Logo

Mateo 10: Los Mensajeros del Rey

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

10.19, 20 Jesús dijo a sus discípulos que cuando fueran arrestados por predicar el evangelio, no se preocuparan de lo que deben decir en su defensa: el Espíritu de Dios hablaría por medio de ellos. Esta predicción se cumplió en Act_4:8-14 y se cumple en todo lugar. Algunos piensan que esto significa que no tenemos que prepararnos para presentar el evangelio porque Dios se encarga de todo. Las Escrituras enseñan, sin embargo, que debemos presentar declaraciones bien pensadas y cuidadosamente preparadas (Col_4:6). Jesús no dice que no debemos prepararnos, sino que no debemos preocuparnos.

10.22 Permanecer hasta el fin no es la manera de alcanzar la salvación sino la evidencia de que uno se ha entregado de veras a Jesús. La persistencia no es un medio de asegurar nuestra salvación, sino el resultado de una vida rendida al Señor.

10.23 Cristo advirtió a sus discípulos que debían evitar el martirio prematuro. Debían irse antes de que la persecución fuera demasiado grande. Tenemos mucho por hacer y muchas personas por alcanzar. Nuestro trabajo no terminará hasta que Cristo regrese. Y sólo después de que El regrese el mundo descubrirá realmente quién es El (véase Mat_24:14; Rom_14:9-12).

10.25 Beelzebú es también conocido como la potestad de los aires y príncipe de los demonios. Los fariseos acusaron a Jesús de valerse del poder de Beelzebú para expulsar demonios (véase 12.24). Algunas veces lo bueno es rotulado como malo. Si a Jesús, que es perfecto, lo llamaron malo, sus seguidores pueden esperar acusaciones similares. Pero los que permanecen firmes serán vindicados (10.22).

10.29-31 Jesús dice que Dios cuida de los pajarillos y nosotros somos mucho más importantes para Dios que cualquier ave. Tan valiosos somos que Dios envió a su único Hijo a morir por nosotros (Joh_3:16). Usted es de gran valor para Dios. Usted nunca se ha extraviado en el inventario de Dios. Por tanto, no hay que temer las afrentas ni las aflicciones. Estas jamás podrán separarnos del amor de Dios, ni desalojar al Espíritu de Dios que mora en nosotros. Pero no piense que por ser valioso Dios va a librarle de todos sus problemas (véase 10.16). La calidad se demuestra con el uso, el mal trato y el abuso diario. Los que son fieles a Cristo a pesar de sus problemas son personas de verdadero valor y recibirán grandes recompensas (véase 5.11, 12).

10.34 Jesús no vino a traer la paz que brilla sobre diferencias profundas sólo por dar armonía superficial. Los conflictos y el desacuerdo se levantarán entre aquellos que escogen seguir a Cristo y aquellos que no lo hacen. Sin embargo, podemos divisar el día cuando todos los conflictos serán resueltos. Para más información sobre Jesús como pacificador véanse Isa_9:6; Mat_5:9; Joh_14:27.

10.34-39 La dedicación cristiana puede alejarnos de amigos y seres queridos. Al decir esto, Jesús no estaba alentando la desobediencia a los padres ni los conflictos en el hogar. Estaba afirmando que su presencia demanda una decisión. Ya que algunos lo seguirían y otros no, sería inevitable que surgieran conflictos. Al «tomar nuestra cruz y seguirle», nuestras metas, valores, moralidad y propósitos diferentes en forma inevitable nos separarán de los demás. No descuide su familia, pero al mismo tiempo no descuide su misión sublime. Dios debe tener siempre el primer lugar.

10.37 Cristo nos llama a una misión sublime antes que a una vida tranquila y cómoda. Amar a la familia es un mandato de Dios, pero aún ese amor puede ser una excusa para no servir a Dios.

10.38 Tomar nuestra cruz y seguirle es identificarnos con El públicamente y estar dispuestos a enfrentar por su causa el sufrimiento y la muerte.

10.39 Este versículo es una declaración positiva y negativa de la misma verdad. Si nos apegamos a esta vida podemos perder lo mejor de Cristo en este mundo y en el venidero. Cuanto más amemos las recompensas de esta vida (placer, poder, popularidad, seguridad económica) más descubriremos cuán vacías son. La mejor manera de disfrutar de la vida es perder nuestro apetito voraz por las recompensas terrenales a fin de quedar libre para seguir a Cristo (Mat_16:25). Al hacerlo, vamos a heredar la vida eterna, y empezaremos de inmediato a experimentar los beneficios de seguirle.

10.42 Nuestro amor a Dios será medido por cómo tratamos a los demás. El ejemplo de Jesús en cuanto a dar un vaso de agua a un niño nos ilustra lo que es servir desinteresadamente. Un niño por lo general no puede pagar favores. Dios toma las buenas obras que hacemos o que no hacemos como si se lo hiciéramos a El. ¿Hay algo que usted desinteresadamente podría hacer hoy a favor de alguien? Aunque nadie lo vea, no pasará inadvertido para Dios.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR