Logo

Proverbios 6: Amonestación contra la pereza y la falsedad

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

El fin del hombre depravado no debe sorprendernos, aunque el maestro dijo a los jóvenes que el joven sabio no ha de temer el espanto repentino, ni la ruina de los impíos cuando llegue, porque Jehová será tu confianza…. Ahora en el versículo 11 se repite la experiencia de la ruina de los no oyentes de la sabiduría y del flojo cuando llegue sin aviso previo. Por lo tanto, de repente será quebrado (¿su cuerpo?, ¿su espíritu?, quizá ambas cosas). La palabra peta, que significa «al instante», une la dos ideas aunque se haya traducido en dos maneras. Los hebreos favorecían la repetición de los sonidos y por ende las palabras por su valor de sonido y su ayuda a la memoria. Siguiendo el versículo 15 se agrega y no habrá remedio. Ya el hombre depravado llegará a un momento cuando su futuro está clausurado y la esperanza ha desaparecido. El tiempo oportuno ha pasado y la vida que le queda y la vida eterna son las consecuencias de los pecados pasados. Ya la sombra es eterna y el dicho «nunca es tarde» es una mentira. Así es el fin del hombre depravado, como el hombre que recibe las palabras del médico: «Siento decírselo, pero usted tiene… y no hay un remedio.» El NT dice que hay que buscar las cosas de arriba, donde Cristo está sentado (mostrando su poder y su gloria) a la diestra de Dios… Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. A causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los rebeldes.

Los siete hechos condenados por Dios

En esta sección se encuentra la primera de seis lecciones numéricas de Proverbios (sin contar 31:1–31 que puede leerse como el alfabeto o la totalidad de los números del 1 al 10 y de 10 hasta 100 y de 100 hasta 400). Las otras cinco lecciones se encuentran en una forma unida en el cap. 30 (versículos 15, 16; versículos 18, 19; versículos 21–23; versículos 24–28 y versículos 29–31). Los proverbios del cap. 30 están desarrollados en base al número 4, mientras el proverbio numérico de esta sección está basado en el número 7. Las seis secciones siguen la misma fórmula. Se da un número y después se agrega uno más, intensificando así el momento y dejando tiempo para que se escuche bien la lista (hay una excepción que es 30:24, que dice desde el comienzo que son cuatro cosas).

Las palabras «aborrecer» y «abominar» son clave en el versículo 16. Así se muestra la actitud de Jehová, del ser entero (alma) hacia las siete características. Dicho de paso, el contenido de esta sección es paralelo de la sección anterior y forma el enlace para las dos secciones. Están repetidos los ojos, la lenguaboca, el corazón, los pies y el provocar discordia. Así este proverbio resume lo enseñado anteriormente, aunque las modificaciones son significativas.

La palabra «aborrecer» se deriva de sane’, que muestra el odio que Dios siente hacia las características que están por nombrarse. Como la palabra opuesta a la palabra «amar», del hebreo ’hb, la palabra «aborrecer» u «odiar» es una actitud que causa la distancia de una persona de la otra (14:20 donde aprecian es de la palabra hebrea ’hb). Tal emoción puede señalar el abandono de la persona de aquel que es odioso. El concepto puede decir que Dios va a abandonar al hombre con las siete características de los versículos 16–19. La palabra se encuentra 23 veces en Proverbios, mientras el AT tiene 164 casos de la raíz.

En este mismo sentido veamos la palabra «abominación». Existe el sustantivo en el texto aunque se traduce como el verbo «abominar». No hay un cambio de sentido sino un deseo de hacer la forma sinónima más acabada. Las dos palabras en el texto bíblico son ta’ab para «abominar» y totebah para «abominación», ambas de la misma raíz. Hay que entender el concepto ritual de la raíz para captar el espíritu de la raíz. Ciertos animales y ciertos sacrificios eran «abominables» al Señor, y así impuros y prohibidos en la asamblea de los hebreos. Aun entre los otros pueblos del mundo antiguo había un concepto de cosas abominables. Hay varios pasajes con la palabra «abominar» y aún más con la palabra «abominación». Quizá 29:27 muestra el significado más claro que sea no ritual: Abominación es a los justos el hombre inicuo, y el de caminos rectos es abominación al impío. Aquí la definición de un erudito para abominar es mejor, es decir «detestar» (Jenni). El justo y el impío mutuamente se detestan y no desean estar juntos porque sus valores son distintos. Por lo tanto, la palabra «abominación» se acerca al significado de «aborrecer», llegando así a ser una palabra sinónima. Finalmente, podemos exponer sobre la actitud de Jehová hacia las siete características como una actitud que rechaza como impuras las características y desea distanciarse de ellas por ser detestables y odiosas.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR