Logo

Mateo 10: Los Mensajeros del Rey

Una Publicación escrita por uno de esos ángeles que se encuentran por doquier que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar. Conviértete en uno de ellos y compártela. Será de Bendición para ti y para el que la reciba.

Mateo 10:1-15

He aquí la historia de la primera ordenación que ha tenido lugar en el mundo. He aquí una relación de las primeras instrucciones dadas a los ministros cristianos. Jamás ha habido una ordenación más importante: jamás se han dado instrucciones tan sagradas.

Tres son las observaciones que más naturalmente se desprenden de este pasaje. Examinémoslas en debido orden.

1. No todo ministro es necesariamente un hombre bueno. Nuestro Señor eligió como apóstol a Judas Iscariote, sabiendo, como sabia, que era un hombre avariento.

Bueno será que tengamos presente ese hecho. Las órdenes no comunican la gracia salvadora del Espíritu Santo, y los que las reciben puede ser que no sean verdaderos cristianos. Con mayor razón, pues, debemos guardarnos de considerar a los ministros como infalibles, ya sea en materias de doctrina o de costumbres, y de convertirles en ídolos y hacer que reemplacen en nuestros corazones al mismo Salvador. Siendo como son hombres de las mismas pasiones y sujetos a idénticas tentaciones que los demás, hombres que necesitan diariamente de la gracia que de lo alto desciende, no hay que considerarlos como si estuviesen fuera del alcance de la adulación, la avaricia y los halagos del mundo. Es preciso comparar sus enseñanzas con las de la palabra de Dios, y separarnos de ellos tan luego como se aparten de Jesucristo. Ante todo, debemos pedir a Dios que se conduzcan como sucesores no de Judas Iscariote sino de Santiago y Juan. ¡Los deberes del ministro aparejan una responsabilidad tremenda! El que recibe las órdenes sagradas necesita mucho de que se ore por él.

2. La gran tarea del ministro del Evangelio es hacer bien a sus semejantes. Su misión es buscar las ovejas perdidas; proclamar las buenas nuevas del Evangelio; aliviar a los que sufren; consolar a los tristes; y hacer todo esfuerzo por promover la felicidad y el contento. Tócale dar, más bien que recibir.

Es claro, pues, que el ministro fiel no puede tener una vida de holganza: debe estar pronto a emplear todas sus fuerzas, físicas é intelectuales, en el cumplimiento de sus deberes. La desidia y la frivolidad son malas en todas las profesiones, mas son todavía peor en la del pastor de las almas. Es también claro que los ministros de Jesucristo no ocupan la posición que la gente ignorante suele darles, y que ellos, por desgracia, asumen a veces. No es tanto para regir que se les ordena, sino para servir. 2Co_1:24. Feliz será para la causa de la verdadera religión el día en que se entiendan mejor estas verdades. La mitad de los males que han afligido al Cristianismo han surgido de las ideas erradas acerca de la dignidad del ministro.

3. Peligrosa cosa es desdeñar las ofertas que el Evangelio entraña. El castigo será más tolerable para Sodoma y Gomorra el día del juicio que para los que hubieren oído la verdad divina y no la hubieren aceptado.

Esta doctrina merece maduro examen. No son solo los pecados escandalosos que precipitan a los hombres en la ruina eterna. Si oyen y no creen, si escuchan sin arrepentirse, si se acercan a la iglesia pero no se acercan espiritualmente a Jesucristo, sus almas están en un peligro inminente. Todos seremos juzgados de acuerdo con los conocimientos que hayamos poseído: todos tendremos que rendir cuenta del uso que hayamos hecho de nuestros privilegios religiosos. Oír las doctrinas del Cristianismo, y sin embargo permanecer indiferente, es uno de los peores pecados que el hombre

Mateo 10:16-23

Estos versículos contienen verdades sobre las cuales debieran meditar todos los que deseen hacer algún bien en el mundo. Al egoísta, al que solo se cuida de sus propias comodidades, tal vez le parezca que ellos no contienen nada de particular. Para el ministro del Evangelio y para los que deseen la salvación de las almas, están llenos de interés. Desde luego se comprende que se refieren con especialidad a los días de los apóstoles; mas, también es cierto que contienen muchas cosas que en todo tiempo tienen aplicación.

Se nos enseña, por una parte, que los que quieren hacer bien a las almas han de contentarse con esperar módicos resultados. No deben figurarse que sus esfuerzos han de tener necesariamente un éxito brillante y universal. Antes bien, deben resignarse a ser aborrecidos, perseguidos y ultrajados, y eso hasta por sus parientes más íntimos. a menudo se verán como ovejas en medio de lobos Tengamos esto presente constantemente. La naturaleza humana es peor de lo que se cree. El influjo del mal es más poderoso de lo que comúnmente se supone.

Deja una respuesta

Pastor Lionel

Evangelista. Autor de Vida de Jesús un Evangelio Armonizado; Sancocho Cristiano Vols.: I-IV y Bendiciones Cristianas Vols.: I y II. Libre entre los hombres, esclavo y siervo de Nuestro Señor Jesucristo

Comparte en tus Redes Favoritas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sermones

Ilustraciones

Estudia La Biblia

Pide información sobre Nuestra Alianza

Al enviar esta solicitud aceptas los Términos y Condiciones de ACPI PR