Logo

Deuteronomio 1: Moisés recuerda a Israel las promesas de Jehová en Horeb

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Según Deuteronomio, los exploradores no fueron más allá de Escol, pero exploraron la tierra desde el desierto de Zin hasta Rejob, o como dice la nota de RVA: “desde el extremo sur hasta el extremo norte” de Canaán. Los espías pasaron 40 días en Canaán. La palabra Escol significa “racimo [de uvas]”. En Escol los exploradores tomaron del fruto de la tierra, o sea, uvas, granadas e higos para probar a la congregación de Israel que la tierra que Jehová había prometido dar a Israel era una tierra buena y fructífera, una tierra de la cual fluye leche y miel. Jehová había cumplido su promesa y los frutos de la tierra eran una evidencia visible de la fidelidad de Jehová.

Rebelión contra Dios. El autor de Deuteronomio no menciona el pesimismo de los espías. Solamente Caleb y Josué presentaron un informe positivo acerca de la tierra. Los espías reconocían que la tierra era fructífera pero creían que era imposible para Israel derrotar a los habitantes de Canaán. Para ellos Canaán era una tierra que devoraba a sus habitantes. Además, encontraron en Canaán a los descendientes de los anaquitas quienes vivían en ciudades fortificadas, cuyos muros llegaban hasta el cielo. Los anaquitas, los descendientes de los hijos de Anac, fueron los primeros habitantes de Canaán. Eran personas de elevada estatura y eran consideradas gigantesx. Los espías identificaron a los anaquitas con los nefilim, los gigantes. Temerosos de la estatura de los habitantes de la tierra y de la fortificación de sus ciudades, el pueblo decidió no entrar en la tierra de Canaán. La decisión del pueblo fue una rebelión contra Dios y una violación del pacto. La expresión fuisteis rebeldes contra el mandato de Jehová significa lit. en heb. “rebelarse contra la boca de Jehová”, o sea, contra su palabra u orden.

La rebelión del pueblo dio ocasión a la murmuración contra Dios en sus tiendas. El hecho de que el pueblo regresara a sus tiendas significaba desmovilizarse para la batalla. Durante su rebelión contra David, Seba incita a Israel a regresar a sus tiendas. Lo mismo sucedió durante la rebelión de Jeroboam contra Roboam. En su rebelión, el pueblo pervirtió completamente la naturaleza y el propósito de Dios para Israel. Dijeron: Porque Jehová nos aborrecex, cuando en realidad Dios había demostrado su amor a Israel muchas veces y de muchas maneras. El tema más importante en el libro de Deuteronomio es el amor de Dios por su pueblo. Dijeron: porque… nos ha sacado de la tierra de Egipto, para entregarnos en manos de los amorreos para destruirnos. Pero la realidad del éxodo era que Jehová había prometido entregar toda la tierra de los amorreos en las manos de Israel. Ellos creían que Dios les había traído al desierto para destruirlos, cuando en realidad él había redimido a su pueblo para darles vida. La pregunta de Israel: ¿A dónde iremos ?x refleja que el pueblo había perdido la esperanza de entrar en la tierra prometida. La pregunta es retórica porque Israel ya tenía la respuesta: el pueblo deseaba regresar a Egipto.

Moisés hizo un esfuerzo por animar al pueblo. Declaró que Jehová estaría con ellos para pelear por Israel, de la misma manera que él había peleado contra los egipcios. Moisés también afirmó que aun cuando los habitantes de Canaán eran poderosos, aun más fuerte y poderoso que los anaquitas era el Dios de Israel. En Israel Jehová era conocido como un Dios guerrero. Lo que Jehová había hecho en el pasado, su gran obra de salvar a Israel de la casa de servidumbre, todavía podía hacerlo en el presente para aquellos que creían. Y él lo iba a hacer ante vuestros propios ojos. Moisés deseaba que el pueblo, en vez de creer en las palabras de los espías y temer problemas aún no experimentados, creyera más en su experiencia personal con Dios.

Las palabras de Moisés también son dirigidas a la nueva generación de israelitas en la tierra de Moab, en la víspera de la conquista de la tierra. Ellos también necesitaban confiar en el poder de Jehová para conquistar la tierra que había prometido darles. Como un padre amoroso que protege a su hijo, Jehová había protegido a Israel durante sus jornadas en el desierto. El concepto padre/hijo es muy importante en la teología israelita. Israel era el hijo primogénito de Jehová. Como un padre Jehová había guiado a su hijo Israel por el desierto. Una ilustración similar aparece, donde la misión de Moisés de llevar al pueblo a la tierra prometida es comparada con una nodriza que lleva a un bebé en su seno.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR