Logo

Salmo 106: Confesión de las rebeldías de Israel.jpg

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Clamor personal

El salmista expresa su sentir personal; busca el perdón de Dios. A la vez se solidariza también con todo el pueblo. El que enseña y el que intercede por todo el pueblo tiene que ser perdonado por Dios y vestido de su salvación. El propósito del salmista es alabar a Dios y que me alegre con la alegría de tu pueblo. La alegría del que ama a Dios está siempre ligada con el pueblo y la gloria de Dios.

De duda a fe

El salmista se identifica con el pecado del pueblo y con sus padres. Un avivamiento normalmente empieza con confesión de pecado.

El párrafo muestra cómo los israelitas dudaban de Dios cuando estaban en apuros junto al mar Rojo. A pesar de eso, Dios les salvó de los egipcios por medio de un gran milagro. Según el versículo 12, esto produjo fe en los israelitas. En su misericordia, Dios a menudo hace señales y prodigios que ayudan a aumentar la fe.

Aunque esta estrofa da cierta nota positiva, pues los israelitas cambiaron su actitud y creyeron, el salmista empieza a presentar una serie de fallas del pueblo de Israel. Tiene un propósito en esto; quiere enseñar al pueblo de ahora cómo evitar las mismas fallas. Aunque nos pareciera muy alejado de nosotros, cada una de las causas de los fracasos de Israel puede advertirnos contra causas semejantes que producen fracasos en la vida cristiana y en la iglesia.

Aquí no entendieron y no se acordaron de los prodigios que Dios hizo y había hecho. ¿Por qué eran culpables por no entender las maravillas que Dios hizo? Porque el entendimiento de cualquier persona está condicionado por la actitud de entrega a Dios y la apertura a él. Por esta falta de entrega y apertura a Dios, los israelitas no entendieron y se rebelaron. A menudo la falta de obediencia se debe sencillamente a la falta de fe; porque uno no cree que Dios hará algo especial en esta situación.

Descontento

Ahora el salmista empieza a confesar una larga lista de pecados que ha cometido el pueblo a través de los años. Lo hace en actitud de penitencia, identificándose con su pueblo. Pronto se olvidaron. Sólo tres días después de la gran liberación en el mar Rojo empezaron a quejarse por falta de agua; después de tan grande salvación (hacía solamente tres días) uno esperaría que podrían confiar en que Dios proveería agua.

Una razón por la cual se olvidaron tan pronto puede encontrarse en la siguiente frase: y no esperaron su consejo. Dios quiere que oremos, pero también quiere que le escuchemos. Cuando uno busca la dirección de Dios en oración no debe solamente hablar a él, debe aprender la importancia de escuchar en silencio y ser sensible a la voz de Dios, a lo que él quiere decirle.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR