Logo

Proverbios 6: Amonestación contra la pereza y la falsedad

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Liberándose de una fianza inoportuna

El cap. 6 trata más temas diversos que los otros capítulos del 1 al 9. Se une al resto del libro por el vocativo hijo mío. Los temas del cap. 6 son los siguientes:

I. Dos peligros en el campo económico.

1. El hombre como aval.

2. El hombre flojo.

II. Dos listas de características del hombre depravado.

1. Siete características del hombre inicuo.

2. Siete características aborrecidas por Jehová.

III. El inmenso peligro de una relación con la casada.

1. La antorcha de las enseñanzas paternales.

2. El peligro de la mala mujer.

(1) La admonición acerca de la mujer mala.

(2) El peligro del marido celoso.

Primeramente vamos a ver los peligros del campo económico. El primer peligro subraya el daño hecho cuando uno llega a ser el aval para su prójimo. En segundo lugar, se acentúa el peligro de la flojera. En ambos casos, la advertencia es no llegar a ser uno de ellos. Mejor nunca ser el aval. Mejor nunca flojear en la vida; hay que esforzarse en la vida para lograr la seguridad y el futuro económico porque el trabajo es el plan de Dios. Sin embargo, hay que enfrentar el problema del desempleo y del subempleo.

Los versículos 1–5 se dividen en dos partes. Por una parte, se habla de un asunto financiero como el aval. Por otra parte, se presenta el plan para salir del compromiso imprudente y una inspiración para hacerlo (versículos 3–5). Dentro del libro de Proverbios, hay cinco pasajes adicionales que hablan en contra de la fianza.

Los versículos 1 y 2 muestran cómo se tomaba un compromiso financiero en el mundo antiguo. A simple vista parece que hay sólo dos personas en el compromiso financiero, el fiador aval y el prójimo que a la vez es el extraño. Así se ha identificado prójimo con el zar (de la raíz zur), la misma palabra que se ocupaba para “la extraña”. Esta primera interpretación sencilla parece ser improbable. Una segunda interpretación del versículo separa el prójimo, de la palabra hebrea ra’ah que tiene el significado básico de “alguien con quien se asocia”, es decir “un vecino, un compañero, un colega, un amigo, etc.”, del vocablo un extraño, que implica a una persona desconocida, es decir el opuesto del prójimo. Por lo tanto, esta interpretación tendría al fiador comprometiéndose como fiador a su prójimo (aquella persona conocida por él) pero “golpeando o pegando la mano” como un gesto de compromiso con el extraño (aquella persona que haya prestado el dinero). Así el fiador tiene un compromiso con las dos personas, el prójimo y el que haya prestado al prójimo. Este sentido es muy probable, aunque la estructura del versículo pone al prójimo y al extraño en una postura paralela o sinónima en adición a la forma del compromiso.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR