo Testamento. En su trasfondo se encuentra el río que regaba el Huerto del Edén haciéndolo fructífero (Génesis 2:8-16). Aún más cerca se encuentra la descripción de Ezequiel del río que salía del templo (Ezequiel 47:1-7). El salmista canta al río cuyas corrientes alegran la Ciudad de Dios (Salmo 46:4). Y Joel dijo: « Saldrá una fuente de la Casa del Señor» (Joel 3:18). Y Zacarías: «Aguas vivas saldrán de Jerusalén» (Zacarías 14:8). Y en 2 Henoc se describe un río del Paraíso que sale del tercer cielo, y que fluye por debajo del árbol de la vida, y que se divide en cuatro corrientes de miel, leche, vino y aceite (2 Henoc 8:5).

Íntimamente relacionada con esta está la figura tan corriente de la Sagrada Escritura de la fuente de la vida; la tenemos en 7:17; 21:6 de Apocalipsis. Jeremías se queja de que el pueblo haya dejado a Dios, Que es la fuente de aguas vivas, para cavarse cisternas agrietadas que no pueden retener el agua (Jeremías 2:13). Y Henoc advierte: ¡Ay de vosotros, que bebéis agua de cualquier fuente, porque os consumiréis y secaréis de repente, porque habéis abandonado la fuente de la vida (Henoc 96:6). « Manantial de vida es la boca del justo» (Proverbios 10:11). «La instrucción del sabio es manantial de vida» (Pr 13:14). « El temor del Señor es manantial de vida» (Pr 14:27). «Manantial de vida es el entendimiento para el que lo posee» (Proverbios 16:22). Con Dios, dice el salmista, está el manantial de la vida (Salmo 36:9).

«Dios -decían los rabinos en sus sueños de la edad dorada- hará brotar del Lugar Santísimo un río a cuyas orillas crecerán toda clase de frutos delicados.»

H. B. Swete identifica el río de la vida con el Espíritu. En el Cuarto Evangelio dice Jesús: « El que crea en Mí, de su interior brotarán ríos de agua viva.» Y Juan lo explica: «Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en Él» (Juan 7:38s).

Pero bien puede ser que aquí se trate de algo más sencillo. Los que vivimos en una civilización en la que basta con abrir un grifo para obtener agua fresca, clara y abundante apenas podemos comprender lo preciosa que era el agua en Oriente. En las tierras cálidas y en los desiertos, el agua era, y es literalmente, la vida. Y el río de la vida bien puede representar la vida abundante que Dios provee gratis para Su pueblo.

El árbol de la vida

En este pasaje hay ambigüedad en la puntuación. En medio de la calle de la ciudad se puede tomar, no como el final de la primera frase, sino como el principio de la segunda (como hace la Reina-Valera). No sería entonces el río el que está en medio de la calle, sino el árbol de la vida. Tomando esa frase con el primer versículo parece que presenta mejor la escena.

La figura del árbol de la vida tiene dos antecedentes: el del Huerto del Edén (Génesis 3: 6); y aún más el de Ezequiel: «Y junto al río, en la ribera, a uno y otro lado, crecerá toda clase de árboles frutales; sus hojas nunca caerán ni faltará su fruto.

Deja un Comentario. Tu opinión es muy valiosa para nosotros

Lionel Valentin

Evangelista, Periodista y Caricaturista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobra Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR